sábado, 30 de junio de 2012

Gana un ejemplar de "Mírame y dispara"

0 imaginaciones

El blog de Wendy sortea hasta las 00:00 horas de hoy un ejemplar de la novela Mírame y dispara. Si quieres saber más sobre cómo participar, pincha aquí.

viernes, 29 de junio de 2012

Lectura quincenal

0 imaginaciones

Reunión familiar

Juan Aparicio Belmonte


Soñando con el mar, yo atravesaba mi barrio cuando divisé a mi primo Javito. Nada me apetecía menos que encontrármelo. Su verborrea venía cargada de una halitosis cuyos efectos apenas menguaban poniendo distancia y que traspasaba cualquier pañuelo que uno se llevara a la nariz. Además, era mi primer día de vacaciones y volvía a casa con ganas de hacer las maletas y marcharme a la playa cuanto antes, olvidarme del vecindario: de mi primo Javito, entre otros.
Él estaba a la entrada del bar Victoria, andando de un lado para otro, pero cuando cambié de acera, su vista de lince me detectó y su boca de perro me ladró, llamándome por el apodo familiar. Aunque estuve tentado de seguir mi camino, la nota impaciente de su voz perruna me hizo frenar: "¡Gato, Gato!".
Llegó hasta mí y su mano grande se posó sobre mi hombro derecho, agarrándolo con mucha fuerza, como si temiera que yo pudiera huir. Entonces me dio la noticia:
-Tu padre ha muerto. El corazón le ha fallado en la oficina.
Nos abrazamos. No pude reprimir el llanto, pero tuve la impresión de que él se agitaba entre risas. Me separé de su cuerpo, alarmado, pero no: aquel rostro estaba tan lleno de lágrimas como el mío.
En el cementerio la comitiva fúnebre, una treintena de familiares y empleados de mi padre, guardó un silencio que me emocionó hasta el llanto cuando la tierra comenzó a cubrir la tumba. Incluso las nubes, con su imponente presencia negra, contribuyeron a una ceremonia tan bien llevada que hoy día la recuerdo con honda emoción.
El último en darme el pésame fue el tío Manuel, el hermanastro de mi padre, que lo hizo cabizbajo:
-Al enviudar se volvió más tacaño -me dijo-. Pero qué se le va a hacer. Todos tenemos fallos.
Los coches, tan coloridos, contrastaban con nuestros trajes negros. Vi pasar a un grupo de monjas y tuve el deseo intuitivo de mezclarme con ellas y, oculto entre sus hábitos sombríos y agitados por el viento,
desaparecer de aquel desierto de lápidas y cruces irregulares. Pero no tenía más remedio que ejercer de anfitrión, al fin y al cabo era mi padre quien había muerto, y yo era su único hijo.
-Era un hombre muy suyo, un poco tozudo -me dijo mi primo Luis-. No sé si ahora que se ha ido podré dejar el camión y trabajar en la oficina, detrás del mostrador...
Fuimos a almorzar a un restaurante francés que hay en el centro. Éramos casi veinte comensales. La comida empezó con el mismo silencio conmovedor que había presidido el cierre de la tumba por los enterradores. Sólo se escuchaba el tintineo de los cubiertos contra los platos. Pedí un buen vino tinto para agasajar a mis familiares, el mejor de la carta, porque me pareció que el recuerdo de mi padre merecía una bebida acorde con su calidad humana.
Poco a poco, ellos abandonaron el mutismo. Primero con susurros que, sólo a veces, provocaban risas bastante púdicas. Pronto el tío Alberto, como si se olvidara del asunto que nos reunía, comenzó con su habitual retahíla de chistes verdes. Me molestó que uno de ellos tratara de un cojo impotente, porque mi padre nunca llevó bien la poliomielitis que le obligaba a usar muletas desde la adolescencia. Bajé la cabeza y seguí sorbiendo la sopa de cebolla, aunque con menos apetito.
Al llegar al segundo plato, un jugoso solomillo sanguinolento, mis familiares ya se comportaban de manera mucho menos respetuosa. Algunos repitieron carne, como si el hambre creciera en la misma medida que su vocerío. Tuve una momentánea impresión de pesadilla: los labios grasientos eran como gusanos rojos que al separarse para masticar dejaban ver dientes negruzcos, lenguas marrones que chasqueaban al contacto con el paladar.
Respiré hondo.
Otro chiste provocó una explosión de risotadas al tiempo que la lluvia se dejaba sentir contra el escaparate del restaurante. Trataba de un pueblerino tan tosco y obtuso que no era capaz de entender a los habitantes de la capital. Las risas continuaban cuando me sobresaltó un trueno y, como si fuera una señal, tomé conciencia de que mi padre nunca había dejado de ser un hombre rústico. Recordé con amargura cómo él se quejaba del abandono que sufría el pueblo donde se crió, del desprecio con que lo trataban en la capital desde que llegó en su juventud, de lo difícil que le había resultado montar la empresa en la que había empleado a casi toda la familia.
Me disculpé para ir al cuarto de baño, donde el espejo me pagó con un rostro preocupado y parecido al de mi difunto progenitor: una sombra de desconfianza antigua parecía asomar en la palidez y en las ojeras que delataban mi cansancio de una noche en vela. Era como si de golpe me hiciera consciente del tipo de sentimiento que había inspirado mi padre en toda la familia y con su muerte se descorriera un velo de apariencias que dejaba al descubierto rivalidades ocultas. Sólo yo parecía haber sido el destinatario de su cariño.
Al regresar a la mesa, cinco nuevas botellas de vino tinto eran inclinadas sobre las copas y pude escuchar un comentario que tuvo como colofón el silencio de todos cuando tomé asiento:
-Lo peor no era su cojera física, sino su cojera moral.
No comí más.
La borrachera se me antojaba la única salvaguardia ante lo que parecía un sentimiento general incomprensible para mí, así que me serví más vino.
Ajenos a mi silencio, mis familiares comían con aparente fruición y los chistes sobrevolaban la mesa de un extremo a otro, como mariposas atolondradas que fueran de boca en boca y que, al llegar a mis oídos, se transformaran en avispas agresivas. Una soga áspera parecía apretar mi garganta, y yo quería llorar, pero me contuve y mis párpados y labios temblaron.
La prima Conchita provocó el jolgorio más estrepitoso cuando gritó con el inconfundible deje rural de mi padre: "No muerdas la mano de quien te da de comer". No recordaba haber visto a mi tío Manuel tan congestionado de puro contento y debo reconocer que sentí gran regocijo cuando de pronto dejó de reír porque se atragantaba. Fue el único momento en que el alboroto cesó: varios comensales se incorporaron para darle palmadas en la espalda hasta que por fin expulsó el hueso de la aceituna. Las risas volvieron a llenar de ruido el restaurante. Golpeé la mesa con el puño y, tras un conato de silencio, todos me imitaron con carcajadas aún mayores. Era un gesto de autoridad muy propio de mi padre, pero ellos lo reproducían con una intención burlesca muy distante de mi genuina indignación.
Pagué la cuenta de una comida que habría sido infinitamente más barata si mis familiares no hubieran pedido tanto champan en la interminable sobremesa.
En cuanto salimos del restaurante, me despedí de ellos más aturdido que borracho. Había escampado y el sol golpeaba como otro enemigo más. Me fui calle arriba, y mis familiares, en la dirección opuesta.
-Confío en que los gusanos no lo echen de la tumba -escuché que decía mi tío Alberto, mientras se alejaban.
Ja, ja, ja
Y las risotadas se perdieron calle abajo.

! Agradecimientos a la Revista EnCubierta

lunes, 25 de junio de 2012

De la mano de Suma de letras

0 imaginaciones
El libro de los veranos 

Sinopsis
Beth Lowe recibe un paquete postal.
En su interior, una carta la informa de que su madre, a la que hace mucho tiempo que no ve, ha fallecido. También hay un álbum con el título El libro de los veranos. Solo contiene fotografías: recuerdos reunidos por su madre que sirven para narrar los siete maravillosos veranos que Beth pasó en la campiña húngara durante su niñez. En ese tiempo tuvo que mantenerse en equilibrio, en la cuerda floja entre sus padres, recientemente separados, y entre dos países muy diferentes. Su arrebatadora aunque imperfecta madre húngara frente a su amable y reservado padre inglés; la deslumbrante finca de un artista y una casa vacía en pleno Devon. Esa época tuvo un final desgarrador cuando Beth cumplió los dieciséis. Desde entonces, no se ha permitido recordar sus años de infancia. Pero la llegada de El libro de los veranos precipita el pasado sobre el presente, tan vívido, doloroso y profundo como lo había sido siempre. 



Autora: Emylia Hall
Editorial: Suma de letras
Páginas: 432
ISBN: 9788483654026
Precio: 19,95 €


Disponible en Ebook
Precio: 9,99 €
E-ISBN: 9788483654217

A la venta el 27 de junio de 2012 

! Para leer las primeras páginas, pincha aquí.

domingo, 24 de junio de 2012

Novedades de julio de mano de Salamandra

3 imaginaciones
Éste es mi lugar


Arthur encuentra una postal que su fallecida esposa Amy escribió años atrás a Mona Jones, su amiga de la infancia, y que nunca llegó a enviar. El hallazgo lo impulsa a descubrir a la verdadera Amy. Para ello emprende un viaje obsesivo que lo llevará desde Los Ángeles hasta la adormilada Ruby Falls, en el corazón del estado de Nueva York, donde Mona, que vive con su hija Oneida, regenta una pequeña pensión. Madre e hija han elegido tomar del resto del mundo solamente lo que necesitan y viven aisladas en compañía de tres sugestivos huéspedes. Así, cuando Arthur y Mona se encuen­tran, averiguan mucho más sobre Amy de lo que creían posible, y la revelación de un secreto alterará la vida en ese pequeño mundo de un modo que nunca hubieran imaginado.


Un relato entusiasta sobre la familia, el amor, la identidad y los complejos lazos que nos unen a los demás.

Autora: Kate Racculia
Páginas: 384
Tipo edición: rústica con solapas
ISBN: 978-84-9838-462-8
PVP (IVA incl.): 20,00 €
Fecha publicación: Julio




En el corazón del bosque 

Una mañana muy temprano, mientras sus padres aún duermen, Noah Barleywater se escapa de casa. En ayunas y sin dinero, se adentra en el bosque y no se detiene hasta llegar a un pueblo donde se encuentra con la tienda de juguetes más especial que cabe imaginarse. Un amable anciano, que fabrica los juguetes, lo invita a comer e intenta averiguar el motivo de su huida, y ante el silencio del niño, le cuenta la historia de su vida. Noah, perplejo, escucha atentamente el relato, lleno de aventuras increíbles, de orgullo por las proe­zas logradas, pero sobre todo de remordimiento por las promesas no cumplidas. Las palabras del miste­rioso anciano llevarán al niño a tomar una decisión que cambiará su vida.


Un guiño al cuento de Pinocho para crear una fábula sobre la infancia, el dolor y las decisiones que debemos tomar desde que somos niños.

Autor: John Boyne
Páginas: 224
Tipo edición: rústica con solapas
ISBN: 978-84-9838-353-9
PVP (IVA incl.): 13,00 €
Fecha publicación: julio

El riesgo de ser dos

1 imaginaciones

Es complicado hacer la crítica de una obra de alguien a quien conoces personalmente; en este caso es algo surrealista por el hecho de que el autor y director de esta obra fue mi profesor y, por muchas críticas teatrales que haya hecho hasta ahora, una servidora no tiene el mismo bagaje que un maestro.

Hoy era tanto la presentación de la obra Cuando fuimos dos, como la representación de dicha obra. Aquí os dejo la imagen con el libro -dedicado por mi ex profe-, la entrada y el programa.
La presentación ha sido extremadamente corta, ya que los actores estaban presentes y tenían que irse lo antes posible para prepararse para la función, pero muy entrañable y plagada de humor (rasgo característico de Fernando).
Me gustaría citar algunas de las cosas que han mencionado antes de dar comienzo propiamente a la crítica sobre la obra.
En primer lugar, 
Felipe Andrés -uno de los actores- ha descrito la forma de escribir de su director con la siguiente frase: "Fernando tiene una escritura muy orgánica".
Y, en segundo lugar, Fernando -el autor y director- ha lanzado un mensaje muy esperanzador que no me ha pasado desapercibido: "La tolerancia es lo que prima en la sociedad hoy en día". No sé si realmente esto es así actualmente, pero sería bonito conseguirlo.

Y sin más dilación, aquí os presento...

Cuando fuimos dos

Escrita y dirigida por Fernando J. López

El autor y director define la obra en la presentación con una sola frase que voy a tomar como sinopsis; se trata de "una obra de pareja donde dos ya no tiene sexo". Y precisamente a eso es a lo que aspira Fernando, a conseguir que los espectadores -sean de la orientación sexual que sean- se sientan identificados con los dos personajes y con su relación. Porque, al fin de al cabo, el amor es el amor y trae las mismas ilusiones, disgustos y quebraderos de cabeza a todo el mundo.

Cuando fuimos dos comienza con un diálogo que pone de manifiesto ya desde el principio las diferencias entre los puntos de vista de los dos personajes que nos van a acompañar durante la obra:


-¿Cuánto tiempo? Pues... No sé, un mes ya, creo.
-Veintisiete días.
-Lo que yo he dicho, un mes.
-Veintisiete días no son un mes. Son veintisiete días.


César y Eloy son una pareja que se reencuentra tras casi un mes para tratar, en caso de Eloy, de rehacer su relación y, en el caso de César, de acabarla definitivamente para aclararse las ideas.
Fernando nos presenta a dos personajes totalmente opuestos que, sin embargo, se atraen sin remedio. El problema es que ni la pasión ni el sexo lo es todo. La convivencia es lo complicado y es lo que acaba destruyendo la relación de estos dos jóvenes.

César es un hombre que siempre ha huido de las relaciones y de los compromisos, que ve el sexo como una necesidad física y no como una infidelidad. Aunque critica el ego de su pareja, él se quiere a sí mismo de una forma casi espeluznante; necesita ser el centro de atención y no la sombra de alguien. Le importa muchísimo su físico y acude frecuentemente al gimnasio para moldearlo.
Por otro lado, Eloy es un joven novelista (algo atormentado) que aporta el lado intelectual a la relación. Cuando escribe, se obsesiona con su texto y olvida lo que sucede a su alrededor, dejando en un segundo plano incluso a su pareja. Además, Eloy se caracteriza por su inseguridad y su carácter nervioso y tímido que contrasta con la seguridad y el exhibicionismo de César.

Lo que el autor y director nos plantea es la vida misma: los momentos felices de una relación que hacen que prospere y las discusiones -muchas de ellas causadas por minudencias- que terminan minándola.
Son impresionantes los cambios drásticos que hacen los actores para adaptarse a las distintas situaciones que van contando al espectador sin que resulte brusco. La fluidez de la actuación, en ese sentido, llama la atención.

En el montaje la luz -y los oscuros- juega un papel importantísimo para determinar el marco temporal. Una iluminación tenue, azulada, triste ambienta el reencuentro de la pareja, el cual es el eje de la obra. A partir de ahí, se van rememorando momentos de la relación que explican por qué surgió y por qué se hundió. Su tono apagado augura el final dramático de la relación.
Por otro lado, una luz brillante y amarilla es la elegida para indicar los flashbacks y transportar al lector al pasado.
La música de ambiente también me gustaría mencionarla, ya que consigue dar una fluidez extraordinaria a la obra, empastando la acción entre oscuro y oscuro.

De la dirección me ha gustado especialmente el hecho de que trascurra parte de la acción fuera del área de actuación, del propio escenario. De este modo, el carácter voyeurista del espectador se ve reafirmado, ya que en esos momentos, desde la butaca uno se siente efectivamente como un mirón que contempla la relación de dos personas y no parte de la acción. Me explico, no es que el director quiera apartarnos de los personajes, ya que uno de los objetivos claros de esta obra es que nos identifiquemos o bien con ellos o bien con las situaciones que viven, sino que les demos intimidad en esos momentos difíciles en los que discuten. Y, como sabemos, al discutir nos movemos por la casa, incluso nos alejamos farfullando para nuestros adentros. De modo que el hecho de que momentáneamente desaparezcan de escena los personajes otorga mayor realismo a la obra.

Yo no termino de entender por qué se ha puesto tanto de moda mostrar el sexo en teatro. Es algo natural, sí, yo no digo lo contrario. Sin embargo, es algo de lo que últimamente, sobre todo en montajes modernos, se está abusando hasta resultar algo cansino. Si bien es cierto que en Cuando fuimos dos la representación del sexo está tratado muy al estilo de Hollywood -se muestra el comienzo pero no aparece el acto sexual explícitamente- si se suprimieran algunos de esos momentos (la mayoría no aparecen contemplados en el texto original), no resultarían unas escenas tan repetitivas. De este modo, la obra sería algo más corta y, en ese aspecto, menos pesada.

Ya para terminar, me gustaría hablar un poquito sobre el trabajo de los dos actores:
Felipe Andrés da vida a Eloy. Recientemente le hemos visto trabajar bajo la dirección de Juan Pastor en El fantástico Francis Hardy curandero. Como en ese montaje, aquí su interpretación me ha vuelto a fascinar. Tiene un estilo claro y sencillo de hablar; se mueve por la escena sin muchos aspavientos y con naturalidad, lo cual admiro muchísimo. Parece como que su personaje le obliga a hacerse pequeño en el escenario, pero sin embargo, Felipe Andrés consigue que brille, a su manera, pero que brille.
Doriam Sojo proviene de la Sala Nudo y representa a César. No le había visto nunca hasta ahora, pero no me ha decepcionado. Sabe sacar de sí a un César muy complaciente consigo mismo y con una personalidad arrolladora. Consigue que se note la evolución del personaje, hasta terminar plagado de dudas y ser incapaz de aclararse debido a la pasión que siente por Eloy. Sin embargo, es el que da el paso más duro: el de abandonar la relación, dejándola atrás para volver a rehacer su vida y aplacar el dolor.
Los dos actores consiguen que el público ria a carcajadas y se acongoje a partes iguales. Hacen que la pasión que sienten los personajes el uno por el otro traspase la cuarta pared y llegue hasta el público. Y con el final consiguen que de muchos ojos asome alguna lagrimita que otra.

En conclusión, se trata de una obra muy personal que expone unas cuantas verdades sobre las relaciones. Todos vivimos buenos y malos momentos con nuestros seres queridos o con nuestras parejas; la convivencia es así. El final que nos plantea Fernando J. López no es muy halagüeño y optimista, pero sí nos deja entrever que una relación no se fundamenta en la pasión ni en el sexo, sino que tiene que haber mucho más detrás. Y si eso no termina de funcionar, muy probablemente la relación no consiga salir a flote. Porque compartir la vida con una persona es muy complicado; tenemos que dejar a un lado nuestro egoísmo innato y aprender a ceder, a pensar no solo en nosotros mismos, sino en la otra persona.
Es una pena que solo haya estado en cartel tan solo tres días. ¿Para cuándo la próxima representación, Fernando?

Puntuación del teatrómetro:


Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic

¿Dónde y cuándo se ha representado esta obra?

En la Sala Triángulo (C/ Zurita, 20 - Madrid) del 21 de junio al 23 de junio de 2012


La reseña del libro la dejo para otro momento, pero antes de concluir esta entrada, os dejo aquí una lectura que quizás os pueda interesar...
! Para leer el artículo escrito por el Fernando J. López llamado El riesgo de ser dospincha aquí

sábado, 23 de junio de 2012

Novedades de junio de SM

0 imaginaciones
Emily, the Strange: un golpe de mente

Sinopsis
Emily está a punto de averiguar cuál es el talento especial que le corresponde como Niña Oscura. Pero para ello, deberá viajar hasta Seasidetown, un pueblo con mucha historia donde se esconde la clave de la roca negra.

Autores: Jessica Grunner y Rob Reger
Colección: Emily the Strange
Formato: Cartoné
Páginas: 280
ISBN: 9788467556209
PVP: 12.95 €
Edad: 12 a 18 años

A la venta el 21 de junio de 2012

! Para más información, pincha aquí o aquí.
! Para leer el primer capítulo, haz click aquí.




Proyecto Amanda: En mil pedazos

Sinopsis 
Callie, Hal y Nia siguen recomponiendo el puzle de Amanda, esa chica misteriosa que puso sus vidas patas arriba y luego desapareció. En esta tercera entrega, los tres amigos ya conocen su verdadera identidad: saben que su madre ha muerto y que tiene una hermana mayor llamada Robin. Las pistas se amontonan y en la web del Proyecto Amanda no dejan de aparecer comentarios... ¿Dónde está Amanda? ¿Y qué intenta decirnos con sus mensajes?
 El misterio continúa, y en esta ocasión es Nia la que nos cuenta cómo intentan desvelarlo...

Autora: Laurie Faria Stolarz
Páginas: 320
ISBN: 9788467556230
PVP: 15,95 €

A la venta el 21 de junio de 2012

! Para más información, pincha aquí o aquí.
! Para leer el primer capítulo, haz click aquí.


viernes, 22 de junio de 2012

¡¡Para la RAE los blogueros ya existimos!!

1 imaginaciones

La RAE  acaba de modificar su diccionario online, añadiendo palabras como "chatear", cienciología, "clitoriano", "friki", "gayumbos", "minicadena", "okupa", "papamóvil", "sms", "sudoku", "sociata", "ugetista", "usb".
Y, con estas palabras, han incluido BLOGUERO. A continuación os pongo la definición de lo que somos todos nosotros según la Academia:

bloguero, ra. 
1. adj. Perteneciente o relativo a los blogs o a los blogueros.
2. m. y f. Persona que crea o gestiona un blog.

Y, al añadir "bloguero", también han incluido BLOG. ¿Queréis saber qué es un blog? Aquí está la definición oficial:

blog. (Del ingl. blog). 
1. m. Sitio web que incluye, a modo de diario personal de su autor o autores, contenidos de su interés, actualizados con frecuencia y a menudo comentados por los lectores.

Pues ahí lo tenéis; ya somos un grupo de personas tan grande y parece que con tanta influencia que hemos pasado del lenguaje meramente coloquial al lenguaje contemplado en un diccionario.

Así que, ya sabéis, ya podemos decir de forma "correcta" que estamos chateando en gayumbos con un friki que nos habla de cómo le gustaría tener un papamóvil, mientras le enviamos un sms a otra persona a la que le encanta hacer sudokus y coleccionar distintos tipos de usb.


! Para ver la lista completa de palabras añadidas en esta actualización del diccionario online de la RAE, pincha aquí.

Porque el amor no tiene edad

0 imaginaciones

Esta noche, mientras paseaba por la calle, he visto a una pareja de cincuentañeros dándose un abrazo cargado de sentimiento. Parecían dos jovenzuelos tratando de alargar el momento de la despedida lo máximo posible, delante de la casa de ella. Se han separado un momento, pero antes de que ella cruzara la verja hacia su urbanización, se han vuelto a acercar y han compartido otro dulce abrazo.

Su cariño me ha hecho sonreír. Quizás provienen de unas relaciones que no tuvieron éxito y están teniendo su segunda oportunidad. O quizás ésta es su primera historia de amor. ¿Quién lo sabe?

¿Y vosotros? ¿Alguna vez habéis leído o habéis visto representado -o en la realidad- algún momento tierno de este tipo que os haya hecho sonreír y que os guste especialmente?


jueves, 21 de junio de 2012

It's summertime!!

0 imaginaciones
Sí, querid@s bloger@s, por fín ha llegado el verano.
Después de todo el curso currando y estudiando, al fin llega el buen tiempo, las vacaciones, los helados... ¿Tenéis algún plan interesante para este veraneo? ¿Cuáles serán vuestras lecturas veraniegas? ¿Algún teatro en mente?

¡Feliz 21 de junio!


*Foto obtenida del twitter del Teatro Maravillas*

martes, 19 de junio de 2012

Os presento... ¡el teatrómetro!

0 imaginaciones
Tras mucho tiempo dándole vueltas, he decidido hacer unas imágenes diferentes para puntuar las obra de teatro de las que vaya hablando.

Primero pensé en utilizar la cara de algún dramaturgo conocido o importante como Shakespeare, pero no me convencía del todo porque entonces, tendría que sustituir a BF, la mascota del blog, por algún literato relevante. De modo que me decanté por las máscaras, que son un símbolo de sobra representativo de las obras teatrales.

Así que, sin más dilación, oficialmente BF, el oso lector, le pasa el testigo de puntuar las obras teatrales a...

El teatrómetro


Yo no soy muy experta haciendo este tipo de cosas, pero creo que me ha quedado decentillo... ^_^
¿Y vosotros? ¿Qué opináis de cómo ha quedado el teatrómetro?

lunes, 18 de junio de 2012

Y otro concursito más...

2 imaginaciones

El universo de libros sortea dos ejemplares de Mudaÿÿan, novela de Arlette Geneve. ¿Quieres ser uno de los ganadores? Tienes hasta el 8 de julio para apuntarte.
! Pincha aquí para saber más.

Una crítica puesta al día

0 imaginaciones
El inspector

Nikolai Gógol

Versión y dirección: Miguel del Arco

Nikolái Vasílievich Gógol publicó su comedia El inspector en 1836. Ahora, Miguel del Arco ha traído de vuelta a los escenarios una versión más moderna y libre de esta obra, pero manteniendo el eje fundamental de la que escribió Gógol: los esfuerzos del alcalde y de sus concejales por pasar exitosamente una inspección sorpresa.

Miguel del Arco ha apostado por un montaje espectacular y musical. Prueba de esto son las palabras de Jorge Calvo (actor) que elige para el vídeo promocional de la obra que está en la página oficial del Centro Dramático Nacional (y que incluyo al final): "Esto es un show. No es una obra de teatro; es un show, un gran espectáculo".

Sin embargo, todo ese montaje no sería nada sin el magnífico trabajo de los actores.

Empezaré por la labor de Jorge Calvo, ya que es el que abre la obra vestido de criada. Una cosa que veremos mucho en esta obra es a los hombres actuar de mujeres, lo cual aumenta la comicidad de las situaciones.
Este actor interpreta dos papeles en El inspector: el de criada del alcalde y el de banquero Escusado. Y, tengo que decirlo, destaca por los dos. La criada enamora desde el primer segundo al espectador con sus canciones de Ana Belén, su petición de apagar los móviles y su manera de hablar; tiene un salero innegable. Por otro lado, Escusado es el contrapunto del otro banquero, Villaescusa, que está interpretado por José Luis Martínez. Mientras que el primero es charlatán y le encanta contar detalles superfluos que él considera fundamentales para que una historia se entienda bien, el segundo es más cuadriculado y va al grano. Los dos hacen una pareja muy cómica (el gordo y el flaco, el alto y el bajo), especialmente cuando cuentan al alcalde que están seguros de haber descubierto al inspector. Las interrupciones de Jorge Calvo hacen las delicias del público.

Juan Antonio Lumbreras es el que da vida principalmente a Iván, el supuesto inspector de la obra. Digo principalmente porque, como casi todos los actores, hace más papeles, pero estos son de poca relevancia para la trama. Es el personaje alrededor del cual gira toda la obra. A pesar de no ser más que un pobre joven con ansias de grandeza, pero que, debido a su derroche, se haya en la ruina y malvive como puede gracias a su criado, es confundido con el inspector, lo cual le viene la mar de bien. Cuando se da cuenta de la atención que le muestran tanto el alcalde como sus concejales como si fuera alguien importante, él mismo se crea su burbuja y decide convertirse por un tiempo en alguien que no es. Hace una fortuna a base de "préstamos" que pide a cada uno de los políticos y que ellos entregan como sobornos para que el inspector no tenga ninguna queja sobre el pueblo. Formidable es la crítica a los banqueros y a su reticencia a soltar dinero sin recibir nada a cambio cuando, mientras que los demás concejales le dan entre 200 y 400 euros felizmente, ellos apenas le entregan setenta.

José Luis Torrijo da vida a Oli, el criado de Iván. Detesta a su amo, pero le es fiel y se preocupa por él. Es el Pepito Grillo de Iván, advirtiéndole de que tienen que abandonar la casa del alcalde cuanto antes, pero no duda en aprovecharse de las buenas viandas que consigue en casa del alcalde. El criado es el contrapunto de Iván, tanto por su corpulencia -Lumbreras es un hombre menudo- como por su carácter sencillo.
Por tanto, se observa que Miguel del Arco ha jugado mucho con el contraste físico y no solo psicológico en su montaje de El inspector.

Espectacular y variopinta es la actuación de Ángel Ruiz. Interpreta a un cantante de corte flamenco, al concejal de sanidad y a una moza de la posada del pueblo que, no se sabe por qué, pero recuerda a Amy Winehouse (tanto por su estilo de vestir y forma de hablar como por la referencia que hay en su diálogo a la canción Rehab). Es un actor camaleónico cuya actuación es de las más fuertes del montaje.
Como cita a destacar de su papel, me gustaría señalar una en la que, como concejal de sanidad, explica cómo está llevando a cabo los recortes y, de paso, lanza una crítica brutal: "En mi departamento hemos recortado el gasto sanitario significativamente, escuchando a la naturaleza de las personas: al que le toca morirse se muere y al que le toca curarse se cura".

Gonzalo de Castro da vida al alcalde del pueblo con gran acierto. Es un personaje que se mantiene serio casi la totalidad de la obra, pero que provoca muchas risas en el patio de butacas por sus intentos desesperados de salvar su reputación y su puesto. Una de las mejores frases que tiene este personaje es: "La traición en nuestro país es una tradición cultural. Esto es mucho peor: vienen a pillarnos" (se refiere al hecho de que mandan a un inspector al pueblo para ver si está haciendo bien su labor allí).

Javier Lara y Manuel Solo dan vida al concejal de Urbanismo y al concejal de Educación y Cultura respectivamente. De nuevo aquí nos encontramos ante una fuerte contraposición. El primero de ellos es un tunante y un caradura que barre siempre para su casa mientras que el segundo es tímido a más no poder. 
Manolo Caro representa al jefe de correos, un cotilla como el que más. Es el que, finalmente, descubre que se han equivocado y que Iván no es el inspector que esperaban gracias a una carta que Iván escribe a un amigo y que él intercepta.

En esta obra, las mujeres están en desventaja. De los doce actores y tres músicos que hay en escena, solo dos son mujeres. Y esta desventaja no es únicamente por el número sino por el nivel de actuación. Su punto flaco se podría resumir básicamente en dos palabras: gritan mucho. Hay dos cosas que, en general, los actores españoles deben aprender: a correr por el escenario con gracia (sin que resulte brusco ni suene en exceso) y a ser capaces de hablar alto, incluso gritar, pero sin gritar. Y este segundo punto es lo que les falta a Pilar Castro y Macarena Sanz. Es cierto que representan a la alcaldesa -una mujer extremadamente vanidosa y paleta que consigue todo lo que quiere- y a la hija del alcalde -una jovencita que piensa y actúa tal y como le han enseñado sin discernimiento propio- respectivamente. Sin embargo, eso no impide que sean capaces de hablar de forma estridente, pero sin llegar realmente a serlo. Esto es una lección que tenemos que aprender aún del teatro inglés, por ejemplo.

Por último, cabe destacar la labor de los tres músicos que forman parte del elenco y que ayudan con sus melodías a crear el ambiente de la obra. Además, en este montaje, las canciones juegan un papel muy importante, de modo que hay que alabar el trabajo de Raúl Márquez (violín), Chiaki Mawatari (tuba) y Patxi Pascual (flauta y saxo). La música en directo siempre aporta un carácter muy especial a una obra.

En conclusión, se trata de una obra desternillante y muy acorde con la época que estamos viviendo. En los aplausos, la obra consigue levantar a todo el público de sus butacas. El texto es crítico hasta decir basta e hilarante. Y aquí, viene como el anillo al dedo el dicho "reímos por no llorar" porque, precisamente, El inspector trata sobre eso: reírnos de una situación horrible y corrupta para conseguir entenderla mejor y comprender por qué tenemos que cambiarla. Como muy bien ha definido Ángel Ruíz (actor), "El inspector es una sátira sobre el poder, la corrupción y la inmoralidad".
Totalmente recomendable.

La puntuación del teatrómetro:

Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic

Curiosidades:

La primera que voy a mencionar es la del anuncio en el programa de la obra que reza: "Los puros que se fuman en escena no contienen tabaco". Esta aclaración es algo nuevo que parece que están poniendo últimamente y que vi por primera vez en el montaje de El fantástico Francis Hardy curandero en La Guindalera, donde ponía algo similar: "Los cigarrillos que se fuman en escena no contienen tabaco". Simplemente es algo que me llamó la atención y que me apetecía destacar; es curioso cómo la sociedad va cambiando y evolucionando a pesar de todo.

La segunda curiosidad es la utilización del lenguaje audiovisual que tiene lugar en la obra. Al principio se comienza con la presentación de un cuadro de la familia del alcalde, al más puro estilo tradicional. Sin embargo, hacia el final se proyectan una serie de frases en las paredes del escenario como crítica a la política que se está llevando a cabo.

¿Dónde y cuándo han representado El inspector?

En el teatro Valle-Inclán, del 4 de mayo al 16 de junio de 2012.

! Para más información, pincha aquí


domingo, 17 de junio de 2012

Próximos lanzamientos editoriales

0 imaginaciones
Flipando en colores

Sinopsis
Hola, soy Makoto Kobayashi. Bueno, no es que lo «sea», digamos más bien que me ha «tocado» su cuerpo en la lotería celestial. ¿Me explico? A ver, mientras Makoto se debatía entre la vida y la muerte, yo iba camino del cielo. Entonces se me apareció un ángel muy vacilón y exclamó algo así como: «¡Hoy es tu día de suerte, chaval!». Había ganado una segunda oportunidad y tendría un cuerpo nuevo, precisamente el de Makoto, un adolescente bajito, feúcho y antisocial. La bomba, vamos. Pero voy a aprovechar mi ocasión: Se van a quedar todos flipando en colores con el nuevo Makoto…



Autor: Eto Mori
Editorial: Noguer
Colección: Noguer Singular
Presentación: Rústica con solapas
Nº de páginas: 240
ISBN: 978-84-279-0027-1
Fecha de publicación: 19/06/2012


La casa mágica de la señora Asworth

Sinopsis
Aquel aburrido verano en que Katia entró a trabajar en la librería El Dragón Rojo no podía imaginar que su vida iba a cambiar para siempre. Cuando la campanilla de la librería sonó para anunciar la entrada de aquella mujer de mediana edad, algo intangible -la magia- se coló por la puerta. De la mano de la señora Asworth, Katia descubrirá que los libros que tan secretamente guarda en el sótano Victoria, la dueña de la librería, son en realidad canales de poder que enlazan nuestro mundo con Araldor, un universo paralelo regido por la magia, sumido ahora en un terrible caos. Katia tendrá que ayudar a la señora Asworth a restaurar el equilibrio en Araldor, evitando al mismo tiempo que el mundo de los humanos se vea afectado.


Autora: Eva Pérez Rodríguez
Editorial: Espasa Calpe
Nº de páginas: 224
ISBN: 978-84-670-0760-2
Fecha de publicación: 19/06/2012

sábado, 16 de junio de 2012

Un concurso, 22 ganadores

0 imaginaciones

Sé uno de los 22 ganadores del concurso que organiza En un rincón de mi estantería hasta hoy, 16 de junio. ¡Aún puedes apuntarte!

! Para más información pincha aquí

Sorteo 200 seguidores

0 imaginaciones

Gana un ejemplar de una de las novelas que listo a continuación en el concurso que organiza Palabras impronunciables hasta el 23 de julio:

  • Almas Gemelas - Elizabeth Chandler 
  • Night School - C.J. Daugherty 
  • Hija de Humo y Hueso - Laini Taylor 
  • Puro - Julianna Baggott 
  • Cinder - Marisa Meyer 
  • Bajo el Cielo eterno - Veronica Rossi 
  • Aguas Ocuras - Claudia Gray 
  • El Libro de Jade - Lena Valenti 
  • El corredor del laberinto - James Dashner 
  • Corazón de Fuego - Moira Young 
  • Amante Oscuro - J.R. Ward 
  • Buenos días Princesa - Blue Jeans
! Para más información, pincha aquí o en el banner del concurso.

Lectura quincenal

0 imaginaciones
10 razones por las que todavía leo literatura infantil


Emma (del blog Her nose in a book)

Traducción de Sfer (del blog Librosfera)


1.- No quiero olvidar cómo era ser niña. 
 Cuando era niña me preocupaba convertirme en uno de esos adultos que han olvidado completamente cómo era ser niño (como la señorita Trunchbull de Roald Dahl en Matilda). Afortunadamente, eso todavía no ha sucedido. Leer libros infantiles automáticamente me ayuda a recordar, incluso de manera más viva de lo que es habitual, cómo era tener siete años. No quiero ser uno de esos adultos que describe el Principito, o convertirme en un villano digno de un libro de Roald Dahl. Aunque no leer libros infantiles no quiera decir que de repente vayas a ser incapaz de relacionarte con niños o que vayas a convertirte en la peor pesadilla de los niños, creo que leer literatura infantil ayuda a asegurarte que nunca olvidarás. Es agradable poder leer un libro y encontrarte con que todavía conserva esa parte de lo que fuiste y de lo que sentiste al ser niño. 

2.- Puedo aprender mucho de libros como El Principito, Peter Pan, y Alicia en el País de las Maravillas.
 Y de tantos otros libros para niños. Muchos libros infantiles están repletos de sabiduría. El primero que se me ocurre es El Principito. En 91 páginas este libro puede enseñarte sobre el amor, las cosas importantes de la vida, y aquello que nunca deberías olvidar, sin importar la edad que tengas. Cuando escribió Peter Pan, J. M. Barrie encontró inspiración para esta historia de un chico que nunca crecerá en la muerte de su hermano mayor David, que murió antes de cumplir catorce años. Alicia en el País de las Maravillas, de Lewis Carroll, es sobre el solitario viaje hacia la madurez, la pérdida de la infancia y como es imposible volver. Mientras la hermana de Alicia sueña con el País de las Maravillas después de escuchar a Alicia hablar sobre él, ella no puede ir allí, e incluso en su sueño sabe que no es real. El catalejo lacado de Philip Pullman ofrece una perspectiva diferente sobre el pecado original en el jardín de Edén y lo equipara a la consciencia, no al pecado. Harry Potter no es solo sobre la lucha entre el bien y el mar, encarnados en Harry y Voldemort, sino también sobre la lucha interna que todos llevamos dentro.

3.- No me importa que me juzguen.
 Si alguien en un avión me ve leyendo Las Hermanas Penderwick o La invención de Hugo Cabret y asume que o soy vaga o no demasiado lista, pues vale. Afortunadamente para mí, tengo la suficiente confianza en mi inteligencia para que me vean leyendo un libro que fue escrito para chicos de 10 años. Cuando era más joven no me sentía así, pero doy las gracias por haber madurado lo suficiente como para que ya no me importe. C. S. Lewis sabiamente dijo “Cuando me convertí en un hombre dejé de lado las cosas infantiles, como el miedo a ser infantil y el deseo de ser terriblemente mayor.” 

4.- Puede ser simplemente divertido.
 Leo por muchas razones diferentes: para descubrir cosas que no sabía, para ver el mundo a través de los ojos de otra persona, para encontrar aventuras, para aprender sobre el pasado o lo que habría podido ser, para escapar, para enamorarme o para ir a lugares que puede que nunca vea en la realidad. Pero a veces solo quiero leer un libro que sea tremendamente divertido. A pesar de que es cierto que no todos los libros infantiles son puro entretenimiento, algunos de ellos son muy divertidos de leer y a veces son justo lo que necesito. Roald Dahl es un gran autor al que acudir cuando quieres leer un libro divertido que te recuerde lo que significa tener 10 años, y de vez en cuando eso es justo lo que estoy buscando.

5.- Intento no subestimar a los niños o los libros que leen.
 Aunque es verdad que de niña me gustaban algunos libros de los que hoy me avergüenzo, también me gustaban muchas cosas que estoy segura que los adultos pensaban que no entendería (como el humor negro y las referencias literarias de Una serie de catastróficas desdichas). Estoy segura de que habrá gente que oirá a un niño hablar bien de un libro y actuarán de manera paternalista, asumiendo que ese libro es demasiado tonto para cualquiera con más de doce años. Puedes incluso encontrar esta actitud en algunos libros infantiles, que son condescendientes con sus lectores (otra de las cosas que no puedo soportar). Creer que todos los libros infantiles son tontos es creer que todos los niños lo son y que malgastan su tiempo en literatura que no vale la pena. Algunos libros infantiles son populares por una razón: son buenos.

6.- Solo porque un libro esté escrito para una audiencia infantil no quiere decir que no trate temas importantes.
 Esto me hace pensar en una cita de Madeleine L’Engle, autora de Una Arruga en el Tiempo: “Tienes que escribir el libro que quiere ser escrito. Y si el libro es demasiado difícil para los adultos, entonces lo escribes para los niños.” Los libros del Dr. Seuss podrían ser descartados como simples y estrambóticas rimas para niños, pero en realidad son mucho más que eso. Solo porque la manera en que están escritos no suponga un reto no quiere decir que no propongan retos a nuestra inteligencia. Recuerda que estos libros fueron escritos por adultos.

7.- Intento mantener la mente abierta sobre lo que leo.
 Si alguien me recomienda un libro que les ha encantado, voy a leerlo aunque sea para niños, adolescentes o adultos. Si fuera menos abierta sobre la lectura, me hubiera perdido un montón de libros increíbles.
 [Nota mental: volver sobre este punto otro día para contarles una anécdota reciente relacionada con no uno, sino dos prejuicios, y la fantástica serie ¡Yotsuba!] 


8.- Sé que los escritores de literatura infantil y juvenil pueden tener tanto talento como los escritores para adultos.
 Algunas personas parecen pensar que la literatura infantil y juvenil no tiene ningún mérito literario, o incluso que los escritores de libros infantiles lo son porque no pueden o no saben escribir para adultos. Algo así como “los que no saben enseñar son profesores de gimnasia”, pero en su lugar “los que no saben escribir, escriben para niños”. Esto es, por supuesto, totalmente falso. Algunos escritores de gran talento para niños incluyen a Neil Gaiman, Philip Pullman, L. M. Montgomery, Lois Lowry, E. L. Konigsburg, Madeleine L’Engle, Lewis Carroll, C. S. Lewis, J. K. Rowling y Frances Hodgson Burnett. De hecho, algunos de ellos también escriben para adultos.

9.- A veces me gusta escapar del mundo de los adultos.
 Seamos honestos: a veces es agradable olvidarse de los problemas de los adultos y leer libros de aventuras desde la visión sorprendida del niño protagonista.

10.- Porque un buen libro es un buen libro.
 ¿Qué importa en qué sección de la biblioteca se encuentre? Te encontrarás con libros que están a medio camino de la sección juvenil y la sección de adultos, y da igual donde te encuentres con La ladrona de libros, porque a pesar de ello será increíble.

Las consecuencias de la reclusión y el odio

3 imaginaciones


La leyenda negra

Arlet Hinojosa Martínez

Sinopsis oficial

Navarra, finales del siglo XVI: nacen dos niñas gemelas y su madre fallece tras el parto. Una de las niñas tiene una marca de nacimiento que hará que la ente la tema y la odia, por lo que desde su infancia, para protegerla, la ocultan al mundo. Años más tarde, en el pueblo donde viven las jóvenes tienen lugar una serie de horribles sucesos que llaman la atención de la Inquisición.

Reseña

A finales del siglo XVI nacen dos hermanas gemelas, cuya madre muere en el parto. Debido a que una de ellas, tiene una marca de nacimiento (la marca del diablo), Reine -la mujer a la que la madre de ambas encargó cuidarlas- la recluye en la casa para protegerla de la gente y, así, que no sea vista. Mientras su hermana Elaia tiene una infancia alegre y hace travesuras con su amigo del alma Adame, Zumar vive aislada y sin amigos. Esto provoca que vaya sintiendo un odio profundo hacia su hermana y hacia los que decidieron hacerla una desdichada para protegerla. 
Este es el planteamiento inicial de La leyenda negra. No es demasiado original en el sentido de que vuelve a plantear el antagonismo entre dos hermanas en apariencia idénticas, pero de carácter muy diferente. Una de ellas, Zumar, decide vengarse por el castigo injusto a la que han sometido de pequeña y en eso consiste toda la obra: en las tramas que va organizando en el pueblo y que aterrorizan a los habitantes.

La leyenda negra surge a partir de un hecho histórico, pero a partir de, nada más. La historia es totalmente ficticia; únicamente se usan algunos nombres reales como el del pueblo, Zugarramurdi, o el del Inquisidor, Juan del Valle. Quizá la obra peca de venderse en exceso como una historia basada en hechos reales. Sin embargo, como la propia autora dice al final del libro: "Una de las finalidades que tenía esta historia era reducir el limbo entre la realidad y lo ficticio a un fino hilo, en el cual los personajes hacían equilibrios para no caer". Y eso desde luego que lo consigue. A menos que el lector tenga conocimiento acerca de lo ocurrido en la llamada Leyenda negra, bien se puede pensar que la novela es mucho más histórica que ficticia.
¿Pero y Lucero? ¿Cómo se va a considerar histórica si aparece el diablo como personaje? Esta es una pregunta que probablemente haya aparecido en tu mente, querido lector, al leer la palabra histórica. Si bien es cierto que opino que la novela debería ser presentada como una obra de ficción que toma como detonante un acontecimiento histórico, también lo es la libertad que tiene el escritor para encandilar a sus lectores, confundiéndoles y haciéndoles plantearse si lo que leen es cierto o no, como sucede por ejemplo en una novela que recomiendo a todos de Juan José Millás: Papel mojado. La autora ha realizado una labor de documentación para ambientar lo mejor posible la historia en un siglo XVI real que, por su mano, se convierte en "ficticio". Precisamente esa labor y el uso de palabras de época como Locronio (el nombre que tenía Logroño en esa época) aportan realismo a la novela.

En contraposición con este, digamos, punto flaco, la novela se caracteriza por estar escrita de forma hábil y con un estilo cuidado que hace que la lectura sea muy fluida. Como única crítica, me gustaría mencionar la frecuencia con la que se anteponen los adjetivos a los sustantivos. Si bien es cierto que los adjetivos explicativos se posicionan de esa forma con fines literarios, al leer mucho este tipo de estructura, puede llegar a parecer algo altisonante y artificial. Sin embargo, en los diálogos la naturalidad con la que están tejidos es muy destacable.

Los personajes principales -Zumar, Elaia y Adame- están magníficamente perfilados con descripciones deliciosas que no agotan al lector ya que cada dato aparece en un momento diferente de la obra. De esta forma, el lector va  conociendo a los personajes poco a poco, según avanza la novela.
De Lucero, como ser misterioso que es, se conocen muy pocos datos. Sin embargo, son suficientes para que el lector pueda imaginarse a la criatura en su mente con libertad. Casi se le conoce más gracias a las sensaciones que experimenta Zumar a su lado. Para conseguir que la historia al final se vuelva a reconducir al ámbito realista (incluso histórico) del que se ha ido alejando debido a los sucesos terribles que van sucediendo en el pueblo, la autora soluciona hábilmente la existencia de este diablo.
Los personajes secundarios están trazados con menor detalle, pero con igual delicadeza. Reine, Miguel, Gabriel, don Francisco y Juan del Valle tienen su momento de importancia en la obra y las descripciones van acorde a dicha relevancia.

Para finalizar, me gustaría mencionar dos episodios de la novela que me han parecido algo incongruentes.
El primero tiene lugar al comienzo del capítulo IX y es el momento en el que un hombre del pueblo descubre que su hija está embarazada sin estar casada y que no sabe quién es el padre. Furioso, golpea a su mujer  -que está embarazada- cuando ella trata de defender a la joven. Ella cae al suelo y se pone de parto con solo cuatro meses de gestación. Esta escena, desde mi punto de vista, es completamente innecesaria para la novela y puede llegar incluso a parecer incoherente. Bien es cierto que al final se menciona de nuevo en el epílogo para tratar de atar ese cabo suelto, pero perfectamente se podría haber omitido.
El segundo episodio sería el propio epílogo, lo cual hace que el final sea débil en comparación con el resto de la novela. La autora trata por todos los medios de convencer al lector de que su historia no tiene moraleja por medio de uno de los personajes. Sin embargo, ese personaje resulta el más inesperado posible y la persona a la que le habla lo es aún más. Este cierre provoca que la novela no se termine con una sonrisa o con una sensación de placer sino con confusión, al no entender bien el porqué de ese final.

En conclusión, La leyenda negra es una obra ágil, de lenguaje y estilo cuidado que se lee con facilidad y que capta la atención del lector desde el primer momento, también debido al misterio que cuentan sus páginas. Está escrita por una autora joven y novel, de ahí probablemente los puntos flacos mencionados anteriormente. Sin embargo, de nuevo volviendo a su edad, aplaudo la novela y entiendo que ganara el premio literario que ganó. Espero que sean los comienzos de una larga carrera porque sin duda este estilo de escribir promete.

La puntuación de BF:

Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic

Sobre la autora

Arlet Hinonosa Martínez es la ganadora del Premio Jordi Sierra i Fabra 2011. Con solo quince años ha conseguido escribir una novela que atrapa al lector y que hace que las palabras fluyan con gracia.

Es la hija de Arlette Geneve, una escritora de corte romántico que ha escrito obras como Las espinas del amor o La promesa de Highlander. Sin embargo, no creo que se la vaya a conocer como "la hija de" -incluso creo que sería injusto- porque, tras leer a la una y a la otra, tienen estilos completamente diferentes y, por el momento, la temática de su narrativa también es distinta.


Datos técnicos sobre el libro

Título: La leyenda negra
Autora: Arlet Hinojosa Martínez (Premio Jordi Sierra i Fabra 2010)
Editorial: SM
ISBN: 9788467550085
Páginas: 206
Precio: 7.65€

viernes, 15 de junio de 2012

Queriendo cambiar a Dani, se cambiaron mutuamente

0 imaginaciones


Historia de 2

Eduardo Galán

(Dirección: Gabriel Olivares y Jesús Bonilla)

Sinopsis oficial

Esta divertida historia de amor nos cuenta la relación entre un profesor de instituto y la madre de un alumno, que se conocen a través de las horas de tutoría. 
Lola y Ortiz tienen una sola cosa en común: la educación de Dani, un chico que está pasando una adolescencia conflictiva.

Crítica

Carlos Ortiz es un profesor que está cansado ya de todo, que piensa que el mundo gira ya muy rápido para él y que quiere prejubilarse cuanto antes. En esa situación, Lola, la madre de Dani -un alumno conflictivo-, llega a su vida. Ella acude a una tutoría con él para tratar de solucionar los problemas del adolescente. Esta primera toma de contacto entre estos dos personajes es un absoluto desastre debido a la gran diferencia que hay entre ellos. Lola es una mujer inculta, malhablada, que trabaja de cajera y que está criando a su hijo sola, ya que el padre se fue a A Coruña hace unos años y no volvió. Sin embargo, Carlos -el cual quiere que le llamen señor Ortiz en lugar de por su nombre de pila- es un hombre amargado, culto y que detesta las incorrecciones lingüísticas. Por ello, se pasa gran parte del primer encuentro corrigiendo las horribles faltas que comete Lola al hablar: leísmos, dequeísmos, la utilización del anacoluto "es cuando", etc.
Lola le ruega que ayude a su hijo y Carlos decide finalmente hacerlo y le pide que Dani lea El principito en Navidades y le entregue un trabajo a la vuelta de vacaciones. Cuál es su sorpresa cuando ve que el trabajo -plagado de incorrecciones como la confusión entre metáfora y mofeta- que Dani le ha entregado realmente lo ha hecho su madre.
Entonces, comienza una relación parecida a la de My Fair Lady cuando Lola se muestra interesada en aprender a leer en voz bajita (antes solo sabía leer en voz alta) y Carlos decide ayudarla. De ese modo, Lola empieza a culturizarse y Carlos va recuperando las ganas de volver a ser profesor.
Ambos personajes se cambian el uno al otro, cayendo finalmente en las manos del amor.
Durante la obra se plantean temas como el abandono escolar, el maltrato, los traumas psicológicos... Enternecedor es el momento en el que Lola repite una y otra vez "solo quiero que deje de pegarme", mostrándose por primera vez como una mujer desolada y necesitada de cariño ante el profesor.

Jesús Bonilla es el actor que interpreta a Carlos Ortiz, el profesor. Vuelve a los escenarios tras dos décadas, en los que ha estado trabajando en la televisión y en el cine. Nunca le había visto actuar hasta ahora por lo que no puedo comparar con otras obras, pero da la impresión de que, durante este tiempo, el actor se ha acostumbrado demasiado a los micrófonos propios de los rodajes y se ha olvidado de proyectar la voz. Aparte de que su vocalización en muchos momentos dejaba bastante que desear, su nivel de voz perdía fuelle frecuentemente, provocando que los espectadores (especialmente los del fondo del teatro) se perdieran parte de su discurso. 
Su mejor momento sin duda es el del final, cuando sufre un ataque de angustia y nervios producidos por los sentimientos amorosos que le inundan cuando el personaje de Lola le dice "me gustas", momento que contrasta tremendamente con el monólogo inicial de la obra, que resulta bastante soso.

Ana Ruiz es la actriz que da vida a Lola. Y creo que dar vida es precisamente la expresión adecuada en este caso, ya que este personaje está cargado de vitalidad y de comicidad; es el que lleva el peso de la obra y el que hace las delicias del espectador. Su gran expresividad, su acento y su manera de hablar deslenguada consiguen hacer creíble y dar vida a una mujer de clase baja y sin estudios.
Su mejor momento -y el de la obra- es en el que "responde" a la pregunta del profesor de por qué expulsaron a su hijo Dani del anterior instituto contando la historia de Sonia "la bocas", con multitud de detalles sin realmente decir nada relevante. Su forma de hablar rápida y desbocada -interrumpida de vez en cuando por Bonilla, quien trata de que se centre en el meollo de la cuestión- provocan las carcajadas del público.
Como única crítica, cabe mencionar las tres o cuatro veces en las que se ha trabado durante la obra. Pero, probablemente, esto no tenga tanta importancia ya que se deba al hecho de que es la primera representación de la obra.

En resumen, Historia de 2 es una obra que arranca los aplausos del público entre encuentro y encuentro de los dos protagonistas, entre fundido y fundido, mientras unas delicadas melodías representan el paso del tiempo. No es una representación larga y, debido a su comicidad, se hace muy entretenida de ver. El final quizás resulta demasiado poco contundente, ya que precisamente el fundido es, sino el más corto, de los más cortos que hay. Se necesitan pulir detalles, pero en estos dos meses, sin duda, mejorará.

Puntuación del teatrómetro:

Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic


¿Dónde y hasta cuándo puedo ver la obra?

En el teatro Amaya, desde mañana 15 de junio hasta el 12 de agosto de 2012.

! Para más información, pincha aquí



miércoles, 13 de junio de 2012

De mano de Alfaguara...

0 imaginaciones
La última princesa


Galaxy Craze


Sinopsis

Corre el año 2090 y el planeta está totalmente devastado. Los recursos naturales escasean, la población está muy inquieta y las complejas intrigas políticas tratan de acabar con la familia real. «Felices para siempre» es ya una expresión del pasado para la princesa Eliza. Ha llegado el momento de arriesgarlo todo si no quiere convertirse en… la última princesa.

! A la venta a partir de hoy, 13 de junio.

Ficha técnica (formato: papel)

Páginas: 344
Encuadernación: Rústica con solapas
Precio: 16,95 €
ISBN: 9788420400259
EAN: 9788420400259 

Ficha técnica (formato: e-Book)

Precio: 7,99 €
E-ISBN: 9788420402253

! Para más información, pincha aquí

© 2008-2017 Deja volar tu imaginación... (by Patt) Todos los derechos reservados.
Coprights @ 2016, Blogger Templates Designed By Templateism | Templatelib