RESEÑA: "Cómo volé sobre el nido del cuco" de S. Bristow


Cómo volé sobre el nido del cuco de Sydney Bristow [Plaza & Janés]

SINOPSIS
Mi verdadero nombre es Ana. Sydney es solo mi seudónimo. Antes de esto lo tenía todo: una familia maravillosa, una prometedora carrera de abogada, un novio perfecto...

Pero todo se truncó. Un día me encontré subida a un puente con la intención de tirarme. No lo pensé. Desde el otro lado de la barandilla le envié un mensaje a mi padre: «Ya he saltado». Y me dejé caer.

Sobreviví al golpe contra el asfalto. Me ingresaron 37 días en psiquiatría. Pensaréis que viví los peores días de mi vida, pero no fue así. Hubo risas, amistad, enfados, locuras (literalmente), ternura e incluso amor.

Durante esos 37 días escribí un diario, que ahora es este libro.


FICHA TÉCNICA:

Título original: Cómo volé sobre el nido del cuco
Autora: Sydney Bristow
Editorial: Plaza & Janés
Temática: Biografía | Diario
Encuadernación: Tapa dura
Número de páginas: 320
ISBN: 978-84-01-02172-5
Precio: 16,90 € (Otras ediciones: e-Book: 7,99€)

! Para más información, pincha aquí.

RESEÑA:


Eliminando un estigma


Cómo volé sobre el nido del cuco es una novela autobiográfica en forma de diario en la que Ana, la escritora que se oculta tras el pseudónimo de Sydney Bristow, nos cuenta lo que vivió durante los 37 días que estuvo ingresada en la planta 4 de psiquiatría tras intentar suicidarse.

En cuando comencé a leer este libro, me enamoré de la voz de Ana/Sydney: es directa, fresca, informal, habla sin tapujos (y es un tanto deslenguada). Además, sus descripciones son muy visuales y te meten de lleno en la escena que está narrando. Y esa voz fue lo que hizo que no me despegara de la novela. Además, ocurrió algo curioso y es que su forma de hablar no solo me recordó a Zoe, la protagonista de Nubes de kétchup de Annabel Pitcher, sino que me recordaba constantemente a alguien que conozco. Eso creo que hizo que conectara mucho más rápido con Sydney.
La clase de gimnasia es un esperpento. Imaginaos a veinte colgaos (porque es lo que somos, veinte colgaos) a tope de medicación, desganaos, cabreados con el mundo, descoordinados, exdrogadictos o  con mono, enfermos en general, intentando bailar a Lady Gaga con un juego de la Wii que maneja la terapeuta. Y yo en primera fila, ahí, con el chuchú, moviendo solo los brazos como una lombriz a punto de ser sacrificada. Y detrás mi cuerpo de baile. Una escena dantesca. (p. 7)
Cómo volé sobre el nido del cuco se inicia con unas líneas en las que la autora se disculpa con el lector por las dos mentiras que aparecen en la cubierta del libro (el título del mismo y su nombre) y le explica que su nombre real es Ana y no Sydney, que es abogada, que tiene 32 años y que nunca ha visto el nido de un cuco (lo cual es bastante lógico, ya que no crean los suyos propios, sino que utilizan los de otros pájaros, escondiendo sus huevos entre los del pájaro que ha construido el nido).

A partir de ahí comienza su diario de esos 37 días que estuvo ingresada en la planta 4 de psiquiatría. Nos habla de los profesionales que trabajan allí y que la ayudan con su tratamiento. Con algunos de ellos conecta estrechamente, como con Alicia (una enfermera que se convierte casi en una segunda madre) o Mohamed (un auxiliar con poca experiencia pero mucha profesionalidad). A otros sin embargo les coge muchísima manía, hasta el punto de ponerles motes cargados de rencor: la Dra. Vázquez (su psiquiatra) se convierte en OhLadyVázquez y Juan Antonio (otro auxiliar) en Puto Brummel.

Pero las personas que más le tocan y que le ayudan a evolucionar son los otros internos. Durante su estancia en el hospital, Sydney se relaciona con personas que sufren distintas enfermedades mentales, desde trastornos alimenticios a la bipolaridad, pasando por la depresión o la esquizofrenia. Sydney sufre TLP (Trastorno Límite de la Personalidad) y ha sufrido anorexia y bulimia, además de haber sido drogadicta. A pesar de aparentemente haber tenido todo (novio, estudios y trabajo de abogada) y parecer una persona de lo más normal.

En en esa cuarta planta, todos ellos conviven, ríen, lloran, se enfadan, se reconcilian, sienten, tienen sus manías, se ayudan, se hacen la zancadilla, se enamoran... En definitiva, hacen exactamente lo mismo que las personas que no sufren estos problemas. Y eso es lo que más me ha gustado de Cómo volé sobre el nido del cuco: ver cómo desestigmatiza a las personas con problemas mentales, cómo nos muestra que son de carne y hueso que pueden conseguir lidiar con sus trastornos y seguir su vida sin necesidad de que nadie las señale con el dedo. Ese creo que es el gran aporte de esta novela y lo que la autora (la propia Ana) pretendía al escribir esta historia: darles voz.
La mesa que tengo detrás apenas la puedo mirar sin resultar demasiado evidente. Pero sí que la escucho. Es Gabriela.
—... Ciento cincuenta trankimazines. Viva de milagro. Y por eso estoy aquí.
Se escucha un «ohhh» de asombro general. Gabriela continúa.
—Pero bueno, es casi una costumbre en mí. Llevo ya treinta y un intentos de suicido. Treinta y uno. ¿Os lo podéis creer? Es muy fuerte, ¿eh?
Otro «ohhh» del público.
—También tengo anorexia y bulimia. No me gusta comer. Y todo lo que como lo vomito.
—¿Igual que las modelos?
—Justo, Makelele. Exactamente igual que las modelos.
Bien ahí, Gabi, mitificando los trastornos de la conducta alimentaria y dándoles un toque de glamour. Claro que sí, hombre. (p. 215)
Sobre esta cita, simplemente me gustaría apuntar que precede a una descripción brutal sobre los trastornos alimenticios de la anorexia y la bulimia que se convierte un alegato maravilloso en contra de la visión que tiene Gabriela (y mucha gente) sobre ellos y que compartiré próximamente contigo en la próxima lectura quincenal. 

Ay, todo tiene una pinta magnífica, ¿verdad? Sí, hubiera sido una novela absolutamente perfecta de no ser por dos cosas (aunque realmente, la que más peso tiene es la segunda):

En primer lugar, no me he terminado de creer que la protagonista tuviera 31 años en el momento en el que transcurre la acción de esos 37 días. Su manera de hablar, de comportarse, de enfrentarse a las situaciones me ha resultado muy infantil y me recordaba constantemente a alguien que estuviera en la adolescencia o saliendo de ella. No era capaz de imaginármela con la edad que se dice en el libro que tiene. Y esto me ha resultado interesante porque precisamente esta protagonista no es un personaje ficticio, sino que hace referencia a alguien real. Y entonces lo que me parecía un defecto me ha hecho reflexionar sobre eso que nos dicen a los jóvenes de que ahora somos muy infantiles y que arrastramos la infancia durante mucho más tiempo que antes. El mundo ha cambiado. Salimos del nido (¿del cuco?) más tarde. ¿Y eso quizás haga que la niñez y la edad adulta se entremezclen de una forma curiosa, diferente a como ocurría hace 50 años? ¿Quizás entonces nuestra percepción de la forma de hablar de una persona con 30 o 40 años tendría que cambiar? ¿Ya no deberíamos esperar "sonar" maduros, aunque lo seamos o estemos llegando a serlo? Me encantaría saber qué opinas sobre el tema en los comentarios.

En segundo lugar, y esta ha sido realmente la más importante, teniendo en cuenta que yo soy una firme defensora de la importancia de la forma de un texto: el constante vaivén entre tiempos verbales sin venir a cuento. Y no, no hablo de que la protagonista esté hablando en presente y de pronto hable de algo que sucedió hace tiempo, sino de que hay cambios en el tiempo verbal en la misma escena. Por aquí te dejo un par de ejemplos:
Quiere que le cuente toda mi historia, desde la infancia hasta el momento en que la ambulancia me recogió en la autovía. [...] Tenía la boca seca de tanto hablar. Ella no decía nada. (p. 19)

Me sonrió. Ya van dos personas que me sonríen en cuatro días, not bad. A ellas las mataré las últimas. [...] Casi se me saltan los puntos del susto. [...] Me daba pánico todo. (p. 21)
Al principio del libro, suele predominar el presente, pero poco a poco va tomando presencia el pasado. Hay veces en las que esta falta de uniformidad y coherencia no se nota tanto porque el cambio se produce precisamente tras contar algo que sucedió en un momento pretérito, por lo que cuando se vuelve al momento de hoy en día, como lectora, no me rechina tanto. Pero hay veces que es realmente brusco, como si un párrafo se hubiera escrito un día y otro al día siguiente y la autora no se acordara de cómo estaba escribiendo. La gran pregunta es: ¿no hubo nadie en todo el proceso editorial que se diera cuenta de esto y abogara por una uniformidad de tiempos verbales? Cuando comencé a leer, estos cambios me rechinaban muchísimo. Pero la historia me atrapó y por eso comencé a luchar por ignorarlos para poder seguir leyendo y llegar al final.

También está el hecho de que los extranjerismos o las palabras inventadas no estén en cursiva, pero bueno, esto lo podría llegar a considerar una decisión de estilo por parte de la autora o la editorial.

Realmente es una pena porque, de corregir esto, la novela se llevaría mis 5 estrellas.

Eso sí, en cuanto a la forma, igual que he expuesto las pegas que he encontrado, también tengo que alabar un detalle que me ha gustado y que creo que le da un toque, tanto a la narración de Sydney, como a los diálogos de otros personajes: la forma de hablar de cada uno de ellos es distinta y se llega a representar gráficamente para que el lector se pueda hacer una idea. Por aquí, dos claros ejemplos:
Entonces, como acto de rebeldía, se bajaba bastante los pantalones (literalmente) enseñando calzoncillo «polque así queda más lapelo (rapero)». Y se echaba unos bailes. Y todos nos reíamos y aplaudíamos. En definitiva, ese era Makelele. Un auténtico crack que, a mí por lo menos, me hizo la estancia mucho más llevadera.
—Sylny mi amol a vel si te poneh ya buena de loh pieh pa que echemos unoeh bailesitoh.
—¡Resérvame el baile, Makelele! (p. 76)


—Ofe, Anfoño —dije con la boca llena de zumo—, tú difiste que fenías un fermano que fenía una cafefería en fa Moralefa, ¿no?
—Sydney, no dejas de sorprenderme. Tan señorita para algunas cosas y mírate ahora. Límpiate la boca, anda.
—Ferdón.
Tragué lo que tenía en la boca y usé la servilleta. (p.170)
En conclusión, Cómo volé sobre el nido del cuco de Sydney Bristow ha sido una autobiografía en forma de diario cuyo contenido me ha parecido de 10. La voz de la autora me ha encantado y ha conseguido que conectara enseguida con ella y su historia. Todo el mensaje que aporta este libro sobre la necesidad de quitar el estigma de las personas que sufren enfermedades mentales es maravilloso. Sin embargo, en cuanto a la forma, este libro necesita una revisión concienzuda para que pueda mantener una coherencia verbal y, de paso, corregir alguna errata suelta y algún elemento de estilo. A pesar de ello, su lectura es muy, muy recomendable.

READING PROGRESS (cuidado, puede contener spoilers):

A continuación te dejo las impresiones que fui publicando en Goodreads a medida que avanzaba con la lectura:

Reading progress de Cómo volé sobre el nido del cuco del blog Devoim

OBSERVACIÓN:

Al final del diario, la autora nos ofrece una cuenta de instagram para estar en contacto con sus lectores, pero he intentado acceder y me aparece como no válida.

CURIOSIDAD:

La autora comenzó la andadura de este proyecto, que hoy se ha convertido en un libro, en Forocoches allá por enero de 2018. Puedes leer el hilo aquí.


! Por último, me gustaría recordarte que la celebración del 10º aniversario del blog sigue activa y que mañana se revelará la última sorpresa. ¡10 años, 10 premios! Pincha aquí para saber más.


¿Y tú?
¿Has leído esta novela? ¿Qué te ha parecido?
¿Cuáles son los mejores personajes con los que te has encontrado en una historia?

9 comentarios:

  1. Hola! He visto alguna reseña de este libro y la verdad es que trata un tema muy interesante así que no descarto leerlo. Muchas gracias por la reseña.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Beatriz:

      Está muy bien. Te hace abrir los ojos en algunos aspectos. ¡Gracias a ti por comentar!

      Un saludo imaginativo...

      Patt

      Eliminar
  2. PUes me gusta el mensaje de este libro. A ver si arreglan esas cositas que señalas. Me lo apunto.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Margari:

      Eso espero yo también porque no sabes la rabia que me ha dado no poderle dar la máxima puntuación por algo que se corrige fácilmente. ¡Ya me contarás qué te parece! Gracias por tu comentario.

      Un saludo imaginativo...

      Patt

      Eliminar
  3. Tengo muchas ganas de leer este libro, me parece interesante el contenido y que supuestamente sea un hecho real, aunque me da que habrá partes un tanto "inventadas". Lo que comentas de los tiempos verbales, es que no sé hasta qué punto una editorial, en una traducción, puede cambiar esas cosas si en el texto original están así porque así lo quiso la autora aunque esté mal gramaticalmente hablando. Imagino que tendrían que ponerse en contacto con la autora, verificar si son errores que no han pasado una corrección o si son intencionales de la autora al escribir (por la causa que sea), y entonces de acuerdo a eso ya tendrían que actuar en consecuencia... pero no creo que pudiesen cambiarlo porque sí unilateralmente (me explico fatal pero espero que me entiendas).

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, MH:

      Lo que comentas de la traducción podría ser así, efectivamente, en el caso de ser una traducción (aunque el problema seguiría siendo del equipo editorial original, ¿no?). Sin embargo, hasta donde yo sé, este libro se ha escrito originalmente en castellano. De hecho, en el libro se explica que la autora lo publicó por primera vez en Forocoches y, a raíz de tu duda, lo he buscado y, efectivamente, está en castellano. Lo he incluido en un apartado al final de la reseña, por si lo quieres consultar.

      Si finalmente lo lees, ya me contarás qué te parece el libro. A mí todo el contenido, como has visto, me ha encantado. ¡Gracias por volver a pasarte por este rinconcito!

      Un saludo imaginativo...

      Patt

      Eliminar
    2. Uy, Patt, palabrita que pensaba que era una traducción. Pues entonces ignoráme hasta el infinito y más allá... jajaja.

      De que yo quiera leerlo vete a saber... tengo libros pendientes desde hace años en las estanterías e intento ir dándoles salida, pero se me amontonan cosa mala.

      ¡Besote!

      Eliminar
    3. Bueno, tampoco era tan complicado caer en el error, porque el pseudónimo es un nombre en inglés ;) Por cierto, he estado investigando y, aunque esto sí que no sé si es cierto, quizás la autora eligiera este nombre en particular por un personaje de ficción de la serie de televisión "Alias" que interpretó Jennifer Garner. Es curioso porque ese personaje se llama Sydney Anne Bristow y resulta que es un agente doble de la CIA que trabaja infiltrada en el SD-6 (ni idea de lo que es eso). Y me ha hecho gracia que justo el segundo nombre de ese personaje sea "Anne" y el de la autora sea "Ana". ¿Qué cosas no?

      Y sobre lo de la lista de pendientes... bueno... la eterna lista de pendientes, ¿qué te voy a contar? ¡La lista de nunca acabar!

      Un saludo imaginativo...

      Patt

      Eliminar
    4. Sí, lo de que el nombre es un seudónimo lo supe nada más verlo porque yo seguía la serie Alias y no me creí ni por un momento que la autora se llamara casualmente igual que la prota... jajaja (de hecho lo comenté en otra reseña hace unas semanas). Pero ya ves, di por hecho que la autora era extranjera. Fallo mío :)

      ¡Besote!

      Eliminar

Imagina...

Tus comentarios también forman parte del blog. Muchísimas gracias por escribirlos; me encanta leerlos.

Si marcas la casilla "avisarme", recibirás mi respuesta en tu correo en un plazo de máximo de una semana. Aunque también puedes volverte a pasar por Devoim y descubrirla tú mismo/a. ¿Qué opción prefieres?


NOTA: La moderación simplemente la tengo activada para que no se me escape ningún comentario porque hace un tiempo, repasando entradas, me di cuenta de que había bastantes que no había leído en entradas antiguas y me dio mucha pena no haberlos visto en su momento.

Con la tecnología de Blogger.