CRÍTICA TEATRAL: "Todas hieren y una mata" [Ay Teatro]


Todas hieren y una mata de Álvaro Tato [Ay Teatro]

Texto: Álvaro Tato
Dirección: Yayo Cáceres
Argumento:

El galán don Daniel y su criado Pico, perseguidos por el corregidor tras huir de la casa de la joven Aurora, encuentran en el bosque a una bruja que les salva con sus hechizos para viajar por el tiempo. A lo largo de sus viajes temporales intentarán enamorar a Aurora, que guarda un secreto: es una dama lectora con una biblioteca enterrada en su jardín. Y errando su camino mágico, criado y caballero llegarán al siglo XXI, donde una misteriosa profesora les ayudará en su aventura amorosa…

Tres jornadas de metateatro


Hace ya un año que conocí a la compañía Ron Lalá con su montaje de Crimen y telón en el Teatro Fernán Gómez. Fue una obra que me gustó tanto (¡incluía metateatro!), que les he seguido la pista. El pasado 7 de febrero, dos de los componentes de esta compañía (Yayo Cáceres como director y Álvaro Tato a cargo del texto) estrenaron en el mismo escenario un nuevo montaje, esta vez enmarcado en la compañía Ay Teatro: Todas hieren y una mata.

La bruja y don Daniel en Todas hieren y una mata
Fotografía de David Ruiz
En esta obra, la profesora Alba (Alba Banegas) aparece en escena para hablarnos sobre un manuscrito de una obra incompleta que se encontró en el mismo teatro Fernán Gómez, dentro del marco de una clase sobre literatura del siglo de Oro. En dicha historia, de la que solo se conserva la primera jornada (primer acto), nos encontramos con Don Daniel (Antonio Hernández), un joven galán que ha sido herido en una rencilla  entre caballeros por el amor de una dama, Aurora, a la que también pretende el Corregidor (Carlos Lorenzo). Para mostrarnos qué es lo que se encontró, los espectadores asistimos a la representación de esa primera parte, como visualización cinematográfica del relato que nos narra Alba.

Hasta aquí todo normal. Sin embargo, el final de esa jornada incluye magia y una bruja (Sol López) envía a nuestro galán y a su criado gracioso (Diego Morales) al presente para que encuentren respuestas. Y así, en Todas hieren y una mata, se inicia una segunda jornada en la que Don Daniel y Pico interrumpen la clase de Alba, sin entender qué está haciendo ella ni por qué habla de ellos. En esta breve visita al siglo XXI, Pico sale a la calle y se encuentra con las personas de la actualidad y queda horrorizado: ¡«es ley la descortesía / y la moda es ir desnudo»! Y todos pasean como  hipnotizados, «contemplando / cabizbajos, cejijuntos, / sus retablillos de mano / que brillan como conjuros» (p.72).

Este juego entre la ficción, la realidad y la ficción dentro de la ficción es uno de los aspectos que consiguen que esta obra sea absolutamente genial. Por no hablar del hecho de que es una obra contemporánea, pero que imita el estilo de las comedias de capa y espada del siglo de oro en cuanto a estructura y vocabulario. Está escrita en verso, con giros lingüísticos de la época, pero contiene referencias constantes a la actualidad. A todo esto Álvaro Tato, el autor de esta maravilla, añade una defensa a ultranza de los libros, de la cultura, de la importancia del saber. Y todo ello desde un planteamiento feminista y el amor a la lengua y al teatro.

Las referencias literarias pululan por doquier en Todas hieren y una mata. Aurora es una amante empedernida de los libros a pesar de no ser lo apropiado en una mujer de la época, lo que lleva por el camino de la amargura a su criada Teresa (Sol López). Esto da pie a que Tato juegue con los espectadores de diversas maneras, por ejemplo, a ordenar los nombres y apellidos de literatos, que él menciona en desorden:
PICO:
Sean todos bienvenidos
a este corral de comedias,
plaza culta y popular
donde los grandes poetas
forjan historias con versos
y personajes con letras;
ese tablado es la casa
de Calderón de la Vega,
el gran Lope de la Barca,
el genial Miguel de Rueda,
Tirso de Moreto y Lope
de Cervantes Saavedra. (p. 85)
La comedia de Todas hieren y una mata es fresca y ágil y Tato es capaz de arrancar carcajadas a espectadores maravillados por lo bien que va encajando todo lo que están presenciando. Yayo Cáceres es el encargado de dirigir este montaje, formando equipo una vez más con Tato y, como siempre, acierta con sus elecciones. Los actores están en su papel, aunque hay algún que otro momento algo flojito. Me gustaría especialmente destacar a Diego Morales. Su Pico es absolutamente genial, el criado graciosete entrañable típico de estas historias.

La dama Aurora en Todas hieren y una mata
Fotografía de David Ruiz
Pero nada de esto sería tan efectivo como lo es si no fuera porque todas y cada una de las palabras de Todas hieren y una mata destilan el absoluto amor del autor por el teatro y la literatura. Porque no hay nada más efectivo que trasmitir una pasión por algo a través de esa propia pasión. Hace unos años Rosa Montero publicó un artículo titulado Cómo convertir el Quijote en un ladrillo que iba precisamente de eso: de cómo se enseñan las cosas al revés. ¿Por qué nos meten La Celestina, El lazarillo de Tormes, El Cantar del Mío Cid y cualquier otro clásico con calzador, haciendo que los odiemos por haberlos tenido que estudiar por obligación y sin gusto ninguno cuando se podría hacer algo como esta obra? ¿Por qué no hacer lo que hacen algunos profesores, a los que se les iluminan los ojos cuando hablan sobre aquello que les apasiona y les pican el gusanillo a sus alumnos? ¿Por qué no seguir el ejemplo de blogger o Booktube, de jóvenes apasionados por la lectura que quieren compartir su gusto con otros jóvenes? ¿Por qué seguir con «la vieja escuela», que está visto que no fomenta lo que pretende?

Como curiosidad, me gustaría mencionar que hace ya dos años Álvaro Tato visitó la Fundación Juan March para exponer «su visión del teatro y repasa[r] su trayectoria». Junto con Luciano García Lorenzo habló «sobre la tradición cómica española, el humor en el teatro y la fidelidad con los clásicos» y, al final, hizo una lectura dramatizada junto con Marta Poveda de algunas escenas que se convertirían más tarde en lo es esta obra.

Elenco en Todas hieren y una mata
Fotografía de David Ruiz
En definitiva, Todas hieren y una mata es una obra de teatro en tres actos estupenda que habla de una forma brillante de mis dos grandes amores: la literatura y el teatro. ¡Ah! ¿No le habías encontrado aún una similitud con los temas tratados en este rinconcito? ¡Pero si ambos parecen primos hermanos! Fuera de bromas, de verdad que te recomiendo que, si esta obra llega a tu localidad y compartes conmigo estos amores, acudas a verla. ¡No te defraudará!

Valoración:

postimage postimage postimage postimage postimage

¿Dónde y cuándo se representó Todas hieren y una mata?

Esta función se ha representado en el Teatro Fernán Gómez de Madrid hasta el 24 de febrero de 2019.

! Para más información, pincha aquí.

No hay comentarios:

Imagina...

Tus comentarios también forman parte del blog. Muchísimas gracias por escribirlos; me encanta leerlos.

Si marcas la casilla "avisarme", recibirás mi respuesta en tu correo en un plazo de máximo de una semana. Aunque también puedes volverte a pasar por Devoim y descubrirla tú mismo/a. ¿Qué opción prefieres?


NOTA: La moderación simplemente la tengo activada para que no se me escape ningún comentario porque hace un tiempo, repasando entradas, me di cuenta de que había bastantes que no había leído en entradas antiguas y me dio mucha pena no haberlos visto en su momento.

Con la tecnología de Blogger.