domingo, 20 de febrero de 2011

Concurso de Bóveda

0 imaginaciones
Para celebrar que Bóveda ha alcanzado los 5.000 amigos en facebook, organizan un concurso muy, muy sencillito; si queréis participar sólo tenéis que responder a esta pregunta:

¿Qué libro de la editorial Bóveda te ha gustado más y por qué?

¿Y el premio? Pues dos libros: La hija del alquimista, de Kai Meyer y La plata de judas, de Steven Savile

La mejor respuesta de todas obtendrá el lote de libros, así que ya sabéis... ¡a participar!

Link de referencia

domingo, 13 de febrero de 2011

Lectura quincenal

5 imaginaciones
Os presento los cuentos más cortos del mundo...

El dinosaurio

Augusto Monterroso

Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.


Cuando el mundo era joven todavía

Jürg Schubiger

El dromedario tiene dos jorobas y el camello una, o al revés. En cualquier caso, uno de los dos tiene una, y el otro, dos, y ninguno tiene ninguna, ni tiene tres, cuatro o más jorobas.
Un camello y un dromedario se encontraron en el desierto. El de las dos jorobas le dijo al de una joroba:
—Oye, ¿por qué no tienes más que una joroba?
El de una joroba le contestó:
—Para que se nos distinga fácilmente. Basta con contar las jorobas y ya se sabe: yo soy un camello y tú eres un dromedario, o al revés.


Antes, cuando Venecia no existía

Victoria Pérez Escrivá

Había una niña pequeña que un día lo supo todo. Nadie supo cómo lo supo pero lo supo. Todo era tanto que por más que intentaba explicarlo siempre parecía poco. Se letrababa la lengua y al final se quedaba callada. ¡No hubiera sido mejor que hubiera sabido lo justo! Por ejemplo, la tabla del ocho o la del nueve, que es un poco más difícil. Sus padres le hubieran aplaudido y en la escuela le hubieran cambiado de curso. Pero todo era mucho que decir y muy difícil de explicar y parecía demasiado poco. Así que la niña callaba y no pasaba de curso.


El hombre sin ayer

Víctor González

Una sapo iba diciendo por todas partes que era un príncipe, pero nadie lo creía. Como ya estaba harto decidió ir a palacio y exponer el asunto directamente al rey.
Al verlo llegar, el rey, al igual que hacía con todos sus súbditos, lo saludó diciéndole:
—¿Qué te trae por aquí, hijo mío?
Y al sapo aquello le bastó.

sábado, 12 de febrero de 2011

Dos mujeres que huyen

2 imaginaciones

Fugadas

Un ama de casa huye de su hogar el día del dieciocho cumpleaños de su hija Bea después de veinte años de trabajo sin agradecimiento.
Una mujer mayor huye del asilo “Los Gladiolos” (o residencia, como lo llaman ahora) en el que la ha metido su hijo porque se aburre y todo allí es terriblemente feo.
Este es el planteamiento de Fugadas (escrita por Pierre Palmade y Christophe Duthuron). En esta ocasión, Tazmin Townsend, la directora, nos ofrece la versión de Yolanda García Serrano. En este montaje, se mezcla una escenografía con un aire algo infantil y una banda sonora peculiar con el trabajo de dos actrices maravillosas.
Berta Ojea da vida a Marga (antes Margarita), una mujer crispada por los nervios, que no sabe realmente qué hacer; quiere huir pero, al mismo tiempo, no puede dejar de pensar en su familia, en lo que ha dejado atrás. Qué mejor prueba que el contenido de las maletas que lleva: su vestido de novia, una cazuela, unas botas para esquiar, el comedero de su perro… Marga es la mujer inocente, tradicional, la que nunca transgrede las normas, la que nunca se atreve a hacer algo fuera de lo ordinario, la que no sabe si será capaz de vivir por su cuenta. Además, es la más cómica de las dos (delicioso el momento en el que baila y canta el tanguillo “La reja”).
Por otro lado, María Galiana da vida a Carmen, un personaje totalmente opuesto a Marga: es una persona transgresora, en cierta manera adelantada a su generación, bastante gamberra e irónica, con las ideas muy claras, a la que no le importa dejar todo atrás porque, realmente, nada de eso la llena. Está en el último tramo de su vida y odia ser una inútil, una carga; desea experiencias nuevas. Y en este viaje las va a conseguir.
Todo comienza en una carretera, donde las dos se ponen a hacer autoestop. Discuten sobre quién cogerá el siguiente coche que pare (no que pase) a medida que se van conociendo. Discuten y discuten a lo largo de su viaje, pero al mismo tiempo, un afecto va floreciendo en las dos mujeres. Carmen hará que Marga se vuelva valiente, que no tema decidir por sí misma, que madure en cierta medida. Marga logrará que Carmen se preocupe por alguien más que por ella misma, que recupere el instinto maternal que no supo desarrollar con su propio hijo.
La obra está constituida por capítulos, momentos de su viaje, que vienen enunciados por títulos como “La carretera”, “La casa”, “La cárcel”, etc., proyectados en una pantalla gigante, que, además, hace las veces de decorado, con imágenes de animación infantiles. Entre capítulo y capítulo se oyen canciones relacionadas con lo que ha pasado que realmente impactan al espectador. No se usa la banda sonora clásica, sino un popurrí de canciones de todos los estilos y épocas como “Tengo una vaca lechera”, “Me voy” de Julieta Venegas, “Por qué te vas” de Jeanette o “Mirando al mar” de Jorge Sepúlveda.
En resumen, si acudes a ver esta obra, te reirás sin parar y te enamorarás de dos personajes que, a lo largo de la función, aprenden a elegir su destino.
Simplemente, enternecedora.


Datos técnicos sobre la obra

Título: Fugadas
Directora: Tazmin Townsend
Autores: Pierre Palmade y Christophe Duthuron
Versión: Yolanda García Serrano
Teatro: Bellas Artes
Funciones: Del 11 de febrero al 6 de marzo
Horario: X-J-V: 20:30 h / S: 19:30 h y 22:30 h / D: 19:00 h

La puntuación del teatrómetro es:

Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic Image and video hosting by TinyPic



miércoles, 9 de febrero de 2011

Lectura quincenal

1 imaginaciones
La edad de la ira

Fernando J. López


Un día cualquiera

Hace tiempo que nos odiamos.
Es mutuo, supongo. A él nunca le he gustado. La diferencia es que ahora, desde que mi madre no está, ya ni siquiera lo disimula. Yo tampoco lo hago, la verdad. Pero por lo menos intento controlarme. Sé que, a las malas, llevo las de perder, porque ser menor limita mucho, así que me trago la rabia y me aguanto. Aunque controlarme me cuesta casi tanto como escribir en esta mierda. Una Olivetti que debería estar en un museo y que, sin embargo, mi padre me obliga a usar cada vez que tengo que entregar un trabajo en clase. Como el que supuestamente estoy escribiendo ahora.
¿Que describa cómo es un día en mi familia? Llevo escribiendo sobre los mismos temas desde que empecé el colegio. Siempre lo mismo, aunque los de literatura le den alguna que otra vuelta para que suene diferente. Total, luego sólo buscan las faltas y nadie lee una mierda entre líneas. Pongas lo que pongas... Esta vez se supone que nos toca construir una corriente de conciencia, algo que no tengo muy claro en qué consiste y que, según el de lengua, se resume en "dejarse llevar". Lo malo es que si me dejo llevar, puede que me rinda y acabe estallando. Eso es lo que pasaría, que no contendría ni un minuto más las ganas de decirle a mi padre cuánto lo detesto, cuánto daño me hace, cuántas ganas tengo de perderlo de vista para siempre.
[...]


Novedad de Espasa


Sinopsis

El titular
Marcos, un adolescente de clase media, asesina a su padre y deja malherido a uno de sus cuatro hermanos.

Las primeras reacciones
Amigos, familiares, profesores de Marcos: nadie se explica lo sucedido.
Nadie pudo preverlo. Las imágenes del crimen acaparan los medios.
La violencia adolescente se adueña, de nuevo, de la actualidad.

La investigación
El crimen de Marcos no es un suceso aislado. Demasiados casos en los últimos años de menores envueltos en situaciones de extrema violencia. Bullying. Acoso cibernético. Ataques racistas. Trapicheos con drogas. Vídeos en YouTube con humillaciones a profesores. Docentes deprimidos. Fracaso escolar... ¿La culpa es de los adolescentes? ¿De sus profesores? ¿De sus padres? ¿Hay en verdad culpables o somos todos víctimas?

Un periodista, impulsado por estos interrogantes, decide adentrarse en el entorno del asesino. ¿Qué sucedió el día del crimen? ¿Cómo fue la semana anterior a los hechos?

En el instituto en el que Marcos cursa el Bachillerato, entre apuntes, pizarras y claustros, El reportero buscará la verdad, recopilando los testimonios de quienes formaron parte del mundo de Marcos durante aquellos días. Un mundo en el que sólo parece regir una única ley y una única edad: la edad de la ira.

© 2008-2017 Deja volar tu imaginación... (by Patt) Todos los derechos reservados.
Coprights @ 2016, Blogger Templates Designed By Templateism | Templatelib