Lectura quincenal - Noviembre 2017

La lectura quincenal que te traigo hoy es uno de los epígrafes de un libro que me estoy leyendo muy poquito a poco, saboreando cada página. Se trata de Manual de remedios literarios de Ella Berthoud y Susan Elderkin y fue un regalo muy especial para mí. El objetivo de esta obra es sugerirnos lecturas para distintos males que podamos estar sufriendo para intentar curarnos  (o por lo menos, mejorarnos) con ellas. Por eso, el libro no está dividido en capítulos como tal, sino en breves apartados que corresponden a alguna afección, que pueden ser tan dispares como el abandono, la glotonería, la ludopatía, la falta de humildad o la obsesión por el orden.

Ya que mi última reseña trataba el tema del acoso escolar, se me ha ocurrido seguir con esa temática y, por eso, hoy te traigo como lectura quincenal las líneas que estas dos autoras dedican a este mal, que pretenden ayudarte a superar con estas dos lecturas: Ojo de gato de Margaret Atwood y Tomás Brown en la escuela de Thomas Hughes.

Manual de Remedios Literarios de Ella Berthoud y Susan Elderkin [Siruela]

Manual de remedios literarios

Cómo curarnos con libros

Ella Berthoud y Susan Elderkin

.
.
Acoso escolar
____________________________

Ojo de gato
MARGARET ATWOOD

Tomás Brown en la escuela
THOMAS HUGHES
____________________________

El acoso adopta muy diversas formas. Entre chicos, suele ser físico y agresivo. Entre chicas, verbal y perverso. Y aunque tendemos a considerarlo un fenómeno propio de la infancia y la adolescencia, también se da entre adultos, tanto en casa como en el trabajo. Nuestros dos remedios son para el acoso escolar, pero contienen un ingrediente común a todos los tipos de acoso: la vergüenza o la confusión que, al menos al principio, impiden a la víctima ver la realidad de la situación y pedir ayuda. Si sospechas que estás siendo víctima de algún tipo de acoso, estas novelas te darán un poco de perspectiva. En ellas identificarás las técnicas que utilizan los abusones para imponer su autoridad. Y, dependiendo de si eres de los que se achantan o de los que pelean, reconocerás una y otra reacción.

Cuando, en la escalofriante novela de Margaret Atwood Ojo de gato, Elaine regresa a Toronto de adulta con motivo de una retrospectiva de su obra pictórica, se pregunta si se encontrará con su antigua amiga Cordelia y qué le dirá si la ve. Cordelia era la más dominante y seductora de las tres compañeras de clase de las que Elaine se hizo inseparable (las otras dos era Carol y Grace), a la que más deseaba complacer. Cada vez que Cordelia tenía uno de sus «días amistosos», cuando pasaba el brazo por debajo del de Elaine y cantaba y se reía con ella, Elaine se sentía agradecida... y tensa. Y es que sabía que, tarde o temprano, Cordelia dejaría de ser su amiga para convertirse en su enemiga y, al ser la cabecilla del grupo, animaría a Carol y a Grace a hacer lo mismo. Cuando, en Toronto, Elaine encuentra una canica con aspecto de ojo de gato que le regaló su hermano Stephen por aquella época, aflora a la superficie un recuerdo traumático que había mantenido apartado de su memoria durante años.

Cualquiera que haya sufrido acoso escolar reconocerá esa parálisis emocional de Elaine y no se sorprenderá de que no consiga apartarse del perjudicial trío. A menudo las víctimas tardan en darse cuenta de que lo son y, con lo que puede parecer una extraña actitud de complicidad, se sienten atraídas por el abusón y desean su aceptación al tiempo que temen su rechazo y su desprecio. Igual que Elaine, pueden acabar tan anuladas que no tienen ni la confianza en sí mismas ni las fuerzas necesarias para imponerse a quienes las acosan (si es tu caso, consulta autoestima, problemas de). No será hasta que las cosas vayan demasiado lejos cuando Elaine reaccione y se dé cuenta de que tiene la capacidad de apartarse de esa situación si lo desea: «Es como dar un paso al vacío, creyendo que el aire te sostendrá. Y así es». Si descubres que te encuentras en una dinámica parecida a la de este grupo, aprende a apartarte antes de quedar anulado.

Tom no se achanta de esta forma ante su abusón en Tomás Brown en la escuela, de Thomas Hughes. En cuanto llega a la escuela Rugby, el horrible Flashman, un chico mayor que él, hace todo lo posible por amargarle la existencia. Le amenaza y le agrede físicamente, y todo llega a un punto crítico cuando Flashman incita a otros chicos a quemar a Tom en una chimenea. Es en ese momento cuando Tom decide tomar medidas contra las injusticias que sufren él y sus compañeros a manos de los abusones del colegio. Es una ayuda que Tom se haya hecho fuerte y valiente y, sobre todo, que se haya ganado el respeto de otros chicos mayores que él, uno de los cuales acude en su ayuda para vencer a Flashman.

El triunfo de Tom sobre sus opresores te dejará eufórico e inspirado, aunque lo que quizás te resulte más catártico son las referencias que hace Hughes a los daños duraderos ocasionados a Tom. ¿Quién sabe cuánto tardarán en desaparecer las cicatrices emocionales? En el caso de Elaine, en Ojo de gato, duran hasta la mediana edad, pero consigue superarlas visitando el escenario de sus traumas infantiles. Deja que estas dos víctimas literarias te den ánimos. Es posible que hayan sufrido los efectos del acoso escolar durante mucho tiempo, pero al final sus experiencias les han acabado haciendo más fuertes.

! Para consultar la ficha de este libro, pincha aquí.


Obviamente, antes de terminar esta entrada, me gustaría matizar la conclusión que aparece en este remedio. Al leerla, puedes interpretar que parece que el acoso escolar tiene su punto positivo porque "te hace más fuerte", pero no hay que olvidar que hay personas que se quedan por el camino. Por eso, lo que debería suceder es que nadie lo tuviera que sufrir. Eso sí, si por desgracia, te encuentras en ese grupo de víctimas de los llamados abusones, quizás (y solo quizás) estas lecturas puedan ayudarte (entre otras cosas) para ver que de todo eso se puede salir. Te lo dice alguien que habla desde la experiencia. Y, si a todo esto, le añades como banda sonora esta canción de Taylor Swift, te sentirás a tope y listo/a para hacerte valer y mandar a esos abusones a paseo.

¿Qué te ha parecido esta lectura quincenal?
¿Crees que hay males que pueden curarse con libros?
¿Te animarías a seguir leyendo este libro habiendo leído estas líneas?

14 comentarios:

  1. Hola Patt,

    Es un libro al que ya le eché el ojo cuando lo vi en las librerías en su día... me acuerdo que lo "hojeé" por encima y que me pareció muy bien estructurado e interesante...
    Mmmm... Ojo de gato de Margaret Atwood... qué interesante!! Aún tengo pendiente leer El cuento de la criada, de la misma autora...

    Un saludo!! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ana Belén:

      Es una maravilla de libro... ¡y me está dando tantas sugerencias de lecturas! Además, ahora que entramos en fechas navideñas, es una gran opción como regalo.

      Yo también tengo pendiente leer "El cuento de la criada". Lo leeré en febrero con el club de lectura Una habitación violeta. ¡Gracias por volver a pasarte por aquí!

      Un saludo imaginativo...

      Patt

      Eliminar
  2. ¡Hola!

    Yo sí creo que haya males que se puedan curar con un buen libro, ya que de ellos aprendemos más de lo que llegamos a imaginar. Me apunto el de Margaret Atwood, que es una autora que este año está conociendo mucha más gente por sus series <3

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Juan:

      Totalmente de acuerdo contigo y me alegro de que te lleves apuntado un título. Estaré atenta a tu blog para cuando lo reseñes. ¡Gracias por comentar!

      Un saludo imaginativo...

      Patt

      Eliminar
  3. ¡Hola, Patt! ^^

    ¡La virgen, la de tiempo que hace que no me paso por aquí! En mi defensa diré que lo de ir de culo lo voy a convertir en deporte. En serio, así no se puede jajajajajaja Vale, no conocía el libro (qué raro, lo sé... tampoco estoy al día, maravilloso xD), pero siempre es maravilloso cuando una novela/recopilación/etc. tiene un punto personal, eso que la hace especial. Ya dicen que cada objeto tiene una historia.
    Más cositas. El acoso escolar. Uf. Un tema muy duro. Nadie se merece sufrirlo. Nadie se merece sentirse inferior, intimidad@. Nadie tiene porqué querer llorar cada lunes cuando hay que ir a clase. Es que es de traca. Los abusones dan asco. Las abusonas dan asco. Así de claro. Sencillito, sí, sí. Horrible también eso de que haya gente que vea cómo otro alguien le jode la vida a un tercero y cierre la boquita. Hay que ser un poquito valiente, ni que sea de vez en cuando. Gracias.
    Personalmente, no creo que sea bueno que alguien tenga que hacerse más fuerte a causa de algo tan horrible. Ojo, que todo el mundo tiene su historia y, ¡claro que sí!, tod@s nos hacemos fuertes a base de recibir golpes por parte de esta locura de vida. Pero bueno, tampoco quiero ponerme melodramática xD
    Una entrada genial, Patt, como siempre ^^ A ver si puedo estar más pendiente de tu blog >.<
    Así como último comentario... si la vida te da una hostia, te levantas y se la devuelves más fuerte. Ser valiente, más que una opción, tendría que ser una obligación.
    ¡Un besazo muy pero que muy grande y que pases un maravilloso fin de semana, guapísima! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Carme:

      ¡Bienvenida de vuelta! Veo que has venido pisando fuerte: ¡menudo discurso en contra de los abusones! (clap, clap, clap). Y sí, es que eso: si superas el acoso, obviamente te haces más fuerte, pero no por ello eso es algo positivo. Solo es una consecuencia. Pero hay gente que no lo consigue. ¡Gracias por comentar!

      Un saludo imaginativo...

      Patt

      Eliminar
  4. ¡Hola! No conocía este libro pero me alegra que lo hayas recomendado aquí porque me parece muy interesante y me llama mucho la atención. Espero leerlo muy pronto^^.

    Un beso n.n

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Olga:

      ¡Seguro que te encantará! ¡Gracias por pasarte!

      Un saludo imaginativo...

      Patt

      Eliminar
  5. Hola!

    Me parece super curioso el libro, no lo conocía y sin duda puede ser un muy buen remedio para varios momentos, así que lo buscaré.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Esther:

      ¡Qué bien! Espero que lo disfrutes muchísimo. ¡Gracias por tu comentario!

      Un saludo imaginativo...

      Patt

      Eliminar
  6. ¡Hola, Patt! Conozco este libro, pero no sé de qué, juraría que alguien me lo mencionó, pero no estoy segura...
    Sobre el extracto que pones: opino como tú, en verdad, vale, puede que a algunas personas las haga más fuerte superar a algo así, pero también las puede destrozar emocionalmente para toda la vida. Lo ideal está claro que sería que nadie lo sufriera. Parece que la sociedad va a avanzando en tecnología, investigación y muchas cosas más, pero en comportamiento parece que retrocede en algunos aspectos. ¿Por qué alguien tiene que disfrutar dañando a otra persona?
    No había escuchado la canción de Taylor Swift, pero lo acabo de hacer y me parece que sí que es motivadora, en plan "lo superaré, pero tú nunca dejarás de ser alguien como eres y eso sí que es malo".
    No creo que vaya a leer el libro, la verdad es que no me llama la atención su estilo, pero no niego que es curioso.
    ¡Saludos! ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Omaira:

      ¡Qué memoria! Alguien tiene que comer rabitos de pasa... Esa pregunta que haces... es una muy buena pregunta (valga la redundancia), pero no sé responderte. Para mí también es un misterio.

      ¿No conocías esa canción? ¡Vaya! Ahí sí que me has dejado sorprendida. ¡Gracias por tu comentario!

      Un saludo imaginativo...

      Patt

      Eliminar
  7. Buffff, el acoso escolar es una de las lacras sociales con las que debemos de convivir actualmente, y lo más duro de todo es pensar no solo en la edad de la víctima sino en la de los acosadores, ¿qué futuro social estamos construyendo?
    En cuanto al libro, hace tiempo que me llama la atención y creo, almigual que tú, que es para ir leyéndolo poco a poco.
    Un besin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Anuca:

      Efectivamente, eso es lo peor: la edad a la que se produce el acoso... Desde luego, es un libro muy recomendable que te puede dar muchísimas ideas sobre futuras lecturas y... un gran regalo para la lista de los reyes. ¡Muchísimas gracias por volver por aquí!

      Un saludo imaginativo...

      Patt

      Eliminar

Imagina...

Tus comentarios también forman parte del blog. Muchísimas gracias por escribirlos; me encanta leerlos.

Si marcas la casilla "avisarme", recibirás mi respuesta en tu correo en un plazo de máximo de una semana. Aunque también puedes volverte a pasar por Devoim y descubrirla tú mismo/a. ¿Qué opción prefieres?


NOTA: La moderación simplemente la tengo activada para que no se me escape ningún comentario porque hace un tiempo, repasando entradas, me di cuenta de que había bastantes que no había leído en entradas antiguas y me dio mucha pena no haberlos visto en su momento.

Con la tecnología de Blogger.