CRÍTICA TEATRAL: "Óscar o la felicidad de existir" [Sala Arapiles 16]

Oscar o la felicidad de existir [Sala Arapiles 16]

Texto: Éric-Emmanuel Schmitt
Versión: Juan José de Arteche
Dirección: Juan Carlos Pérez de la Fuente
Argumento:

Óscar o la felicidad de existir es la historia de una complicidad: la de Óscar, un niño de diez años enfermo de leucemia y la de Mami Rosa, la voluntaria que le visita todos los días en el hospital. Con valentía, con imaginación y también con buen humor, Mami Rosa compartirá los últimos doce días de la vida de Oscar, tejiéndose entre ambos una intensa relación de amor y amistad, relación que nos irá introduciendo en los grandes misterios de nuestra existencia.
Óscar o la felicidad de existir es un canto a la vida y a la imaginación.

La lección de Óscar


Hay historias que no significan lo mismo si las protagoniza un niño. Los niños cuentan las historias de otra manera. Sin tabúes. Sin filtros. Sin vocabulario políticamente correcto. Y precisamente por eso la historia de Óscar o la felicidad de existir es especial. No era la historia de un enfermo de leucemia, sino de un niño enfermo de leucemia.

Mami Rosa/ÓscarEse niño es Óscar, un niño de 10 años que ha tenido la mala suerte de que su trasplante de médula no haya salido bien. Como enfermo terminal, vive en el hospital con visitas semanales de sus padres. Sus amigos son otros niños enfermos: Bacon (que sufre de graves quemaduras), Palomitas (que pesa 98 kg con solo 10 años), Peggy Blue (que padece "la enfermedad azul" o una cardiopatía cianótica congénita) o Sarita (que también sufre de leucemia). La mayoría de ellos tienen un mote que los relaciona con la enfermedad que sufren de una manera poco políticamente correcta, pero no por ello poco cargada de humor. Porque hay momentos en los que recurrir al humor es lo único que te puede ayudar a sobrellevar ciertas situaciones.

Pero sin duda, la persona con la que más habla Óscar en esos últimos días de su vida es con Mami Rosa, una voluntaria que lo trata de una forma diferente al resto de los adultos. Por ejemplo, Óscar no entiende por qué nadie le dice que se va a morir y ella, en vez de intentar cambiar de tema o negarlo, le dice: "¿por qué te lo van a decir si ya lo sabes?" Entre los dos surge una confianza y una amistad envidiable basada en la sinceridad.
MAMI ROSA: Todo el mundo va a morir.
ÓSCAR: Ya, pero yo el primero.
Oscar et la dame rose (Oscar y Mamie-Rose, 2002) es la novela en el que se inspira esta obra que nos trae Juan Carlos Pérez de la Fuente. Forma parte de la llamada Trilogía de lo Invisible, que está ambientada en las grandes religiones: a esta obra ambientada en el cristianismo, la acompañan Milarepa (que se contextualiza en el budismo) y El Señor Ibrahim y las flores del Corán (basada en en el judaísmo y el islam), cuya adaptación cinematográfica te recomiendo encarecidamente.

Tanto en Óscar o la felicidad de existir como en la novela que la inspira, Mami Rosa le propone un juego a Óscar: escribir a Dios explicándole cómo se siente cada día que pasa y cerrar la carta pidiendo un deseo. Además, cada día que pase serán, en realidad, diez años. Gracias a esto, en 12 días Óscar experimentará lo que sería una vida completa, con sus alegrías y sus problemas.

¿Pero y lo de Dios? ¿Se trata de un texto adoctrinante? Es cierto que el tema religioso está ahí y de alguna manera está relacionado con alcanzar la paz y poder enfrentarse a lo que a todos nos espera al final del camino. Pero también es verdad que cada persona, dependiendo de si es creyente o no, lo podrá entender de una manera distinta. ¿Que quizás podría haberse contado esta historia sin meter la religión de por medio? Probablemente, pero entonces estaríamos hablando de otra obra. En cualquiera de los casos, Óscar o la felicidad de existir es una lección de vida, una obra que nos empuja a vivir cada día como si fuera el último, a "mirar cada día el mundo como si fuera la primera vez". Porque, como dicen estas locuciones latinas tan conocidas: carpe diem, tempus fugit.
ÓSCAR: Si voy a estarme fijando en lo que dicen los idiotas, no me quedará tiempo para fijarme en lo que dicen los inteligentes.

Yolanda Ulloa en Óscar
Fotógrafo: Nacho García
Yolanda Ulloa es la actriz que da vida a todos los personajes de la obra. Su actuación desprende expresividad y versatilidad. Con cambios de voz y de lenguaje corporal es capaz de transmitir  al espectador cuál es el personaje que está hablando en cada momento, sin indicar su nombre.

El texto de Juan José de Arteche nos cuenta la terrible historia de Óscar sin caer en el dramatismo y lo lacrimógeno. A mí me sorprendió no emocionarme tanto con según qué momentos como podía haberlo hecho si hubieran estado contados sin tanta mordacidad y humor, pero creo que es uno de los grandes valores del estilo de esta obra.

La escenografía mezcla lo rústico (cajas de madera) con lo moderno (luces de neón y diseños modernistas en pantallas). El trabajo de iluminación para marcar cada día que pasa, distintos escenarios de la historia (como las escaleras o un hogar) o destacar un momento de la narración funciona.

Óscar o la felicidad de existir es una de esas obras que he descubierto por casualidad y de la que he salido más satisfecha que de otra con mucho renombre a la que pueda ir con muchas expectativas. Eso es lo que me gusta de las obras que ofrecen el teatro alternativo, el teatro de laboratorio o el teatro-escuela. Suelen ofrecer un tipo de teatro más íntimo, más especial, que te llega más dentro. Como en todo habrá excepciones, pero eso no quita que de estos centros de creación salgan algunas de las mejores piezas de la cartelera. Sin duda, Óscar o la felicidad de existir es una obra de lo más recomendable.


Valoración:

postimage postimage postimage postimage

¿Dónde y cuándo se representa Óscar o la felicidad de existir?

Esta función se representa actualmente en la Sala Arapiles 16 de Madrid hasta el 22 de abril de 2018 en los siguientes horarios:
  • Jueves, viernes y sábados, 20:00 horas
  • Domingos, 19:00 horas

! Para más información, pincha aquí.

8 comentarios:

  1. Hola! Tiene pinta de entretenida, lástima que no quede más cerca. Gracias por la crítica.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Beatriz:

      Ay, la distancia... ¡Qué mal! En fin... espero que llegue hasta donde vives. ¡Gracias por volver a estar por aquí la primera!

      Un saludo imaginativo...

      Patt

      Eliminar
  2. Lo más interesante de esta obra, sin duda alguna, es como consigue transmitir un tema serio y doloroso como es una enfermedad terminal infantil sin caer en la lágrima fácil, manteniendo un optimismo realmente inspirador, así como una candidez y una alegría de vivir enternecedoras.

    Yolanda ha estado increíble. Como mencionas en el texto, consigue expresar con los cambios de voz distintos matices entre Óscar y los otros niños, o Mami Rosa. Merece todos y cada uno de los aplausos recibidos.

    En lo personal, me ha gustado. Me ha encantado ese punto intermedio perfecto con el que consiguen expresar una historia realmente triste pero contada con una dulzura muy especial. Creo que hacen falta más historias como esta, narradas con sutileza, en la actualidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola de nuevo, Gold:

      ¡La has visto! ¡Bien! ¡Qué ilusión! A mi la obra me encantó. Ese humor para contar una historia tan dura fue todo un acierto. Y sí, Yolanda está increíble. ¡Gracias por compartir tus impresiones!

      Un saludo imaginativo...

      Patt

      Eliminar
  3. No tiene mala pinta.
    La verdad es que hace tiempo que no vamos al teatro y nos gustaría cambiar eso.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Twins:

      Pues nada, solo hay que mirar la cartelera. Esta obra desde luego es una gran opción.

      Un saludo imaginativo...

      Patt

      Eliminar
  4. ¡Hola Patt! Qué gusto leerte, que se te echa mucho de menos. Lo que me gusta de tus críticas teatrales es que muchas veces nos traes obras con un argumento poco habitual, que me cuesta imaginar representado en un escenario. No ho sé, esta obra por ejemplo, no termino de ver cómo puede ser representada. Entre las cosas que no me han quedado claras, ¿cuántos actores hay?
    Sobre la trama, me parece interesante el tema, y me gusta que tenga humor, pero no sé, no me convence eso de que no tenga tanto dramatismo como podría tener. Y por mi parte, lo de la religión no lo veo un problema.

    Un saludo teatral,
    Laura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Laura:

      Oooooins... ¡que me echas de menos! (Emoticono de monito tapándose la cara). Bueno, bueno, a lo que íbamos...

      Me ha hecho gracia tu pregunta sobre los actores. Perdón. Te respondo, te respondo: solo hay una: Yolanda Ulloa. Ella va como cambiando las voces y el lenguaje corporal para hacer de un personaje u otro. Es estupendo verla.

      Lo del dramatismo es una de las cosas a las que le di más vueltas. A mí no me emocionó tanto como me había pensado que haría, pero en los aplausos me giré y había mujeres y hombres llorando a lágrima viva.

      ¡Gracias por comentar!

      Un saludo imaginativo...

      Patt

      Eliminar

Imagina...

Tus comentarios también forman parte del blog. Muchísimas gracias por escribirlos; me encanta leerlos.

Si marcas la casilla "avisarme", recibirás mi respuesta en tu correo en un plazo de máximo de una semana. Aunque también puedes volverte a pasar por Devoim y descubrirla tú mismo/a. ¿Qué opción prefieres?


NOTA: La moderación simplemente la tengo activada para que no se me escape ningún comentario porque hace un tiempo, repasando entradas, me di cuenta de que había bastantes que no había leído en entradas antiguas y me dio mucha pena no haberlos visto en su momento.

Con la tecnología de Blogger.