Lectura quincenal - Septiembre 2018

Hace bastantes meses que no traigo un fragmento para esta sección, por lo que he pensado que sería buena idea publicar hoy una nueva lectura quincenal y así desempolvar el cuartito de las lecturas. En esta ocasión te traigo el primer capítulo de un cuento clásico que reeditó Siruela el año pasadoEl jardín secreto de Frances Hodgson Burnett (traducción de Isabel del Río Sukan) que nos habla sobre la entrañable historia de la pequeña Mary Lennox. A ver qué te parece...

¡Dentro primeras páginas!

El jardín secreto de Frances Hodgson Burnett [Siruela]

El jardín secreto


Frances Hodgson Burnett

.
.
I
No queda nadie

Cuando mandaron a Mary Lennox a vivir con su tío a la mansión de Misselthwaite, todo el mundo dijo que era la niña más desagradable que jamás se hubiera visto. Y era cierto: tenía el rostro afilado, el cuerpo escuálido, los cabellos apagados y lacios, la expresión agria. Su cabello era trigueño, pero también su faz era de ese color, y es que había nacido en la India y desde siempre había padecido una u otra enfermedad. Su padre había desempeñado un cargo oficial del Gobierno inglés y había estado siempre muy ocupado y también enfermo; su madre había sido una gran belleza a la que solo le gustaba ir a fiestas y divertirse con gente jovial. Nunca había querido tener una hija, de modo que cuando nació Mary la entregó a un aya, a la que se le dio a entender que para complacer a la memsahib, es decir el ama, había que evitar a toda costa que viera a la niña. Así pues, se la mantuvo oculta cuando era un bebé enfermizo, colérico y feúcho, y también cuando se convirtió en una niñita igualmente enfermiza y displicente. Mary no recordaba haber visto nada más que los oscuros rostros de su aya y de los demás criados indios, y, como siempre la obedecían y cedían en todo —pues la memsahib se enfadaba si la oía llorar—, cuando cumplió los seis años era la criatura más tiránica y egoísta que jamás había existido. La joven institutriz inglesa que llegó para enseñarle a leer y escribir dejó su puesto a los tres meses, tanto le desagradaba Mary; y las demás institutrices duraron incluso menos que ella. En fin, que si a Mary no le hubieran gustado de verdad los libros, nunca habría aprendido a leer. 

Una mañana de calor agobiante, cuando Mary tenía unos nueve años, se despertó muy enojada; y se enojó aún más al comprobar que la sirvienta que estaba a su lado no era su aya.

—¿Qué haces tú aquí? —le preguntó a la extraña—. No quiero que te quedes. Que venga mi aya. 

La mujer se sentía intimidada y, tartamudeando, le dijo que el aya no podía acudir; Mary se encolerizó y empezó a propinar golpes y patadas a la sirvienta, la cual se asustó todavía más y volvió a decir que el aya no podía ir a ver a la señorita sahib

Se respiraba algo misterioso aquella mañana. Nada se había hecho como se solía hacer, faltaban varios de los criados y aquellos a los que Mary vio parecían escabullirse furtivamente o corrían de un lado para otro con el rostro ceniciento y atemorizado. Pero nadie le decía nada, y su aya no acudía. Al avanzar la mañana, la niña se vio sola, de modo que salió al jardín y empezó a jugar por su cuenta bajo un árbol cerca de la galería. Jugaba a construir un macizo de flores, introduciendo grandes hibiscos de color escarlata en pequeños montoncitos de tierra, pero a medida que lo hacía su ira iba en aumento y musitaba para sí todo lo que pensaba decirle a Saidie, su aya, hasta los insultos que iba a proferirle a su regreso.

—¡Cochina! ¡Cerda! ¡Hija de cerdos! —decía, porque el peor insulto para un indio era que le llamaran cerdo. 

Apretó la mandíbula; estaba repitiendo estas palabras una y otra vez cuando oyó a su madre salir a la galería acompañada de alguien. Era un hombre joven, de cabellos claros, y los dos hablaban en voz baja y extraña. Mary conocía a ese hombre joven que parecía un niño; había oído que era un oficial recién llegado de Inglaterra. La niña se quedó mirándole, pero miró más fijamente a su madre. Siempre la miraba así cuando tenía ocasión de verla, porque la memsahib (Mary se refería a ella con ese nombre más que con ningún otro) era una persona alta, bella y esbelta, e iba siempre hermosamente ataviada. Sus cabellos parecían bucles de seda, tenía una pequeña y delicada nariz que parecía desdeñarlo todo, y en sus enormes ojos había una sonrisa. Los vestidos que llevaba eran de telas finas y livianas, y Mary decía que estaban llenos de encaje. Aquella mañana parecía que hubiera aún más encaje, pero sus ojos en absoluto sonreían, sino que se habían agrandado enormemente y estaban asustados y se elevaron de manera suplicante hacia el rostro del agraciado y joven oficial. 

—¿Tan grave es? ¿Lo es, lo es? —la oyó decir Mary. 

—Lo es —respondió el joven con voz temblorosa—. Es muy grave, señora Lennox. Tendrían que haberse ido ustedes a las montañas hace ya dos semanas. 

La memsahib se retorció las manos. 

—Ah, ya lo sé, ya lo sé —se lamentó—. Me quedé solo para poder ir a esa absurda fiesta. ¡Qué necia fui! 

Justo en ese momento, de las chozas de los sirvientes salieron tan poderosos gemidos que ella se asió fuertemente del brazo del joven, y Mary se echó a temblar de pies a cabeza. Aquellos gemidos fueron haciéndose cada vez más violentos. 

—¿Qué es eso? ¿Qué es eso? —dijo la señora Lennox, jadeante. 

—Alguien ha muerto —contestó el joven oficial—. No me había dicho usted que se hubiera declarado entre sus criados. 

—¡No lo sabía! —dijo la memsahib—. ¡Venga conmigo! ¡Venga conmigo! —Y se dio la vuelta y entró corriendo en la casa. 

Después sucedieron cosas terribles, y el misterio de aquella mañana le fue explicado a Mary. Se había declarado el cólera en su variante más nefasta, y la gente moría como moscas. 

Esa noche, el aya había caído enferma, y precisamente su muerte fue lo que desencadenó los espantosos gemidos de las chozas. Antes de que terminara el día ya habían muerto otros tres sirvientes y varios habían huido aterrorizados. El pánico cundía en todas partes, y en todas las viviendas había moribundos. 

Durante la confusión y el espanto del segundo día, Mary se escondió en su habitación, olvidada de todos. Nadie pensaba en ella, nadie la necesitaba, y empezaron a suceder cosas extrañas de las que no se enteró. Las horas fueron pasando, y Mary o lloraba o dormía. Lo único que sabía era que la gente estaba enferma y que se oían ruidos misteriosos y aterradores. En una ocasión entró en el comedor y lo halló vacío, aunque en la mesa aún quedaban restos de una comida sin terminar; parecía como si por algún motivo los comensales hubieran tenido que abandonar el lugar súbitamente y a toda prisa hubieran echado a un lado mesa, sillas y platos. La niña comió algo de fruta y unas galletas, y como tenía sed se bebió una copa llena de vino que allí había. Tenía un sabor dulce, pero Mary no se dio cuenta de lo fuerte que era. Pronto notó un intenso sopor y regresó a su habitación, donde se encerró de nuevo asustada por el griterío procedente de las chozas y por el ruido de pasos apresurados. El vino le había producido tal somnolencia que apenas podía mantener los ojos abiertos, se recostó en la cama y no se enteró de más durante un buen rato. 

Durante aquellas horas de sueño profundo sucedieron muchas cosas, pero no la despertaron ni los lamentos ni el ruido que se producía al sacar o introducir objetos y bultos en la vivienda. 

Cuando despertó, se quedó recostada en la cama mirando a la pared. En la casa reinaba la quietud; es más, nunca había habido tal silencio. No se oían voces ni pasos, y Mary pensó que a lo mejor ya se había recuperado todo el mundo del cólera y habían acabado los problemas; se preguntó quién cuidaría de ella ahora que había muerto su aya. Habría un aya nueva, se dijo, que quizá le narraría otros cuentos, porque ya estaba hastiada de los relatos de siempre. La muerte de su aya no le provocó ganas de llorar, pues no era una niña afectuosa y nunca le había preocupado nadie. Lo que sí sintió fue miedo e ira: el ruido y el ajetreo y los gritos y las quejas del cólera la habían asustado, y se enfadó porque nadie parecía recordar que seguía viva; y es que todos estaban demasiado atemorizados como para acordarse de una niña a la que nadie tenía ninguna simpatía. Parece ser que cuando uno está enfermo de cólera, se dijo, no se acuerda de nadie más que de sí mismo; pero si todos se habían repuesto de la enfermedad, siguió razonando, seguramente alguien se acordaría de ella e iría a buscarla. 

Sin embargo nadie llegó, y mientras la niña esperaba recostada la casa parecía cada vez más silenciosa. Oyó de pronto un susurro en la alfombra, y vio una pequeña culebra que se deslizaba por el suelo y la observaba con ojos que parecían gemas. Pero no se asustó, porque era una criatura inofensiva y parecía tener prisa por salir de aquella habitación. Mary vio cómo se escabullía por debajo de la puerta. 

—Qué extraño y silencioso está todo —dijo—, ¡es como si en la casa no hubiera nadie más que la culebra y yo! 

Un instante después se oyeron pasos, primero en la empalizada y luego en la galería. Eran pasos varoniles; varios hombres entraron en la casa y hablaron en voz baja. Nadie salió a recibirlos y se les oía abrir puertas y buscar en las habitaciones. 

—¡Qué desolación! —oyó que decía una de las voces—. ¡Una mujer tan hermosa, tan hermosa! Supongo que también la niña... Me dijeron que había una niña, aunque nadie llegó a verla nunca. 

Mary estaba de pie en medio de su habitación cuando abrieron la puerta al cabo de unos minutos. Era una criatura poco agraciada, de expresión desabrida, y tenía el ceño fruncido porque había empezado a tener hambre y a sentir que, vergonzosamente, se habían olvidado de ella. El primero que entró era un oficial muy alto al que en una ocasión había visto conversar con su padre. Parecía cansado y abatido, pero cuando la vio se sobresaltó de tal modo que casi dio un salto hacia atrás. 

—¡Barney! —exclamó—. ¡Aquí hay una niña! ¡Una niña sola! ¡En un lugar como este! Dios mío, ¿quién es? 

—Soy Mary Lennox —dijo la niña irguiéndose muy tiesa. Le pareció que el hombre era muy maleducado al llamar a la casa de su padre «un lugar como este»—. Mientras todos tenían el cólera —siguió diciendo—, yo me quedé dormida, y me acabo de despertar. ¿Por qué no viene nadie? 

—¡Es la niña a la que nadie ha visto nunca! —exclamó el oficial volviéndose a sus compañeros—. Pero ¡si se han olvidado de ella! 

—¿Por qué se han olvidado de mí? —dijo Mary golpeando el suelo con el pie—. ¿Por qué no viene nadie? 

El joven que se llamaba Barney la miró con gran tristeza. A Mary incluso le pareció ver que pestañeaba para ahuyentar las lágrimas. 

—¡Pobre criatura! —dijo—. No vienen porque no queda nadie. 

Y así fue como, de una extraña y súbita manera, Mary se enteró de que no tenía ni padre ni madre, de que habían muerto y se los habían llevado de noche, de que los pocos criados que no habían perecido habían huido de la casa a toda prisa, y de que ninguno se había acordado de que existía la señorita sahib. Por eso había un silencio tal; y era verdad, por tanto, que en la casa no había habido nadie más que ella misma y la pequeña culebra susurrante.

! Para consultar la ficha de este libro, pincha aquí.


¿Qué te ha parecido esta lectura quincenal?
¿Te animarías a seguir leyendo este libro habiendo leído estas líneas?
¿Qué opinas de los comienzos tan trágicos en historias protagonizadas por niños?

12 comentarios:

  1. ¡Oh, qué buen libro! Se ha ganado un lugar en mi lista de pendientes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, María Angélica:

      ¡Qué bien! Espero que lo disfrutes un montón. ¡Gracias por tu comentario!

      Un saludo imaginativo...

      Patt

      Eliminar
  2. ¡Hola!

    No lo conocía pero me llama bastante la atención así que lo mas probable es que le de una oportunidad.
    Muchas gracias por la entrada ^^

    Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Yadira:

      Pues si finalmente lo lees, espero que le des una oportunidad ^^ Gracias por comentar.

      Un saludo imaginativo...

      Patt

      Eliminar
  3. ¡Hola, Patt! ^^

    Sí, sí, sí, ¡por fin me paso por aquí! :D ¡Y con qué entrada! Mira que he empezado pensando "nah, seguro que no me llama" y al final la pobre niña me tenía intrigada. Ojo, porque menuda mala hostia se gasta - por amor de Dios, ¿no está su querida aya y le da palos a la otra? Uf, muy duro, ¿eh?
    Nada, Patt, que me llevo apuntado el libro ;D
    ¡Un besazo muy pero que muy grande y que pases un maravilloso fin de semana, guapísima! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Carme! ¡Pero qué sorpresa! Y sí, sí, la niña parece que tiene carácter. Yo tengo muchísimas ganas de leer este libro. Lo tengo apuntado desde que anunciaron su reedición pero por a o por b al final no me he hecho con él. Eso sí, pensando en lecturas quincenales me he dicho... humm... ¡tengo que poner este libro! Igual podemos leerlo juntas y todo (guiño). ¡Gracias por volver por este rinconcito!

      Un saludo imaginativo...

      Patt

      Eliminar
  4. Hola Pattinson! !necesitamos seguir leyendo. Ya nos comimos las puntas de nuestras garritas. Ohhhhh! !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Buho:

      ¿Pattinson? XD Ay, el corrector, el corrector... Tranquilas, a mí también me ha jugado malas pasadas... A lo que vamos... Me alegro de que os haya gustado el fragmento y os haya dejado con ganas de leer más. ¡Gracias por pasaros una vez más por aquí!

      Un saludo imaginativo...

      Patt

      Eliminar
  5. Hola!
    Pues la verdad es que pinta muy bien, pero como mis pendientes cualquiera de estos días acaban conmigo lo dejaré pasar por el momento. Como consiga abajar la lista, me lo apunto sin dudarlo
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Zaskya:

      Es que tiene muy buena pinta. ¡Gracias por tu comentario!

      Un saludo imaginativo...

      Patt

      Eliminar
  6. ¡Hola Patt! A mí me suena este libro de haber visto alguna peli hace muchos años y no gustarme nada XD No sé si es la misma historia pero siendo un clásico me da que sí, así que no me animaría a leer el libro por ese mal recuerdo :S
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Alhana:

      ¿Ah, sí? Vaya... qué faena. Quizás no fuera una buena adaptación, pero te entiendo: cuando algo te deja mal sabor de boca... no hay ganas de arriesgarse de nuevo. ¡Gracias aun así por comentar!

      Un saludo imaginativo...

      Patt

      Eliminar

Imagina...

Tus comentarios también forman parte del blog. Muchísimas gracias por escribirlos; me encanta leerlos.

Si marcas la casilla "avisarme", recibirás mi respuesta en tu correo en un plazo de máximo de una semana. Aunque también puedes volverte a pasar por Devoim y descubrirla tú mismo/a. ¿Qué opción prefieres?


NOTA: La moderación simplemente la tengo activada para que no se me escape ningún comentario porque hace un tiempo, repasando entradas, me di cuenta de que había bastantes que no había leído en entradas antiguas y me dio mucha pena no haberlos visto en su momento.

Con la tecnología de Blogger.