RESEÑA: "Hijo del hierro" de J. P. Naranjo


Hijo del hierro de J. P. Naranjo [Ediciones Labnar]

SINOPSIS
Hace 100 años, la humanidad tal y como la conocemos fue destruida por el propio ser humano.

Con ella también cayeron sus reglas.

En Matter, algún lugar de la vieja Europa, los hombres sobreviven clasificados por su labor social bajo la sombra del nuevo orden. Viven bajo un gobierno creado con el objetivo de evitar las guerras que acabaron con todo.

Un sistema diseñado para controlar y eliminar cualquier atisbo de rebeldía y libertad. Una cruel utopía instaurada a consecuencia de la Guerra Global de Naciones.

Un mundo dirigido por ellas: las mujeres.

Ellas tienen el poder - Ellos son sometidos


FICHA TÉCNICA:

Título original: Hijo del hierro
Autor: J. P. Naranjo
Editorial: Ediciones Labnar
Temática: Distopía
Encuadernación: Rústica con solapas
Número de páginas: 568
ISBN: 978-84-16366-28-6
Precio: 18,50 €

! Para más información, pincha aquí.

RESEÑA:


Una novela valiente


Hijo del hierro de J. P. Naranjo ha sido una de esas lecturas que se tardan tiempo en procesar y analizar. Cuando supe de ella, no tenía muy claro si quería leerla o no y por eso acudí a una presentación; para saber un poco más. Y salí convencida de que podía encontrarme con algo especial. Me puse a la tarea y, efectivamente, fue así.

Esta novela esconde entre sus páginas una historia con una premisa de lo más interesante, a la par que arriesgada, teniendo en cuenta los tiempos que corren, en los que una palabra mal dicha (o peor, malinterpretada) puede suponer una oleada de críticas feroces. Una premisa que pretende defender los valores contrarios y ensalzar la igualdad entre los dos géneros: masculino y femenino.

Para ello, el autor nos introduce en un mundo totalmente nuevo: Matter. Toda la construcción de ese universo distópico de Hijo del Hierro en el que las mujeres tienen el poder y los hombres son los elegidos me ha encantado. Y J. P. Naranjo no solo se queda ahí, ¡sino que inventa vocabulario nuevo! Por favor, este detalle formal para distinguir el habla de Matter del de los rebeldes que viven en las montañas (los hombres de Patrio) ha sido música (placer) para mis oídos (ojos). Durante toda la primera parte de la novela, en la que el lector se encuentra junto al protagonista en Matter, observarás que el autor emplea palabras inventadas que por parecido se relacionan con palabras que utilizamos realmente como tradithor (traidor), matterax (palabra nueva para designar a una mujer que vive en Matter), aspida (mujer soldado de Matter), kobharde (cobarde), emissarius (emisario) o kolegio (colegio). Sin embargo, en Patrio los hombres hablan como lo hacemos en el mundo real. Me ha parecido una elección estupenda para describir a un colectivo sin necesidad de utilizar una descripción al uso. Además, el autor incluye expresiones o exclamaciones nuevas, relacionadas con el lugar en el que viven los personajes. Por ejemplo, en la mina donde crece Dor, se suele utilizar ¡qué te fundan! para mandar a alguien a paseo.
—No sois mejores que nosotros —respondo, soportando el dolor al hablar—, ni que los antiguos hombres. Habéis construido una sociedad esclavista, desprovista de derechos y equilibrios. La diferencia entre nuestros géneros es que los hombres nunca habrían basado su futuro en un sistema en el que las mujeres fuesen tratadas como animales, aunque fuesen como vosotras.
—La diferencia, joven errante, es que el hombre nunca aprende de sus errores —ataca ella, preparando su salida.
—Es la humanidad la que nunca aprende, y eso os incluye a vosotras. (p70)
El protagonista de Hijo del hierro, Doréan (Dor para los amigos), representa el archiconocido estereotipo de «el elegido». Y precisamente con esa idea es con la que he tenido mis más y mis menos en esta novela. Su personalidad es interesante, pero a veces peca de conseguir retos simplemente «porque es el héroe y es el que los tiene que conseguir». Es decir, que nadie haya conseguido algo en 100 años y de repente llegue él y lo logre en un chas me hace fruncir el ceño un pelín. Pero lo que menos me convenció fueron ciertos comentarios que él hace que no se terminan de ajustar a la mentalidad que debería tener un hombre que ha vivido cómo Dor lo ha hecho, sino que parecen más típicos de alguien que viva en nuestra sociedad. Y eso me ha dado mucha rabia porque, con todo el esfuerzo de distanciamiento de nuestro mundo actual que hace el autor al principio, que nos sumerge de lleno en Matter, este tipo de comentarios me sacaban totalmente de la trama.

Eso sí, luego ha habido muchos otros detalles que me volvían a sumergir en la historia de Dor. Y el primero que me gustaría destacar es EL giro. ¡Por favor! Ni me lo vi venir. Está maravillosamente llevado. En segundo lugar, me gustaría mencionar a los personajes secundarios. No es que tengan un gran desarrollo, pero el autor sabe individualizarlos con pequeñas pinceladas y conseguir que el lector logre una conexión emocional con ellos. Yeyo es sencilla y simplemente adorable. Leumas responde al arquetipo del mentor, pero lo que me ha gustado es que no es el típico mentor ancianísimo (aunque Dor le pinche con el tema, ya que es mayor que él). Es un personaje noble que sirve de ejemplo al protagonista a la hora de formarse como héroe de la historia. Además, saber en quiénes están basados estos dos personajes hacen que aún les cojas más cariño.

Por otro lado, me gustaría hablar de otro detalle formal de Hijo del hierro, en este caso relacionado con Magnus, otro personaje secundario. Para simular su voz grave y potente, el autor decide escribir sus diálogos en mayúsculas. Me ha resultado una elección muy curiosa, pero que efectivamente provoca que el lector reciba el mensaje de que Magnus habla con un tono o de una manera muy diferente al resto de personajes de la novela.
—Siento que hayas tenido que presenciarlo, Magnus.
—NO ES ESO, CHICO DE LA LLAMA.— Su mirada es más triste que nunca—. LAMENTO QUE TE HAYAS VISTO OBLIGADO A HACER ALGO POR CULPA DE LOS HOMBRES DE PATRIO. ME AVERGÜENZO. TE CONOZCO, DOR, Y SÉ QUE HOY HAS PERDIDO TÚ MÁS QUE LUCIAN. POR ESO ESTOY DESOLADO. OJALÁ TE HUBIESE PODIDO EVITAR ESTO. (p 512)
Y no podía olvidarme de las referencias literarias. Hijo del hierro está dividido en capítulos, que a su vez, forman partes. Cada una de estas partes está precedida por una cita de algún clásico de la literatura universal, como Alicia en el país de las maravillas, Los miserables o El nombre de la rosa y el propio Dor hace referencia a algunas de estas lecturas a lo largo de la historia. Este bagaje lector es lo único que podría «justificar» esos comentarios «que no encajan» que hace el protagonista de los que te hablaba antes, pero aún así no me parece una justificación sólida.

Por otro lado, hablando de la parte técnica, a lo largo de esta novela me he encontrado alguna que otra errata (tanto ortográfica como de maquetación), pero no en una cantidad que pueda resultar engorrosa para la lectura. Aunque sería interesante corregirlo de cara a una futura edición.

[Nota: se da el caso de que en este libro en particular, los errores que he encontrado justo me dan pie para explicar cositas interesantes sobre gramática. Por tanto, si te interesa el tema, te invito a leer el apartado que aparece al final de esta reseña.]

Relacionado tanto con la maquetación como con el diseño de este título, me gustaría alabar las imágenes que ilustran los inicios de cada parte en la que está dividido este libro, así como los detalles gráficos que se encuentran en el libro, como las llamas que decoran los números de página o la tipografía especial que se utiliza para numerar los capítulos. Son una maravilla. Igual que la portada, que merece mención aparte. La idea de base con los símbolos de hombre y mujer me parece brillante y encaja a la perfección con el mensaje que pretende transmitir Hijo del hierro.

Muestras de la novela Hijo del hierro

Finalmente, como curiosidad, en la presentación a la que fui el autor mencionó que Los juegos del hambre fue el libro que le empujó a querer escribir y, efectivamente, hay ciertos detalles en esta historia que revelan esa influencia. Me parece un bonito homenaje a las raíces de su escritura.

En definitiva, Hijo del hierro de J. P. Naranjo se ha tratado de una historia que, aunque no haya terminado por enamorarme del todo en cuanto a la evolución y tratamiento de la trama en sí y crea que aún se le puede dar una vuelta, he disfrutado mucho. Por sus personajes, por sus detalles, por su valentía. Y, por supuesto, por todo el análisis y reflexión que me ha supuesto, tanto durante como después de la lectura. Creo que esta es la reseña a la que más tiempo he dedicado en toda la historia del blog (más de 8 horas he tardado en redactarla y editarla), lo cual puede darte una idea de la impresión que me ha causado. Por tanto, si quieres leer una distopía que aborda un tema de plena actualidad, sin duda, esta es tu novela.

READING PROGRESS (cuidado, puede contener spoilers):

A continuación te dejo las impresiones que fui publicando en Goodreads a medida que avanzaba con la lectura (en esta ocasión, como ves, son bastante concienzudas):

Reading progress de Hijo del hierro del blog Devoim

FE DE ERRATAS Y CURIOSIDADES LINGÜÍSTICAS:

No es frecuente que puntualice los errores que me he ido encontrando en la lectura cuando hay más de cinco porque al fin y al cabo mi labor en este espacio no es corregir un libro sino hablarte de él. Sin embargo, en este caso concreto, tal y como te comentaba en la reseña, sí me gustaría detallarlos, ya que dan pie a comentar ciertas cositas sobre gramática que puedes aprender si no las sabes aún. He encontrado casos interesantes de analizar. En algunos de los puntos, puede haber más ejemplos, pero al ser errores recurrentes, dejé de anotarlos, ya que ya tenía la información que quería mencionar. Veamos...

  • En la página 9 aparece: «Ni un solo alma».
    La forma correcta de escribir esta frase sería una sola alma al ser alma un sustantivo femenino. Es cierto que, para palabras que empiezan por /a/ tónica (gráficamente a- o ha-), se modifica el artículo definido la y se escribe él para evitar que se liguen ambas aes (salvo excepciones). [Esta digamos que es la explicación «sencilla», aunque realmente ese él no es un artículo masculino, sino una variante del femenino que ha quedado así tras sus evoluciones históricas - ver 2.1] Con el artículo indefinido, por tanto, lo lógico sería usar una y no un, ya que una es llana y el golpe de voz no se produce en «na», pero en este caso la RAE indica que «la forma femenina una se apocopa normalmente en un ante sustantivos femeninos que comienzan por /a/ tónica: un águila, un hacha (aunque no se considera incorrecto, hoy es infrecuente en estos casos el uso de la forma plena una: una águila, una hacha)». Eso sí, si entre el artículo indefinido y el nombre encontramos otra palabra, ya no se produce este apócope y, por tanto, deberíamos decir una majestuosa águila o una afilada hacha.
  • En la página 64: «Aún no los conozco y ya les odio».
    Realmente sería los odio, aunque en este caso el autor utiliza el único leísmo aceptado [según la RAE, «debido a su extensión entre hablantes cultos y escritores de prestigio, se admite el uso de le en lugar de lo en función de complemento directo cuando el referente es una persona de sexo masculino»]. Pero es curioso que para el verbo conocer utilice el pronombre los y para el segundo verbo, que es igualmente transitivo, no lo haga. Hay otros casos de leísmos en el libro como «para velarles» (p. 196), «conocerle mejor» (p. 196), «besarle» (p. 197) o «a Yeyo ya le conoces» (p. 226). Y, sin embargo, como vemos en este ejemplo, hay otros casos en los que viene correctamente escrito. Por tanto, aunque simplemente sea por mantener coherencia durante toda la novela, sería interesante revisar esta discrepancia para conseguir una mayor unanimidad.
  • En la página 67: «El gritó de mini Dor cruza los pasillos amplificándose con el metal».
    Este es un caso claro de despiste y de una tilde que quería protagonismo y no sabía cómo salir a escena. Sería el grito. A lo largo de la lectura, he encontrado casos similares:
    • En la página 108: «La suya debe de haber llegado a un punto límite y parece estar hecha de barró oscuro endurecido por el sol».
      Mismo caso que el anterior: una tilde con ganas de protagonismo: sería barro.
    • En la página 195: «Pasará un año de escasez y lloraran a sus muertos, pero comparado con los que sufren los hombres dentro de Matter».
      Llorarán.
  • En la página 145: «Después de acertar en el mismo punto de ayer y anteayer, no puedo evitar apartarme de él al sentir el dolor de la guja entrando en mi trasero».
    Nuevo caso de despiste. En esta ocasión se trata de una a que quería vacaciones: sería aguja.
  • En la página 218: «El tercer sorbo que doy a la asquerosa bebida de Leumas, me lleva a un estado de inconsciencia que no tarda en tumbarme».
    Otro caso de despiste, en este caso al mantener una coma entre el sujeto (el tercer sorbo que doy a la asquerosa bebida de Leumas) y el verbo (me lleva). Hay dos excepciones a esta regla, pero este no es el caso, por lo que habría que suprimir esa coma.
  • En la página 334: «Adelante, cuéntales como es nuestro mundo».
    En este caso, debemos añadir una tilde al cómo y no de la palabra átona como, ya que nos encontramos ante un adverbio interrogativo en una oración interrogativa indirecta.
  • En la página 339: «La miro para intentar de ver a Arthos en ella, eso es todo».
    Nuevo despiste de esos en los que, de tanta vez que leemos una frase, nuestro cerebro reconstruye la palabra que falta si no está. Sería intentar dejar de ver.
  • En la página 375: «En Patrio nos informan que Magnus se ha hecho con el mando de la ciudad».
    Este es un caso similar a lo que comentaba antes del leísmo. Al verlo de primeras, dado que en España los verbos advertir, avisar, cuidar, dudar e informar se construyen con la preposición de antes de la conjunción que, en mi cerebro salta la alarma de que estoy ante un queísmo. Sin embargo, en América no es así y el verbo se construye sin el de. Por tanto, hay dos formas de construcción aceptadas y el uso de la preposición no es obligatoria. Pero teniendo en cuenta que este libro está escrito y editado en España (y poniéndome tiquismiquis), creo que lo más correcto sería haber añadido la preposición: nos informan de que Magnus.

¿Y tú?
¿Has leído esta novela? ¿Qué te ha parecido?
¿Crees que últimamente tenemos la piel muy fina con según qué temas?

8 comentarios:

  1. Hola!
    Este libro no lo veo para mí, así que lo dejo pasar.
    Gracias por la reseña.
    Besitos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Estefanía:

      Vaya... bueno, así tienes hueco para otras lecturas ;) ¡Gracias de todas maneras por comentar!

      Un saludo imaginativo...

      Patt

      Eliminar
  2. ¡Hola, Patt! Debido a lo que nos contaste de esta reseña, tenía mucha curiosidad por leerla :D Recuerdo haberte visto mencionar en libro en redes sociales y en Goodreads y no te voy a negar que no me llamaba la atención, así que dudo que lo lea. Sobre las cosas que mencionas:
    - Qué guay lo de la presentación, yo he ido a muy pocas (si lo pienso, solo me acuerdo de dos), pero creo que son muy útiles para saber más detalles y poder decidir mejor si se quiere leer el libro del que se está hablando.
    - TOP TOP a lo de que parece que hay que medir cada palabra porque te pueden caer críticas enseguida. Yo creo que cada historia hay que valorarla en su contexto y si se dice algo que pueda ser considerado criticable, pues hay que mirar si se pretende aplaudir comportamientos negativos o si sencillamente es que es necesario para la trama. Si todos los personajes fueran 100% perfectos, adiós a los libros. Solo veríamos historias políticamente correctas que tal vez nos harían aburrirnos porque al final todas serían iguales.
    - "inventa vocabulario nuevo"... ya te imagino dando saltitos con ese asunto y analizando cada palabra jajaj Viendo los ejemplos, algo muy parecido ocurre en los libros de Ward. Ella también modifica palabras que conocemos para que sean diferentes. A ver, te pongo un par de ejemplos: "ahvenge" (se refiere a vengar y modifica solo el inicio de la palabra original "revenge") y "ghardian" (ya habrás adivinado que hace referencia a un guardián). En otras el significado no es tan claro, pero porque digamos que no es algo tan explícito o tiene matices respecto a lo que se entiende normalmente por esa palabra. Espero no haberte aburrido al salirme un poco de tu reseña, pero es que vi relación entre lo que dijiste y lo de los libros de Ward jaja
    - "El elegido"... ufff, entiendo perfectamente lo que dices y que te cueste aceptar que nadie haya hecho x cosa y que tal vez llegue éste y que lo logre (puede que incluso sin esforzarse mucho). Y qué curioso lo de que te pareciera más de nuestra sociedad o nuestro mundo, puede que el autor no se diera cuenta, pero es un fallo que puede ser importante.
    - El giro... eso sí que me llama la atención, si tanto te sorprendió, tuvo que ser bueno y eso es genial :D Cuando un libro logra dar un giro realmente inesperado, eso hace que mi opinión de él suela mejorar (mucho o poco, dependiendo del impacto).
    - Lo de las mayúsculas no me convencen :-/ ¿Ese personaje siempre grita? Para momentos ocasionales, lo vería bien, pero ver que siempre se pone en mayúscula lo que dice un personaje concreto creo que me molestaría. Veo que a ti no, así que puede que en este libro no quede mal.
    - Lo bueno de los errores es lo que dices de que no fueron engorrosos, sé que si lo hubieran sido, ni hubieras terminado el libro jajaj
    Tras terminas de leer tu reseña, sigo sintiendo una nula curiosidad por el libro en sí. Veo que hay varios detalles que te han gustado, pero no me convence.
    Sobre lo de las erratas:
    -Los de "aguja" y "dejar de ver" me parecen los más llamativos. Obviamente tienes razón en todos los demás, pero lo achaco a lo que tú misma dices de que son despiste (y no es que no tengan importancia, pero digamos que se pueden perdonar mejor). Por lo que nos habías dicho, no sé, tenía la sensación de que serían más jajaj Pero muy buenas explicaciones, todas muy profesionales :)
    Sin duda, con las horas que le has dedicado a esta reseña, mereces que te reconozcan el esfuerzo :D
    ¡Saludos! ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Omaira:

      Peroperopero... ¡menudo comentario! O.o Ay, ¡muchas gracias! Voy respondiendo por partes:

      - Desde luego lo de la presentación fue lo que me convenció para leer esta novela.
      - Totalmente de acuerdo contigo. Pero es que de verdad que últimamente hay que andarse con pies de plomo porque enseguida lo linchan a uno -_-'
      - ¡Sí, sí, sí! Tal cual te lo imaginas; yo lo leía y estaba toda emocionada jijiji. Y ¡nada de aburrirme! Qué curioso que también se haga algo similar en esa saga :)
      - Justamente ese detalle fue lo que hizo que el libro perdiera puntos, por decirlo así. No terminaba de creerme al protagonista y eso efectivamente es un problema.
      - ¡El giro fue brutal! A mí me dejó totalmente a cuadros. Tenía en la cabeza algo que pasaba, pero es que ni me imaginaba que volviera a aparecer de esa manera.
      - Jajajaja. ¿Sabes? Cuando en la presentación mencionaron ese detalle yo pensé lo mismo que tú, porque normalmente asociamos lo de las mayúsculas a un "grito escrito". En este caso parece ser que lo que quería simbolizar el autor era que el personaje tenía un vozarrón como muy profundo.
      - Cómo me conoces ya...
      - ¡Qué va! Tampoco había tantos. Lo que pasa es que, los que había, daban para mucho. Por eso al final me decidí a incluirlos. Me pareció muy interesante irlos analizando ;)

      De nuevo, ¡mil gracias por tu Omaira-comentario! ¡Me ha hecho muchísima ilusión! (Obviemos el hecho de que haya tardado mil años en responder, pero lo leí justo el día que lo recibí. Palabrita).

      Un saludo imaginativo...

      Patt

      Eliminar
  3. Hola! No conocía el libro pero me gusta mucho la premisa que trata y aunque no te haya terminado de enamorar no la descarto. Muchas gracias por la reseña.

    Un saludo!

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Beatriz:

      Es que, aunque pueda pulirse (¿y qué libro no podría pulirse?), este libro plantea algo muy interesante. Y solo por eso merece la pena leerlo ^^ A ver qué te parece...

      Un saludo imaginativo...

      Patt

      Eliminar
  4. Hola.
    Ya he visto alguna reseña de este libro y la verdad es que es un libro que si lo leo me va a gustar mucho, pero de momento no voy a leerlo, ya que me quiero quitar pendientes de encima primero, aunque lo tengo apuntado para leerlo si o si. Haber si este año lo leo.
    Gracias por la reseña.
    Nos leemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Carolina:

      Pues nada, nada, a reducir primero la lista de pendientes y ya me contarás cuando le encuentres un huequito ;) ¡Gracias por pasarte por este rinconcito una vez más!

      Un saludo imaginativo...

      Patt

      Eliminar

Imagina...

Tus comentarios también forman parte del blog. Muchísimas gracias por escribirlos; me encanta leerlos.

Si marcas la casilla "avisarme", recibirás mi respuesta en tu correo en un plazo de máximo de una semana. Aunque también puedes volverte a pasar por Devoim y descubrirla tú mismo/a. ¿Qué opción prefieres?


NOTA: La moderación simplemente la tengo activada para que no se me escape ningún comentario porque hace un tiempo, repasando entradas, me di cuenta de que había bastantes que no había leído en entradas antiguas y me dio mucha pena no haberlos visto en su momento.

Con la tecnología de Blogger.