RESEÑA: "A ciegas" de Josh Malerman [LC]


A ciegas de Josh Malerman [Editorial Minotauro]

*Con la colaboración de un lugar llamado biblioteca*
SINOPSIS
NO ABRAS LOS OJOS. Hay algo ahí fuera. Algo espantoso, que hace que la gente enloquezca y se suicide ante su sola visión. Nadie sabe qué es ni de dónde viene.

Cinco años después de que diera comienzo la pesadilla, los pocos supervivientes que quedan viven refugiados en el interior de casas y edificios, protegidos por puertas cerradas y ventanas con las cortinas echadas. Malorie, que ha conseguido sobrevivir en una casa abandonada junto a sus dos hijos, decide abandonar la seguridad de su refugio para emprender un viaje por el río hacia un lugar mejor. En esta peligrosa odisea a ciegas, Malorie sólo podrá confiar en su instinto y en el entrenado oído de los niños, que no tardarán en descubrir que algo los sigue.

Pero, ¿qué es? Inmersa en la oscuridad, rodeada de sonidos, familiares unos, estremecedores otros, Malorie se embarca en una tremenda odisea; un viaje que le llevará a un mundo sin visión y de vuelta a su pasado. En un mundo que ha enloquecido, ¿se puede confiar en alguien?


FICHA TÉCNICA:

Título: A ciegas
Título original: Bird Box
Autor: Josh Malerman
Traductor: Miguel Antón
Editorial: Minotauro
Temática: Novela negra | Terror
Encuadernación: Tapa dura con solapas
Número de páginas: 288
ISBN: 978-84-450-0234-6
Precio: Descatalogado (Otros formatos: 16,00€ - Rústica con solapas; 9,99€ - eBook)

! Para más información, pincha aquí.

RESEÑA:


¡No abras los ojos!


Años y años sin leer terror y hoy te traigo el tercer libro de este género. Hacía meses que leí esta reseña de A ciegas en el blog Paseando entre páginas. Me llamó mucho la atención lo que contaba y me lo apunté en mi lista de pendientes. Tras las lecturas de las antologías de Los fantasmas favoritos de Roald Dahl y El tiempo está próximo finalmente me animé con esta novela aprovechando la lectura conjunta en Oasis Literario. Mi intuición me decía que me podía gustar. ¡Y vaya si ha sido así! 

A ciegas de Josh Malerman es un thriller con toques de terror psicológico en el que no puedes parar de leer. En la contraportada venían dos citas de recomendación. Normalmente no les suelo hacer mucho caso, porque no me suelo fiar. Sin embargo, en este caso, ahora que he terminado la historia, puedo asegurarte que dos de las cosas que se dicen son completamente ciertas. El Publisher Weekly dice que es «un thriller ágil y adictivo» y Hugh Howey afirma que es «un libro que se lee de un tirón». Yo secundo ambos comentarios. Los capítulos son muy cortitos, lo que invita a seguir con el siguiente, y el siguiente, y el siguiente... Las personas que estuvimos leyendo conjuntamente esta novela, fuimos leyendo tandas de 10 capítulos semanalmente y realmente costaba parar.
—¿Hola? —No es un saludo, sino una pregunta que formula bajando el tono. Le asusta el sonido de su propia voz en la calle vacía—. ¡Hola! ¡He leído el anuncio en el periódico!
Silencio. Malorie espera, atenta, hasta que alguien responde.
—¿Quién eres? —pregunta la voz de un hombre—. ¿De dónde viene?
Malorie siente alivio, esperanza. Tiene ganas de llorar.
—¡Me llamo Malorie! ¡He venido en coche desde Westcourt!
Hay una pausa.
—Malorie, ¿tienes los ojos cerrados? —pregunta la voz de otro hombre.
—¡Sí! Los tengo cerrados. ¿Hace rato que los has cerrado?
«Dejadme entrar» —piensa—. «¡Dejadme entrar!»
—No —responde—. O sí. He conducido desde Westcourt, así que los he cerrado todo lo que he podido. (p. 45)
Para tratarse de una novela en la que la protagonista y los habitantes de la casa donde habita no pueden «mirar» en el exterior, A ciegas es muy visual. Muy visual en el sentido de gráfica, de que puedes imaginarte sin problema lo que está viviendo Malorie, la protagonista. A pesar de estar escrito en tercera persona, solo sabes (o ves) lo que ven los personajes. No se trata de un narrador omnisciente. La incertidumbre de no saber qué es lo que causa la locura, de qué son esas «criaturas» que enloquecen a la gente provoca una angustia que se mantiene durante todo el libro.

Narrada en dos tiempos, en esta novela por una parte vemos la vida de Malorie en la casa a la que llega tras la muerte e su hermana y cómo empieza y transcurre la convivencia con las personas que allí viven, entre las que destacaría a Tom, un hombre que lucha con todas sus fuerzas por sobrevivir y porque los demás sobrevivan. Por otra (y de manera intercalada), vemos el viaje, años después con sus dos hijos hacia su supuesta salvación. Un viaje en barca. A ciegas. Con niños de cuatro años. Niños a los que ha estado entrenando para que escuchen hasta el más mínimo sonido. Niños a los que ni siquiera ha puesto nombre. Niños que son escalofriantemente maduros para la edad que tienen.

Y precisamente debido a la corta edad de los pequeños, ha habido escenas que no me han resultado del todo creíbles, como que sean capaces de remar y llevar una barca con la fuerza de esas edad. A esto, también se le suman otras cosillas que no me han terminado de convencer, como el hecho de que una de las escenas cruciales resulte demasiado confusa (incluso teniendo en cuenta el hecho de que uno de los personajes tenga los ojos cerrados) y rápida o la desaparición de uno de los personajes sin mayores explicaciones.
—Prestad atención —dice, pellizcándoles la barbilla—. Hoy vamos a subir a un bote con el que recorreremos el río. Es posible que sea un viaje largo. Pero es crucial que ambos hagáis too lo que os diga. ¿Entendido?
—Sí.
—Sí.
—Hace frío. Tenéis las mantas. Tenéis las vendas. Ahora mismo no necesitáis nada más. ¿Me habéis entendido?
—Sí.
—Sí.
—Bajo ninguna circunstancia os quitaréis las vendas de los ojos. Si lo hacéis os haré daño. ¿Comprendido?
—Sí.
—Sí. (p. 14)
Por otra parte, algo que me ha llamado la atención y que creo que ha sido un acierto por parte del autor ha sido la ausencia de romance. Teniendo en cuenta que Malorie convive en una casa con otras personas, hubiera sido muy sencillo caer en el cliché de que se formaran parejitas. Sin embargo, Malerman se centra en la situación angustiosa de tener que sobrevivir. No hay hueco para más. Y eso ha sido un punto completamente a favor. 
En conclusión, A ciegas de Josh Malerman es una historia que se devora (a pesar de los fallitos que pueda tener), que plantea un mundo nuevo desolador, en el que aprender a sobrevivir, lleno de riesgos, con una narrativa muy bien llevada. Sin duda, una gran lectura que te recomiendo encarecidamente.


READING PROGRESS (cuidado, puede contener spoilers):

A continuación te dejo las impresiones que fui publicando en Goodreads a medida que avanzaba con la lectura:

Reading progress de A ciegas del blog Devoim

FE DE ERRATAS:

En la página 45 aparece: «"Dejadme entrar" —piensa—. "¡Dejadme entrar!». [Faltarían las comillas de cierre: entrar!"»].
En la página 266 aparece: «Hay habitaciones de sobras». [Esto es un pequeño despiste, sobraría la s, por lo que sería sobra].

¿Y tú?
¿Has leído esta antología? ¿Qué te ha parecido?
¿Te gusta leer relatos? ¿Hay algún autor en particular que te guste especialmente?

8 comentarios:

  1. Hola! Tengo muchas ganas de leerlo porque además quiero ver la película. Me alegra que te haya gustado. Muchas gracias por la reseña.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Beatriz:

      Yo la película la tengo pendiente. A ver si la veo prontito. A ver qué te parecen ambas cosas a ti. ¡Gracias por tu comentario!

      Un saludo imaginativo...

      Patt

      Eliminar
  2. Hola!
    Este libro tengo muchas ganas de leerlo, a ver si me hago con él.
    Gracias por la reseña.
    Besitos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Estefanía:

      ¡A ti por comentar! Espero que disfrutes mucho de su lectura :)

      Un saludo imaginativo...

      Patt

      Eliminar
  3. Hola!
    Me alegro de que te haya gustado! A mí esta vez un poquito menos, en gran parte porque hemos ido parando y porque además comentábamos y he sido consciente de todos esos fallos que en su día pasé por alto al leerlo del tirón. Realmente esa escena tan importante es muy confusa, ni repasándola poco a poco cuadraban las cosas xD Pero lo que me sigue gustando muchísimo de este libro es la sensación de angustia que te acompaña a lo largo de todo el libro... (no me digas que la escena del pozo no te puso los pelos de punta xD).
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Lit:

      Es que lo de los parones fue tremendo... ¡Menudo esfuerzo que tuvimos que hacer! Pero sí, quizás al leerlo así hemos sido más conscientes de los fallitos. Y sí, la escena esa es que era un lío. Pero a pesar de todo es lo que tú dices: la angustia está presente en todo momento y es que no puedes dejar de leer (¡la escena del pozo fue escalofriante!). Muchísimas gracias por volver por este rinconcito y dedicarme un ratito de tu tiempo :)

      Un saludo imaginativo...

      Patt

      Eliminar
  4. Pese a esos fallitos que comentas, me dejas con ganas de leerla. Si se cruza, no voy a dejarla pasar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. Ayyyy yo lo lei un Halloween porque me apetecía una novela así de miedo y demás y no me defraudó nada, hacía poco que había visto una pelicula que era todo lo contrario (algo asi como "no apagues la luz") y esto fue un shock bastante guay, como narra el autor algo sin la vista.

    Yo también la recomiendo. Un saludo!!

    ResponderEliminar

Imagina...

Tus comentarios también forman parte del blog. Muchísimas gracias por escribirlos; me encanta leerlos.

Si marcas la casilla "avisarme", recibirás mi respuesta en tu correo en un plazo de máximo de una semana. Aunque también puedes volverte a pasar por Devoim y descubrirla tú mismo/a. ¿Qué opción prefieres?


NOTA: La moderación simplemente la tengo activada para que no se me escape ningún comentario porque hace un tiempo, repasando entradas, me di cuenta de que había bastantes que no había leído en entradas antiguas y me dio mucha pena no haberlos visto en su momento.

Con la tecnología de Blogger.