RESEÑA: Rapsodia Gourmet de Muriel Barbery

diciembre 13, 2016

SINOPSIS
En el corazón de París, Pierre Arthens, el crítico de gastronomía más célebre del mundo, está a punto de morir. Admirado por algunos y odiado por muchos, Monsieur Arthens lleva años decidiendo el destino de los chefs más prestigiosos, destruyendo y construyendo reputaciones a su antojo. Ahora, en sus últimas horas de vida, su pensamiento se posa sobre algo mucho más sencillo: busca desesperadamente un sabor único, el sabor que un día le hizo feliz. Empieza así un viaje en el que Monsieur Arthens se pasea por los entresijos de su memoria gustativa, se sumerge en los paraísos de la infancia y rememora todo tipo de delicias culinarias. Junto a la voz del propio Arthens escuchamos la de aquellos que han vivido junto a él: familiares, vecinos, amantes, protegidos… e incluso su gato.

FICHA TÉCNICA:

Título: Rapsodia Gourmet
Título original: Une gourmandise
Autora: Muriel Barbery
Editorial: Planeta | Booket
Encuadernación: Libro de bolsillo | Rústica sin solapas
Número de páginas: 188
ISBN: 978-84-322-5117-7
Precio: 6,95 € (Otros formatos: Rústica con solapas: 15,00 €, EPUB: 6,99 €)

! Para más información, pincha aquí.

RESEÑA:

Una degustación a base de palabras

Después de maravillarme con La elegancia del erizo, no tardé un segundo en buscar otras obras de Muriel Barbery porque su pluma me había cautivado. Encontré otros dos títulos: este y La vida de los elfos. Dado que Rapsodia Gourmet (originalmente traducida por la editorial Zendrera Zariquiey como Una golosina) era anterior al otro, decidí seguir el orden y decantarme por este título primero.

Rapsodia Gourmet es el primer libro que escribió Barbery, con el cual ganó el Premio Meilleur Livre de Littérature Gourmande en el año de su publicación en Francia. En esta novela nos encontramos también en la calle Grenelle y, en esta ocasión, asistimos a los últimos dos días de vida del crítico más célebre del mundo, Pierre Arthens, personaje del que también oímos hablar en La elegancia del erizo. Se trata de una persona déspota y pagada de sí misma que, aunque es admirada (y temida), apenas tiene el afecto de nadie, aunque eso tampoco le quita el sueño. Su única pasión es la comida, pero no a modo de glotonería, sino como alcance de la perfección. A las puertas de la muerte, este crítico no consigue recordar un sabor  y este hecho lo tortura, por lo que trata desesperadamente de encontrarlo entre sus recuerdos.
He podrido y descompuesto a esos tres seres salidos de las entrañas de mi mujer, presentes que le ofrecía con indiferencia a cambio de su abnegación de esposa decorativa terribles presentes, si lo pienso hoy, pues ¿qué son los hijos sino monstruosas excrecencias de nosotros mismos, patéticos sustitutos de nuestros deseos no realizados? No son dignos de interés para quien, como yo, ya tiene con qué gozar en la vida, más que cuando se marchan por fin y se convierten en otra cosa aparte de nuestros hijos. No los quiero, no los he querido nunca, y ello no me produce remordimiento alguno.
Lo primero que me gustaría decir es que este libro se puede leer independientemente de La elegancia del erizo. Aunque nos encontramos en el mismo marco y ambas novelas comparten personajes, se trata de historias diferentes y no es necesario leer un libro para entender el otro.

Este libro está narrado en capítulos cortos, en los que se alterna el recuerdo de algún sabor por parte de Arthens con alguna reflexión acerca del crítico por parte de las personas que han convido con él o que le han conocido de cerca, como su mujer, sus hijos, su amante, la propia Renée (la portera), su ama de llaves o su gato Rick (la cual me ha resultado especialmente curiosa y ha sido de las que más he disfrutado).
Me llamo Rick. Mi amo tiene cierta propensión a atribuir nombres de cine a sus animales domésticos, pero que conste que su favorito soy yo. Sí, sí. sí.
[...]
¿Por qué Rick?, se preguntarán ustedes. Yo mismo me habré hecho esa pregunta un sinfín de veces, pero como no tengo palabras para formularla, fue letra muerta hasta una noche de diciembre, hace diez años, en que una señorita pelirroja que venía a casa del Amo a tomar el té le preguntó de dónde me venía el nombre, acariciándome suavemente el cuello [...]. El Amo respondió: «Viene del personaje de Rick en Casablanca, un hombre que sabe renunciar a una mujer porque prefiere ser libre.» Me di perfecta cuenta de que ella se puso rígida. Pero también me gustó esa aura de seductor viril con la que me gratificaba el Amo con su respuesta insolente.
Me ha resultado curioso encontrar entre estas dos novelas una similitud en la forma de narrar. Por una lado tenemos a las personas que opinan sobre nuestro protagonista, que, como se puede apreciar en el fragmento anterior, pueden dirigirse al lector, como si nos estuvieran contando a nosotros directamente lo que opinan (como ocurría a veces con Renée en La elegancia del erizo). Y por otro lado tenemos a Arthens. En cierta manera también nos habla, pero sus divagaciones me han recordado más al estilo del diario de Paloma; su manera de comunicarse está más distanciada del lector.

Rapsodia Gourmet es un libro que nos evoca sabores y nos hace degustar exquisiteces únicamente con la lectura. Sin embargo, una vez que has leído unas cuantas remembranzas, las partes dedicadas a Arthens empiezan a dejarte ir y la historia no te engancha tanto como al principio. Uno de los elementos que te hace seguir con la lectura son los testimonios de los allegados del crítico. Cada uno, con su voz propia, te atrapa en las pocas páginas que tiene reservadas (estos capítulos son más breves que los dedicados al protagonista) y hay algunos sumamente originales, como este fragmento a cargo de Violette, el ama de llaves:
El segundo motivo de que aprecie tanto al señor es un poco difícil de decir... ¡porque se tira pedos en la cama! La primera vez que lo oí, no entendí de lo que se trataba, por decirlo de alguna manera... Y luego pasó otra vez, eran las siete de la mañana, el ruido venía del pasillo del saloncito donde el señor dormía a veces cuando volvía tarde por la noche, fue como un estallido, un pum, pero muy fuerte, ¡nunca había oído nada igual! Entonces comprendí lo que era, ¡y me entró una risa, qué risa, madre, qué risa! Estaba doblada en dos de la risa, tanto que me dolía la tripa [...]. Como decía mi abuela, un hombre que se tira pedos en la cama es un hombre al que le gusta la vida. Y, no sé: eso hizo que lo viera como más cercano...
Por supuesto, el estilo de Muriel Barbery está presente en esta novela y es el segundo elemento (y no por ello menos importante) que salva esta novela de terminar como una lectura inacabada. La forma de escribir de esta autora es magnifica, deliciosa, nunca mejor dicho. Nos hace evocar sabores y texturas con un gusto exquisito.

En conclusión, Rapsodia Gourmet queda bastante lejos de la perfección de La elegancia del erizo en cuanto a historia, ya que no terminé de sentir empatía por el crítico y el libro podría haberse escrito quizás con alguna página menos. Sin embargo, si deseas reencontrarte con la narración de la autora (que era mi caso) lo disfrutarás porque creo que es una de las mejores plumas que nos podemos encontrar en la actualidad.

VALORACIÓN:

postimage postimage postimage


¿Y vosotros?
¿Habéis leído esta novela? ¿Qué os ha parecido?
¿Qué parte os ha gustado más: la de Arthens o la de los otros personajes?

26 comentarios:

  1. Hola!!
    No me llama demasiado, lo dejo pasar.
    Gracias por la reseña.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Estefanía:

      Muchas gracias a ti por pasarte por aquí de nuevo.

      Un saludo imaginativo...

      Patt

      Eliminar
  2. ¡Hola!

    Pues no he leído nada de la autora aunque sí he visto la película de La elegancia del erizo (y tampoco me maravilló...). Pero no sé, me ha llamado mucho la atención eso de que el libro te hace evocar sabores, me recuerda un poco a El perfume, que hace lo mismo pero con olores.

    ¡besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Irene:

      Yo la película la tengo pendiente. Respecto a los sabores, efectivamente, todo el libro va de buscar un sabor concreto y cada capítulo de Arthens está dedicado a un guiso o a un alimento. ¡Gracias por comentar!

      Un saludo imaginativo...

      Patt

      Eliminar
  3. Hola Patt!!
    Yo también hice lo mismo que tú... fui a buscar el libro a la biblioteca y fue una de mis lecturas de Noviembre, pero me llevé un chasco... A ver, hay que reconocer que la autora es buenísima escribiendo, eso no lo niego... escribir un libro entero describiendo las sensaciones que nos puede llegar a producir una comida, es admirable... y hay reflexiones muy buenas... pero me faltó la magia que encontré en La elegancia del erizo... si no recuerdo mal creo que le puse un 2,5 o u 3 sobre 5. Son dos libros muy, muy distintos...
    Un saludo!! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ana Belén:

      Yo investigué un poco antes de hacerme con el ejemplar, por lo que lo cogí sabiendo que no me iba a ofrecer una historia tan redonda como "La elegancia del erizo". Coincido contigo en que, a pesar de que tengan lugar en el mismo escenario, son dos historias muy diferentes. ¡Mil gracias por dedicarme un ratito de tu tiempo una vez más!

      Un saludo imaginativo...

      Patt

      Eliminar
  4. ¡Hola! En mi caso no he leído nunca a la autora y en principio no me parece un libro que me llame demasiado, y menos si no ha despertado en ti ningún tipo de empatía. Un besote :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Marya:

      Si quieres leer algo de esta autora, yo desde luego te recomiendo muchísimo más "La elegancia del erizo". ¡Gracias por tu comentario!

      Un saludo imaginativo...

      Patt

      Eliminar
  5. Hola!
    Pues aunque la historia me ha parecido interesante porque toda la ambientación que encierra una cocina me llama bastante la atención, además que el personaje que nos plantea me parece atractivo por su conducta y su búsqueda; considero que para conocer la pluma de esta autora debería iniciar con La elegancia del erizo que tan buenas opiniones tiene.
    Gracias por la reseña.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Isabel:

      Me parece que tienes toda la razón. Te recomiendo que leas "La elegancia del erizo" para conocer la pluma de la autora. Yo leí precisamente "Rapsodia Gourmet" para poder reencontrarme con su estilo aún a sabiendas de que la historia no iba a ser tan estupenda. ¡Gracias a ti por pasarte de nuevo por aquí!

      Un saludo imaginativo...

      Patt

      Eliminar
  6. Hola! No conocía este libro pero la verdad es que su argumento no me atrae así que esta vez lo dejaré pasar. Muy buena reseña.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Beatriz:

      Me alegro de que te haya gustado la reseña. ¡Gracias por volver a pasarte una vez más por este rinconcito!

      Un saludo imaginativo...

      Patt

      Eliminar
  7. No me llama mucho la atención, así que no creo que me anime a darle una oportunidad :/
    Además, hace un año mi tía me dejó un libro parecido a este y no me gustó nada, y casi que prefiero no arriesgarme :P
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Kiera:

      Entonces casi mejor déjale el hueco a otra lectura, sí. ¡Muchas gracias aún así por comentar!

      Un saludo imaginativo...

      Patt

      Eliminar
  8. No me llama la atención en esta ocasión, que también se agradece con tanto pendiente.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Margari:

      Pues sí, en eso tienes razón. Lo de los pendientes interminables es como una tortura china ;) ¡Gracias aún así por comentar!

      Un saludo imaginativo...

      Patt

      Eliminar
  9. ¡Hola! Pues me llama bastante la atención así que no descarto darle una oportunidad. Me alegra que te haya gustado^^.

    Un beso n.n

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Olga:

      Espero que te guste entonces si decides darle una oportunidad. ¡Gracias por tu comentario!

      Un saludo imaginativo...

      Patt

      Eliminar
  10. Intenté leer La elegancia del erizo, y no pude con él. Así que de momento no creo me ponga con este.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Natàlia:

      Recuerdo que me lo comentaste en el comentario correspondiente, así que no, casi que para ti no te recomiendo esta novela. ¡Gracias de todas formas por comentar una vez más!

      Un saludo imaginativo...

      Patt

      Eliminar
  11. Hola, no me llama mucho, gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Yennely:

      Gracias a ti por tu comentario.

      Un saludo imaginativo...

      Patt

      Eliminar
  12. Típico, te enamoras de un libro te un autor y enseguida te lanzas a leer toda su obra. Por desgracia, no suele ser lo mismo, y veo que aunque te ha gustado, tampoco ha sido nada del otro mundo.
    Al principio me llamaba la atención, el tema es original y el oficio del protagonista interesante, pero a medida que iba leyendo tu reseña me daba cuenta de que este libro no es para mí. Los fragmentos que has puesto no me han dicho nada y la trama parece demasiado intimista. Aún así, te prometo que tengo pendiente por darle una nueva oportunidad al del erizo.

    Un saludo a mi querida Patt imaginaria,
    Laura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Laura:

      Justamente. Eso sí, había leído reseñas y ya me avisaban que no era igual. Aún así me había quedado con ganas de más y por eso lo leí. No es nada del otro mundo, pero tampoco está mal. Eso sí, tú céntrate en "La elegancia del erizo", que ese sí que está bien. ¡Gracias por comentar!

      Un saludo imaginativo...

      Patt

      Eliminar
  13. Huy, acabo de enterarme que el libro del erizo tiene una película, ¿lo sabías?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ajá. Pero todavía la tengo pendiente. A ver si encuentro un hueco para verla.

      Un saludo imaginativo (con toques imaginarios)...

      Patt

      Eliminar

Imagina...

Tus comentarios también forman parte del blog. Muchísimas gracias por escribirlos; me encanta leerlos.

Si marcas la casilla "avisarme", recibirás mi respuesta en tu correo en un plazo de máximo de una semana. Aunque también puedes volverte a pasar por Devoim y descubrirla tú mismo/a. ¿Qué opción prefieres?


NOTA: La moderación simplemente la tengo activada para que no se me escape ningún comentario porque hace un tiempo, repasando entradas, me di cuenta de que había bastantes que no había leído en entradas antiguas y me dio mucha pena no haberlos visto en su momento.

Con la tecnología de Blogger.