Reflexión a debate: Colaborar no es venderse

Hacía muchísimo que no traía al blog una entrada de esta sección y la verdad es que lo echaba de menos y me apetecía generar un pequeño debate contigo. ¿El tema de hoy? Las colaboraciones, en parte adoradas y en parte odiadas.

Reflexiones a debate - Devoim

He querido hablar muchas veces sobre este tema, pero nunca me he terminado de atrever porque pensaba que, o bien no me avalaba la suficiente experiencia personal en el área, o bien que mi blog no llevaba suficientemente tiempo en la red como para poder respaldarme en mis opiniones. En el fondo, esto último es una tontería porque la vida media de un blog o canal actual es bastante corta. En cualquier caso, con 10 años a mis espaldas por estos lares me gustaría hablar contigo sobre este tema que, de tanto en tanto, vuelve a salir al candelero e inunda primero Blogger y ahora las redes sociales

! Quiero aclarar que mi experiencia es precisamente en el terreno de los blogs. Mencionaré los canales porque en este tema de los libros y las reseñas más o menos funcionan igual, pero quiero dejar claro que ese terreno para mí es territorio inexplorado.

Colaborar no es venderse


Efectivamente, tal y como indica el título de esta reflexión, colaborar (ya sea con una editorial o con un autor) no significa venderse, sino lo que viene a significar justamente esa palabra en el contexto online: una colaboración (no, no busques en la RAE, porque ese significado no viene contemplado, pero puedes echarle un ojo a este artículo). Es decir, un intercambio en el cual ambas partes salen beneficiadas. Por extrapolarlo a otro campo... lo que en biología conocemos como simbiosis. En el caso de las reseñas por ejemplo, por un lado, la editorial y/o el autor conseguirían una reseña de forma gratuita (gratuita sin contar el precio del envío del ejemplar, si este es físico). Y por otro, el bloguero conseguiría un libro "gratis", con la condición de publicar algún contenido sobre él en su blog o canal. 

Llegados a este punto, quiero establecer la diferencia entre las colaboraciones pagadas (lo que implicaría la monetización* del blog o canal) y las colaboraciones altruistas, en las que el pago es la propia reseña del libro en cuestión (como en el ejemplo anterior). De hecho, me resulta curioso que el sector de Blogger en el que este blog se enmarca, la literatura, sea uno de los pocos (por no decir el único) en el que siguen prevaleciendo las colaboraciones altruistas**.

Hoy en día es cada vez más frecuente escuchar a los administradores de los blogs y canales defender la postura de que las colaboraciones deben cobrarse porque "son (cuestan) trabajo".  Es decir, yo entiendo que "recibir libros gratis" es muy guay (para los lectores) y que tiene un coste (para las editoriales/autores), pero es que ¿cuánto vale un libro? En el mercado podría valer entre 14 y 22 euros más o menos, pero el coste real suele ser menor, ya que en ese precio vienen incluidos los beneficios (sí, sí, no es gran cosa, quizás un par de euros sobre el precio total) y el dinero correspondiente al distribuidor y punto de venta (que vendría a ser un 60% del PVP). Es decir, que el "coste real" de eso que "te regalan" vendría a ser básicamente unos 5-9 euros. Ya no parece tanto, ¿verdad?

Por aquí te dejo un enlace en el que Mariana Eguaras explica de manera pormenorizada los costes de un libro para que puedas estudiarlo con detenimiento si es de tu interés. Los datos que yo indico arriba son aproximados y orientativos, simplemente para que puedas hacerte una idea.

Bien, ahora piensa cuánto tiempo tardas en redactar una reseña, una buena reseña me refiero, no una reseña de esas en las que viene la sinopsis, seguida de un "me ha gustado mucho". ¿Una hora? ¿Dos? ¿Tres? Yo suelo tardar de media unas cuatro horas. A un precio pongamos de freelance económico de 15€/h, eso vendrían a ser unos 60€. Les quitamos los 10€ (redondeando mucho) del "regalo" y seguirían quedando 50€. Es decir, por cada reseña colaborativa que yo hago en este espacio, soy yo la que estoy regalando dinero, no al revés. Por eso, cuando editoriales o autores vienen con exigencias dan ganas de decirles cuatro cosas porque somos nosotros quienes les hacemos el favor a ellos. Y no al revés. Que sí, que te mandan un libro gratis. Sé por dónde vas. Ese tema lo trataré más adelante.

Lo que es curioso después de haber estado tantos años por estos lares es haber visto la evolución que ha habido respecto a este tema. En 2008, cuando creé este espacio, lo de las colaboraciones era como desear ver un unicornio. Ni se pensaba. Unos años más adelante, empezaron a surgir "blogs grandes" (en su momento fueron Letras y Escenas y Soñadores de libros). Fueron los primeros blogs que yo conocí que empezaron a gestionar sorteos y colaboraciones (y más tarde crearon la BLC, primera quedada anual bloguera de literatura). Al principio, en esa época, las editoriales nos miraban un tanto escépticas o alucinadas cuando solicitabas colaboraciones porque a ver... éramos blogs. O sea, nadie. ¿Quién se imagina ahora un mundo sin contenido generado por los propios usuarios? Pero sigamos con la historia...

Entonces, algunas editoriales se empezaron a dar cuenta del filón de esto de las colaboraciones y se comenzaron a estrechar lazos entre los departamentos de comunicación de estas empresas y los blogs (y posteriormente los canales). Y en este momento, los blogs digamos que llevaron las riendas durante poco tiempo. Porque claro (sí, ya saco el tema del que me hablabas antes), aprovechados hay en todas partes. Y a causa de eso, las editoriales empezaron a marcar requisitos a la hora de colaborar. Que si hay que tener tantos seguidores en el blog, que si hay que tener un número mínimo de visitas mensuales... Pero no quedó ahí, sino que se pasaron de rosca y algunas editoriales (repito, ALGUNAS), cuando hacías una reseña negativa, ¡te quitaban la colaboración! Se luchó mucho contra esto y, gracias a todo ese esfuerzo, hoy en día ya no suelen ser muy comunes problemas de este tipo y las editoriales suelen entender que pueda no gustarte un libro (aunque algunas, tras una reseña negativa, se tomen su tiempo en concederte una nueva colaboración, pero claro, esto son todo elucubraciones). En cuanto a autores autopublicados, es otro cantar. Aquí juega mucho la educación. Hay personas que entienden nuestro trabajo y lo respetan y otros que se lían a montar follones. Por suerte, según mi experiencia priman los que son respetuosos. De hecho, en 10 años, yo nunca he tenido ningún rifirrafe con ninguno. Supongo que aquí también hay que hacer autocrítica y tener en cuenta que, igual que nosotros esperamos y exigimos respeto, también hay que darlo.Y por eso también hay que tener en cuanta cómo piden libros según qué blogueros. Trabajé durante un tiempo en un departamento de comunicación (por lo que también conozco la otra cara de la moneda) y... tela. Por tanto, cuando algunas vez una editorial te resulte que está siendo excesivamente prudente contigo... compréndelo. Ya se habrán encontrado con algún que otro listillo que les haya llevado a actuar así.

Pero sigamos avanzando en esto de la evolución de las colaboraciones... Cuando esto se hizo más habitual y las propias editoriales incluso crearon canales específicos para ello, se produjo el fenómeno del "¡yo también quiero libros gratis!". Y así, empezaron a surgir como setas decenas de blogs cuyo único objetivo era crecer y crecer para llegar a los requisitos marcados por las editoriales y poder tener libros gratis (se volvió frecuente eso de recibir comentarios de "te sigo, ¿me sigues?" y derivados). ¿Problema? El contenido de estos blogs era de dudosa credibilidad. Antes de las colaboraciones, solían escribir entradas sin mucha chicha pero que estuvieran "de moda" para interesar a nuevos seguidores. Además, uniéndose a iniciativas del tipo "sígueme y te sigo" pues fueron despuntando. Pero claro, como querían más y más libros, obviamente, todo lo que reseñaban les parecía la última obra maestra del siglo y empezó a ser realmente complicado encontrar rinconcitos de los que fiarse. Esto por desgracia sigue bastante vigente, aunque cada vez empiezan a ser más detectables.

Y esto sería la autocrítica por parte de los blogs. ¿Pero y las editoriales? Con esto del filón de las reseñas y lo bien que les viene, algunas se han venido arriba y piden cifras de risa. Pero ya no es cuestión de que pidan muchos seguidores (obviamente, si tu rincón tiene más seguidores es que tiene mayor alcance y por tanto el contenido publicado lo leerán/verán más personas). La gracia ya no es cuando se han empezado a pedir seguidores ya no del el blog, del canal o redes sociales de difusión de contenido, como twitter o facebook, sino cuando ha llegado instagram. ¡Instagram! Que sí, que yo tengo una cuenta y hay fotos maravillosas, pero ¿eso es comentar un libro? ¿Subir una foto muy chula y acompañarla por millones de hashtags que la etiqueten? Yo entiendo que una editorial es un negocio, pero con este tipo de políticas de colaboración queda claro que lo que les importa es simplemente vender. Que leas el libro (es decir, que UTILICES su producto) les da completamente igual. Quizás soy demasiado romántica en este aspecto, pero es una pena. Sobre todo cuando esas mismas editoriales luego van a eventos y defienden con ahínco el valor de la lectura, etc.

Ese sería una cara de la moneda. Pero está la otra: la de editoriales que no se molestan en pedir requisitos (o que piden cositas muy básicas). Que, como un acto de fe, ceden sus ejemplares con esfuerzo (sobre todo si son pequeñas) a los blogs/canales con los que creen que su libro puede encajar. Nunca ponen pegas si el libro no te ha gustado o has tardado más de dos semanas en publicar la reseña (por aquí te dejo una encuesta que hizo Bela Darcy en 2017 en la que puedes ver cuánto tiempo se tarda más o menos en publicar una reseña). Les importa que publiques una reseña de verdad, con calidad. Y luego, encima, te agradecen tu trabajo (hayas escrito una reseña positiva o negativa). De hecho, yo he vivido el caso de que me cedieran un libro con el que no pude y escribí a la persona que me lo había cedido para comentarle que me era imposible terminarlo, por si lo tenía que devolver ya que no iba a redactar la reseña y no me puso ningún problema. ¡Ninguno! Es más, fue de lo más comprensiva. A veces se nos atragantan los libros y ¡es legítimo! Por recibir un libro no tenemos que sufrir con la lectura si no podemos con ella. Es algo que también he aprendido con el tiempo. Los blogueros y booktubers somos personas, no máquinas de generar contenido a cualquier precio. ¡Y más cuando es un hobby! Si te pagan por ese servicio ya es otro cantar.

Nota: Aquí me gustaría puntualizar que, para mí al menos (y espero que también para ti), una colaboración tiene lugar cuando tú solicitas un ejemplar y ellos lo aprueban o cuando la editorial o el autor se pone en contacto contigo para ello y tú ACEPTAS. Cuando te envían ejemplares porque sí, NO TIENES OBLIGACIÓN alguna de realizar la reseña (si es posible cancelar el acuerdo cuando ha habido acuerdo, imagínate en este caso, es que no hay ni que pensarlo). Me repito: no somos máquinas de generar contenido.

Por último, me gustaría hablar de algo que últimamente suele salir de vez en cuando al candelero: la credibilidad de los espacios que colaboran, ya sea con autores o con editoriales. Teniendo en cuenta todo lo comentado anteriormente, creo que prevalece ese prejuicio de que, cuando aceptas/buscas (porque no todas son buscadas, las editoriales también te buscan en ocasiones) colaboraciones, te vendes y, por tanto, siempre vas a hablar, digamos, de una forma más positiva del libro que si te lo compraras o lo sacaras de la biblioteca, es decir, que lo leyeras por iniciativa totalmente propia. Hace unos meses, Alhana hizo una encuesta al respecto y estos fueron los resultados:


Por tanto, creo que queda bastante patente que, en general, sí se suele pensar que aquellas reseñas que son fruto de colaboraciones no son tan "objetivas" (y lo pongo entre comillas porque, al final, una reseña es una opinión y, como tal, siempre es subjetiva). Por eso, hace ya un tiempo decidí omitir el dato de cuándo una reseña es colaborativa o no. Cuando publico en este espacio, siempre soy fiel a lo que opino sobre el libro (o la obra de teatro), ya sea porque lo he conseguido de mi propio bolsillo o gracias a un autor/editorial. El único caso en el que sigo indicándolo es el de aquellos libros que consigo gracias a la biblioteca, por darle un poquito de visibilidad a este servicio público tan maravilloso. De hecho, creé una etiqueta propia: Un lugar llamado biblioteca. No sé qué opinarás de esta decisión, pero a mí simplemente me daba rabia que alguien se pudiera pensar que simplemente porque un libro en concreto (que tampoco son tantos) me lo hubieran cedido, mi opinión no era tan fiable como si el libro lo hubiera comprado.

Y hasta aquí mi parte... ¡Ahora te toca a ti!


*Otras formas de monetización:

Efectivamente, hay muchas otras maneras de monetizar un blog (como inclusión de publicidad, artículos  o enlaces patrocinados, afiliaciones, etc.), pero al no ser el tema de esta reflexión (y no ser realmente muy frecuentes en este sector) me he tomado la libertad de obviarlos.

**Colaboraciones altruistas:

En el fondo, esto tiene parte de sentido porque, si te fijas, hasta hace muy poco las reseñas/entrevistas/otros contenidos sobre libros se realizaban únicamente en medios tradicionales (prensa, radio, ¿televisión?), en los que el periodista  realizaba su trabajo y cobraba por su trabajo gracias a la empresa que lo tenía contratado. Es decir, la editorial de turno no era la que pagaba por ese servicio. Con la profesionalización de blogs/canales, el elemento de "quién paga" ya no está tan claro. Y, por eso, la mayoría de webs culturales sobreviven gracias a la publicidad o suscripciones de los usuarios (es decir, los consumidores de la información).



¿Qué opinas de la monetización de los blogs?
¿Alguna vez has hecho alguna colaboración? ¿Lo indicas en la reseña?
¿Confías en los espacios que colaboran con editoriales o con autores?

17 comentarios:

  1. ¡Holaaaa!

    Me encantan este tipo de entradas con debates y tú has hecho un muy buen resumen sobre lo que son las colaboraciones con editoriales.
    Yo también tengo un blog y sólo he colaborado un par de veces con editoriales, pero dejé de hacerlo porque simplemente no me interesaba, creo que es un sistema que no es mucho para mí.
    Eso sí, no creo que los blogs que colaboren con editoriales se "estén vendiendo", ni muchísimo menos. ¿que puede pasar? Hombre, pues claro que sí puede haber blogs/canales o lo que sea que sean menos sinceros, pero sinceramente, creo que esto es la excepción y no la norma.
    Personalmente, cuando veo una reseña que es de una colaboración ni se me ocurre pensar que no vaya a ser auténtica por eso, la verdad.

    ¡muchos besos y gracias por esta entrada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Irene:

      Lo primero de todo, ¡muchas gracias por tu comentario! Me alegro de que este tipo de entradas te gusten tanto. Suelen dar para un debate entre blogueros y eso siempre es bueno ^^ Y veo que coincidimos en cuanto a lo de no asumir que, porque estés colaborando, no implica automáticamente que no estás siendo sincero.

      Un saludo imaginativo...

      Patt

      Eliminar
  2. Hola! Yo solo colaboro con Edición Anticipada y solo leo los libros que me interesan así que mucho no puedo opinar pero precisamente si no hago colaboraciones es porque si una sinopsis no me llama es muy raro que me anime a leer el libro, además hay género que no terminan de gustarme y tampoco me apetece leerlos.

    Pero estoy de acuerdo con lo que dices y pienso que cada cual puede colaborar como quiera, cuando quiera y cuanto quiera. También es verdad es que no soy de reseñas muy largas, porque he de decir que a veces de libros hipercortos leo reseñas casi más largas que el libro y pienso que a veces la gente desvela demasiado en las reseñas, a mi me gusta la sorpresa y aunque no hayan spoiler en las reseñas a veces se explican según que cosas, sobre todo de los personajes, que quita un poco la emoción y el poder descubrir el personaje por uno mismo. Además tampoco me gusta mucho leer reseñas hiperlargas porque si todas fueran iguales pocas reseñas podría leer porque no tengo tanto tiempo.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Beatriz:

      ¡Hoy se te han adelantado! Vale, vale, vamos al comentario en sí.

      Respecto a lo que comentas de EA, es que es lo que deberíamos hacer todos: solicitar/aceptar libros que nos interesen. Hay muchos blogs con líneas editoriales de lo más varipintas; no hay por qué sufrir...

      ¡Muchas gracias por dejar aquí tu opinión!

      Un saludo imaginativo...

      Patt

      Eliminar
  3. Hola.

    Te voy a escribir esto en dos veces, porque no me deja escribirte todo lo que quiero.

    Hola.

    Me ha encantado leer este pequeño debate, además de que has hecho un buen resumen.
    En mi caso, yo soy de las que tienen colaboraciones altruistas, es más, hace poco que he empezado a ver colaboraciones pagadas y a mí no me gusta (pero como sabes a gusto colores).
    Por mi parte, mi blog es y en un futuro seguirá siendo de colaboraciones altruistas.
    Sobre las reseñas, a mí me cuesta horrores el hacerlas (entre 4 o 5 horas) y eso sin añadirle ninguna foto (que en alguna reseña he puesto), luego me encuentro blogs con un montón de seguidores pero con unas reseñas que me dejan a cuadros (llegando a ser la sinopsis más grande que la reseña y yo sin saber que comentarle por que no dice nada del libro excepto "me ha gustado mucho y poco más") pero sin embargo veo que esos blogs colaboran con un montón de editoriales y a mí me surge la pregunta de ¿A caso las editoriales leen y revisan las reseñas del blog con el que colaboran? Porque, seamos sinceros, ¿te serviría colaborar con un blog en donde sus reseñas son me ha gustado el libro por esto y eso (siendo la sinopsis más larga que la reseña) y sabiendo solamente lo que dice la sinopsis? Así que si, en mi opinión muchas editoriales (ojo no todas) solo van por los seguidores y visitas para poder vender más. Ya me ha tocado una editorial que antes de aceptar colaborar con ellos te dice que las reseñas tienen que ser buenas aunque no te gusten (con lo cual rechace la colaboración, ya que si un libro no me gusta lo digo en la reseña), pero hay gente que acepta, como dices por “tener libros gratis”.
    Ahora, sobre si las reseñas son sinceras o no, si colaboras con las editoriales. No voy a negar que mucha gente se contiene, pero también hay casos en los que no. Yo soy de las que no se contiene y si un libro, que es de colaboración, no me ha gustado lo digo. Obviamente también hay que saber decirlo, ya que las reseñas, en mi opinión, tienen que hacerse con respeto. Al fin y al cabo, te puede o no gustar un libro, pero hay un autor que le ha puesto esfuerzo e ilusión y no es plan de insultar al autor y al libro en la reseña.
    Y si, si una reseña que hago es de colaboración suelo darle las gracias a la editorial por el ejemplar en la reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con los autores autopublicados, los pocos con los que he hablado siempre han sido respetuosos, comprensibles y algunos hasta te dan las gracias por aceptar leer su novela cuando puedas, porque como dices, no somos ni máquinas ni robots.
      También sobre las reseñas en Instagram… yo no soy fan, es más, para mi Instagram es un sitio donde subir fotos chulas y poner algún comentario, pero para hacer una reseña… no lo veo. Obviamente tengo amigas que prefieren hacer las reseñas ahí (ya sea porque tienen poco tiempo, o les gusta la plataforma) y comentar por ahí, pero no es para mí. Yo soy de hacer las reseñas en el blog.
      También decir que no soy de las que suele atrasarse al leer un libro y hacer la reseña pero que ya me ha pasado en varias ocasiones, teniendo que dejándolo durante meses (porque no te llama el libro en ese momento libro, o no estas de ánimo para leer, o simplemente te apetece leer otro tipo de temática). En ese caso, si, en mi opinión si es colaboración hay que hacérselo saber al que te ha mandado el libro y explicando que no estás en condiciones de leerlo en ese momento. Porque si, te puedes poner a leerlo, pero ya es a desgana y no hay cosa que peor me sepa que leer por OBLIGACIÓN. Porque si creas un blog y lees es porque te gusta, nadie debería OBLIGARTE a leer y menos con un determinado tiempo (ya que cada uno lee a su ritmo y como quiere) y ahí podemos entrar al debate de los “Parones Literarios” y que veo que la gran mayoría es por Obligación de leer o saturación de lecturas. Yo misma he estado arrastrando uno durante meses, hasta que decidí hacer lo que realmente me apetecía (ver películas, series, animes etc…) y leer casi nada.
      Y sobre los blogs que se crean para recibir libros gratis, que decirte, creo que hay mucha gente con mucha cara. Ya estuve con una que nada más crearse el blog ya estaba preguntando como colaborar con editoriales para y cito “quiero recibir libros gratis” y subir seguidores. Creo que a esos blogs se les nota a la legua y al final acaban abandonando, porque ven que es demasiado trabajo y que no es recibir “cosas gratis” de la noche a la mañana. Este tipo de personas también tienen parte de culpa de que las editoriales hayan puesto los requisitos que piden.

      Perdona la parrafada jajaja. He hablado de todo creo, aunque seguramente me deje un montón de cosas por ahí.
      Nos leemos.

      Eliminar
    2. Hola, Carolina:

      ¡Bueno, bueno, bueno! Lo primerísimo de todos, ¡mil y una gracias por este tocho comentario! ¡Me ha hecho muchísima ilusión recibirlo!¡En serio!

      Y ahora, vamos por partes, como diría Jack:

      1. Yo también soy del grupo de las colaboraciones altruistas. Antes pensaba como tú, que era una aberración, pero luego entendí que un blog o un canal puede ser una fuente de ingresos e idilicamente un medio de vida y, ¿por qué va a estar mal eso? Que cada quien haga lo que quiera, con respeto, y ya esta ^^

      2. Sobre tus preguntas acerca de la utilidad de esas reseñas de dudosa utilidad, supongo que a las editoriales les sirve en el sentido ese de "que hablen bien o mal, pero que hablen". Es decir, no importa tanto lo que digas, sino el hecho de que se vea la portada, el título del libro, un poco de qué va... que a la gente le vaya sonando. De esa manera, igual, cuando una de esas personas que haya visto la reseña (aunque sea por encima) vaya a la librería/amazon/x, pues quizás optará por ese título, más que nada porque le resulta familiar.

      3. ¿En serio te ha tocado una editorial así? ¿Recientemente? ¿Aún las hay? Pasmada me dejas. Aunque, por lo que dices, intuyo que es "algo poco frecuente" (¿¿??)...

      4. Totalmente de acuerdo con eso que dices del respeto. Pero también es cierto que, una cosa es decir las cosas con respeto (yo, por ejemplo, nunca he tenido problemas en ese aspecto porque me hayan dicho que haya sido irrespetuosa) y otra muy distinta guardarse cositas o disfrazarlas para que no suenen taaaan mal.

      5. Sobre instagram... ¿en serio conoces gente que escribe reseñas ahí? ¿Dónde la descripción? Yo con eso no me he topado aún. Y, desde el desconocimiento, me parece algo incómodo, la verdad. Lo único que he visto son imágenes en las que, como descripción, se incluye algún comentario sobre el libro y mucho hashtag. Pero ya. Y bueno, digamos que esto sirve en el mismo sentido que lo de esas reseñas "tan" curradas.

      6. Efectivamente, es muy probable que la causa de esos famosos bloqueos lectores sea por lo de la obligación de leer, ya sea por LCs, reseñas pactadas...

      7. Yo también me he encontrado con alguna persona de esas. Y te quedas bastante ojiplática, la verdad. Pero bueno, supongo que aprovechados hay en todas partes.

      Y creo que no me dejo nada... De nuevo, ¡mil gracias! Gracias por invertir parte de tu tiempo en este rinconcito.

      Un saludo imaginativo...

      Patt

      Eliminar
  4. Bueno....

    Un tema muy polémico sin duda, que seguramente no tenga una respuesta válida y única!!
    Soy la primera que no colabora mucho... se podría decir que nada, a excepción de alguna que otra novedad que he ganado y participado en un sorteo y su posterior lectura conjunta... ¿por qué? Pues porque me agobio con facilidad y no quiero comprometerme con nada....
    Es extraño que comentes que hay gente que piensa que debería estar pagado, cuando es el propio blogero que suele pedir los ejemplares gratis para colaborar... Es decir, no hay ninguna editorial que te obligue a reseñar... En fin!!

    Y sobre las reseñas... bueno... yo soy la primera que si el libro no me ha convencido, lo expreso como tal... me acuerdo de un caso, Reino de fieras de Gin Phillips, cuyo marketing fue fabuloso y lo ponían por las nubes y ¿que quieres que te diga? Hay muchísimos libros mejores y así tal cual lo puse en la reseña...

    Cada persona es un mundo y hay mucha clases de lectoras... los hay de muy exigentes y los hay que suelen disfrutar con cualquier libro... ¿Que loa hay menos sinceros? Pues seguro... pero puedo entender sus motivos si así consiguen libros gratis cada x tiempo...

    Yo es que soy muy de biblioteca... y la verdad, no tengo tiempo tiempo de reseñar todo lo que leo... al final, suelo reseñar algún libro que de verdad me ha encantado y me ha aportado algo.

    Cuando se trata de un autor que autopublica, suelo escoger y aceptar lo que realmente creo que me va a gustar... y normalmente he acertado y he leído libros estupendos... pero tengo que confesar que con aquellos que me he encontrado algún obstáculo no suelo machacarlos... ¿por qué? Bueno... pues porque creo que se merecen un voto de confianza y lo que a mí no me ha podido gustar a otro lector sí... así pues intento resaltar los aspectos positivos de la lectura...

    Y esta mi humilde opinión como lectora y blogera!!! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ana Belén:

      Sí, sí, desde luego es un tema polémico. En relación a lo del tema del pago, es cierto que ninguna editorial obliga a reseñar, pero no por ello no mandan libros a las personas que creen que podrían hacerlo. Me explico: cuando eres un blog pequeñito, nadie te conoce y entonces tienes que mandar solicitudes si quieres que te envíen algo. Cuando eres un blog/canal más grande, entonces te empiezan a llegar libros sin que tú los solicites. Es el mismo caso que el de los periodistas. En esos casos, son los blogueros/youtubers/periodistas los que eligen de qué hablan en su blog/canal/medio, ya que, al no haber solicitado el ejemplar, como que no hay "obligación" de reseñar. La cuestión de lo que planteaba de las colaboraciones pagadas es que al periodista le paga su medio (y no entramos en el tema de si es mucho o poco, que eso es otro debate :p), pero al bloguero/youtuber no le paga nadie, ya que él mismo es "la empresa". Y hacen "el mismo" trabajo, obviamente salvando las distancias, ya que un medio asentado tiene (en principio) mayor difusión que un blog/canal (aunque estamos viendo que hay casos en los que ya puede no ser tan así).

      Sobre los autores autopublicados, coincidimos respecto a lo de aceptar lo que creemos que nos va a gustar, aunque esto yo lo aplico también a libros de editoriales. Es decir, si tienes bastante claro que el tema que se trata no te atrae, ¿para qué sufrir habiendo tantísimos libros? Y respecto a lo de machacar... jajajaja, mujer, ¡tampoco se trata de darles con un martillo en la cabeza! XD Estos escritores son aquellos que, o bien no han conseguido publicar bajo sello o que voluntariamente han decidido escoger ese camino, que es tan legítimo como el otro. ¿Por qué tratar sus historias de forma diferente, más suave? Son escritores de la misma manera que los otros. Es decir, si es su primera novela autopublicada probablemente tengan la misma experiencia que alguien que publica bajo sello una primera novela. ¿Cuál es la diferencia (en cuanto al resultado final, me refiero)? Sí, sí, se lo han tenido que currar mucho más porque eran ellos ante el peligro, pero volvemos a lo de antes: hay vías y vías. Cada quien elige la que quiere/puede/le parece. Pero, como me decía un profe en la carrera, en la universidad valoramos el trabajo que hacéis durante el proceso, en la vida real solo importa el resultado. Y eso, aunque sea un poquillo cruel, es una verdad como un templo. Alguien ha podido dedicar mil horas a montar una película, por ejemplo, pero si al final queda cutre a la gente probablemente no le gustará. Nadie (y con nadie me refiero a la mayoría de la gente) se pondrá a pensar en todo el esfuerzo invertido. Pues con los libros es un poco igual. ¡Y te lo dice alguien que, como tú, valora todo el tiempo que se invierte!

      Y creo que no me dejo nada... ¡Muchas gracias por tu comentario! Ha dado de sí bastante, bastante...

      Un saludo imaginativo...

      Patt

      Eliminar
  5. Me ha parecido interesantísima esta entrada, muy buen escrita y justificada, genial. Yo no colaboro con ninguna editorial por varias razones, la primera, mi blog es muy pequeñito con muy pocos seguidores (136) y la razón es que por motivos laborales no me da el tiempo ni de escribir entradas cada semana ni de ir dejando comentarios por los blogs (ya sabes, si no comentas, no te comentan), en segundo lugar, no me gustan que me digan qué voy a leer, yo soy muy de leer lo que me da la gana, no me van las modas editoriales y, en tercer lugar, no tengo tiempo para leer tanto cómo me gustaria. Pero, dejando a un lado si colaboro o no con las editoriales, lo que más me da coraje de los blogs que colaboran (colaboráis) con editoriales es que en el momento que un libro se pone de moda, ya solo se leen reseñas de ese libro y casi todos los blogs dicen lo mismo, por ejemplo, ahora está de moda el libro de Felix J. Palma, imagino que si hay tropecientas reseñas es porque los blogs colaboran con la editorial, y no he leido ni una sola reseña negativa... lo mismo pasa con Juan Gómez Jurado o cualquier otro best-seller, acabo conociendo al autor cuando ne he leído nada del mismo... me cansan, me aburren los blogs así y normalmente paso muy de largo. En fin, que yo entiendo que queráis colaborar y tal y es muy respetable... pero a mi me aburre cuando veo tropecientos blogs haciendo las mismas reseñas sobre los mismos libros una y otra vez, de hecho hay blogs que llevo años sin leer por ese mismo motivo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Alejandra:

      ¡Me alegro un montón de que te haya gustado tanto la entrada! En ella, efectivamente, hablo de colaborar, pero tan legítimo es eso como no hacerlo. Sobre lo de que si no comentas, no te comentan... bueno, daría para otro debate, el de las iniciativas para ganar seguidores o conseguir más comentarios. Personalmente, no soy muy fan de ellas, porque, sí, generan comentarios, pero son comentarios del tiempo "maravillosa entrada/reseña. La tendré en cuenta", para que luego tú hagas un poco lo mismo en el blog de la otra persona. Y eso, lo que más o menos refleja es que nadie se está leyendo realmente esas entradas. Yo prefiero tener poquitos, pero que me den para establecer un diálogo con los comentaristas, como está ocurriendo en esta entrada, por ejemplo, ¡que es algo maravilloso!

      Respecto a lo que comentas sobre "el libro de moda" estoy totalmente de acuerdo. A mí también me resulta cansino ver que un mismo libro está en todas partes y que, claro, casi todo el mundo está diciendo lo mismo. Tal puede llegar a ser el cansancio que llegas a descartar ese tipo de libros tan "comerciales" o, como tú dices, los espacios en los que se habla de ellos. ¡Porque es todo igual! Y lo poco gusta, pero lo mucho cansa. (¡Por cierto! Me viene a la cabeza una entrada del blog Describiendo mundos, que trata precisamente el tema de "leer por moda". Plantea una reflexión interesante. Por si te interesa echarle un vistazo, te dejo por aquí el enlace: http://describiendomundos.blogspot.com/2017/03/opinionespersonales-realmente-se-lee.html).

      ¡Gracias por dedicarme un ratito de tu tiempo con tu comentario!

      Un saludo imaginativo...

      Patt

      Eliminar
  6. Creo que el tema no es si colaborar es o no venderse, el tema es la credibilidad de quien publica. Si una persona opina y es fiable, dará igual si el libro le llega de una editorial o se lo ha comprado. Si no es fiable... apaga y vámonos. Y, sinceramente, (y conste que yo no soy un blog de los que colaboran) creer que cualquier persona que tenga un blog va a "venderse" por 20 o 22 euros máximo que puede costar un libro, es decir bastante poco de quien lo piensa y de quien lo hace.
    En cuanto a los blogs que salieron como champiñones, supongo que es cuestión de tiempo que se produzca una criba.
    Oye, me he quedado más a gusto que un arbusto
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, mientras leo:

      ¡Qué ilusión verte por aquí! Veo que no te pierdes un buen debate, ¿eeeeeh? Creo que lo que comentas sobre la credibilidad, efectivamente, es el quid de la cuestión. Al final todo se reduce a eso, pero, no nos engañemos, el hecho de querer algo gratis o de sentir la presión de la empresa que "te lo concede" pues no todo el mundo lo lleva igual. Es más "fácil" cuando lo que comentas lo has obtenido por tus propios medios. Si te "lo han dado", como que está ese sentimiento de "sentirse en deuda".

      En cuanto a los blogs champiñonosos... yo creo que la criba se produce de manera constante. Lo que ocurre es que actualmente esto de los blogs/canales está viviendo su boom. Se están creando muchos, ¿pero cuántos sobrevivirán más allá del año? ¿De los dos años? ¿De los tres años?

      Y bien, bien, ¡lo de quedarse a gusto nunca viene mal! Muchísimas gracias por tu comentario.

      Un saludo imaginativo...

      Patt

      Eliminar
  7. Hola!
    No conocía tu blog, me quedo por aquí. Ya tienes nueva seguidora :)
    Yo colaboro con algunas editoriales, pero las reseñas las hago sinceras. Si no me gusta el libro también lo digo.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Virginia:

      ¡Bienvenida a Devoim! Me alegro de que te haya gustado este rinconcito. Muchas gracias por tu comentario.

      Un saludo imaginativo...

      Patt

      Eliminar
  8. Hola, Patt :)
    Una entrada genial, como siempre. Es un tema que da para varios ensayos y algún que otro reportaje jeje
    Yo siempre indico cuando una reseña es gracias a una colaboración, aunque en realidad lo hago como agradecimiento (hacia editoriales, autor@s o escritoras que han confiado en mí como beta) más que para aportar el dato de dónde proviene el libro porque si me lo han prestado, me lo he comprado o lo he sacado de la biblioteca, ni lo menciono XD
    Creo que la cuestión de la sinceridad parte de la honradez y del amor propio que tengas, porque yo no podría opinar ni recomendar algo que no me ha gustado si no ha sido así. Además que se me haría muy dificid decir cosas positivas y "rellenar" varios párrafos con cosas que no pienso en realidad...
    Dicho esto, he dejado de colaborar tan a la ligera, sobre todo con autores, con los que he tenido desencuentros porque su libro no me gustó y así lo reflejé con todo el respeto que pude. En cambio, jamás he tenido un problema con una editorial cuando he dicho cosas negativas de algún envío, como criticar la pésima corrección y demás temas que podrían "molestar" a una editorial. Así que por lo que a mí respecta, seguiré opinando con libertad y creo que los lectores son lo suficientemente avispados para distinguir si alguien esta "vendiendo" el libro o realmente le ha gustado ;) Y además puedo estar tranquila porque suelo tener buen ojo con los libros que elijo así que son pocas las veces de mal trago en colaboración jeje
    Por el contrario, si el libro es de los que leo por mi cuenta, digamos, y no me gusta, una de dos, o lo abandono directamente y no hay reseña, claro, o lo termino sabiendo que ni me voy a molestar en perder el tiempo redactando nada sobre ese libro: al siguiente y a disfrutar leyendo y opinando :b Esto se que puede tener la consecuencia de que en mi blog solo haya reseñas positivas o muy ppsitivas, y por ello se cuestione la sinceridad de mi opinión, pero como ya he comentado varias veces, yo lo que quiero es fomentar la lectura hablando de libros que me han gustado y no gano nada perdiendo el tiempo (más, todavía) redactando, decorando y publicando una reseña de algo que no me ha gustado si además no me he comprometido a ello :)
    ¡Un abrazo, corazón!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Alhana:

      Pues sí, sí, desde luego, este tema da para rato. De hecho, hoy mismo he visto que Café de tinta ha publicado una entrada sobre lo mismo más o menos, aunque desde otro enfoque.

      Respecto a lo de indicar que una reseña es colaboración, yo al principio también lo hacía como agradecimiento y a título personal para recordar qué libros me habían llegado al buzón porque me hacía ilusión y quería recordar las fechas. Pero al final... como que eso termina volviéndose en contra y no es nada justo cuando al final es una manera más de conseguir un ejemplar. Lo de la biblioteca yo lo menciono básicamente por darle difusión a ese servicio público maravilloso.

      Ay, lo de las reseñas negativas también da para largo. ¿Pero por qué autores/editoriales no pueden entender que un libro (aunque sea suyo) puede no gustar? Es que no me cabe en la cabeza... Que a veces sí que puede ser por razones más o menos objetivas (tipo: faltas de ortografía a porrillo o que el argumento no se sostenga por ningún sitio), pero otras veces simplemente puede ser porque no es tu libro y punto.

      Sobre lo de reseñar básicamente lo que a uno le ha gustado, lo entiendo, aunque no lo termino de compartir del todo. Entiendo lo de querer fomentar la lectura, pero creo que también es útil buscar información sobre un libro que dudas si leer o no y que te digan los contras que tiene, no únicamente los pros. Pero vamos, que en esto, cada bloguero es un mundo y hay hueco para todo (y todos).

      ¡Muchísimas gracias por volver por este rinconcito a leerme y por este mega comentario!

      Un saludo imaginativo...

      Patt

      Eliminar

Imagina...

Tus comentarios también forman parte del blog. Muchísimas gracias por escribirlos; me encanta leerlos.

Si marcas la casilla "avisarme", recibirás mi respuesta en tu correo en un plazo de máximo de una semana. Aunque también puedes volverte a pasar por Devoim y descubrirla tú mismo/a. ¿Qué opción prefieres?


NOTA: La moderación simplemente la tengo activada para que no se me escape ningún comentario porque hace un tiempo, repasando entradas, me di cuenta de que había bastantes que no había leído en entradas antiguas y me dio mucha pena no haberlos visto en su momento.

Con la tecnología de Blogger.