lunes, 13 de septiembre de 2010

Nuevo concurso

1 imaginaciones

En Idhun.net han montado un concurso muy original y algo complicado en el que se sortea el lote completo de la última saga de Laura Gallego: Sara y las Goleadoras.

Consiste en tres pruebas más una cuarta de desempate.

¿Hasta cuánto dura el plazo? Hasta el 30 de septiembre.

Aquí os dejo link. Click-click

¡Suerte a tod@s!

sábado, 11 de septiembre de 2010

RESEÑA: Audrey, Wait! de Robin Benway

5 imaginaciones
*Con la colaboración de Anaya*

SINOPSIS
«Si de verdad queréis saber algo sobre mí, esto es lo primero que deberíais saber: me gusta la música alta. Hay que subirla hasta que no puedas hacer otra cosa que bailar o dar vueltas, o ponerte a gritar, porque sabes que sea lo que sea lo que te hace sentir esa música es perfecto».

Nadie advirtió a Audrey de que su vida estaba a punto de cambiar. El mismo día en que rompió con su novio Evan, cantante de un pequeño grupo de rock, este compuso una canción sobre ella: Audrey, Wait! Una canción tan pegadiza que se convirtió en un fenómeno internacional de ventas, situó a la banda en el número uno de la lista de éxitos y lanzó a la fama a su musa. La vida de Audrey, entonces, cambió completamente. Nadie le habló de los paparazzi ni de los publicistas, ni del abogado que tuvieron que contratar sus padres. Nadie le advirtió de que todos conocerían su nombre.

FICHA TÉCNICA:

Título: Audrey, Wait!
Título original: Audrey, Wait!
Autora: Robin Benway
Editorial: Anaya
Encuadernación: Tapa dura
Número de páginas: 360
ISBN: 978-84-667-9333-9
Precio: 13,00 €

! Para leer el primer capítulo, haz click aquí.

RESEÑA:

¿Querrías que alguien escribiera una canción sobre ti?


Audrey, Wait! es ante todo una novela con un argumento original: Audrey es una chica de unos dieciséis años que nada más romper con su novio se convierte en el centro de atención de su instituto y más tarde de todo E.E.U.U y Europa.

Al comenzar a leer, lo primero que sorprende son dos cosas: la primera es el hecho de que Audrey te esté contando su historia como si tú también la conocieras, al menos en parte, como si ella fuera un personaje real; la segunda es el lenguaje claramente informal que se extiende a lo largo de toda la novela. Normalmente en un libro, lo que se espera es un lenguaje más o menos culto con alguna que otra expresión coloquial en los diálogos. En este caso, no es así; el lenguaje juvenil te da de cara como si de una ola que no esperas se tratase. Es una opción arriesgada, pero en este libro funciona bastante bien en casi todos los puntos de la historia. Hace que sea una novela viva y actual. Sin embargo, el hecho de que el padre de Audrey trate de imitar una y otra vez ese lenguaje cada vez que habla con su hija no resulta siempre creíble.

Los títulos de los capítulos también son destacables y admiro el trabajo de la autora por haber elegido uno o dos versos de diversas canciones todas de grupos o cantantes diferentes para dar título a cada uno de sus capítulos. Otra cuestión destacable de los capítulos es que no son muy extensos, lo que no cansa al lector, y hace que al terminar uno, como ha sido cortito, tengas ganas de empezar el siguiente.

En esta novela, aparecen muchos personajes. Muchos de ellos son meros secundarios que aparecen en la piel de fans de Audrey y de los que no se sabe nada. Luego hay personajes prototípicos como Sharon Eggleston, la rubia “súper-guay” que quiere gustar a todos los chicos del instituto. Y luego están los personajes principales.

Audrey es una chica adolescente del siglo XXI. Lo que más le gusta es la música y hacer “collages” en su pared con fotos de cantantes o grupos que recorta de revistas. Después del instituto, trabaja en el “Super Scooper”, un pequeño establecimiento en el que se venden helados todo el año, hasta en invierno. Hasta aquí, todo es normal. Su vida cambia drásticamente al cortar con su novio, Evan, al que presenta con una lista de pros y contras en la que dice cosas como que usa el hilo dental elemento muy importante para Audrey, que sólo sabe hablar de su grupo y que por tanto no la escucha demasiado, que es horriblemente tranquilo para todo ¡para todo!, y un largo etcétera. A medida que habla sobre él también los enteramos de que es un tanto… llorica y un inútil –todo según Audrey, claro.
Lo que sin duda más me ha gustado de Audrey son sus comentarios al margen, sus incisos. Hay algunos realmente cómicos:
Me miraron de repente las doscientas personas que había en la sala, cuatrocientos ojos (en realidad trescientos noventa y nueve, porque Jake Myers perdió uno en un accidente de pesca cuando tenía seis años), y todos me lanzaban chispas.

Al menos esos eran los dimes y diretes (atención: esta expresión sale en Selectividad) cuando Evan y yo nos enrollamos.
En Audrey también destaca sus exageraciones e incoherencias al contar las cosas, sobre todo cuando está alterada:
–Mamá. No puede quedarse a solas con papá. Me moriré. No volveré a salir con James porque estaré muerta, y tendrás que meterme en un ataúd sin hacerme la raya de los ojos, porque estaré tan muerta que me dará lo mismo.
Victoria es la mejor amiga de Audrey. En cuanto su amiga se convierte en famosa de la noche a la mañana, ella se convierte en algo así como su agente, informándola de todas las novedades que se acontecen y animándola a aprovecharse de todo lo que la ofrecen. Ya que están… Es mi personaje preferido y el que tiene la personalidad más definida. Incluso más que Audrey. Sabe lo que quiere y no tiene pelos en la lengua para expresarse. Victoria sale con Jonah, un chico del que casi no sabemos nada, aparte de que es completamente diferente a las dos amigas, que cuando se vuelven locas por la música hace como si no las conociera, y que es el novio perfecto.

A lo largo del libro, Audrey va decayendo en ánimo mientras Victoria trata de sacarla adelante sin importarle sus negativas. Su carácter vivaz y a veces manipulador prevalece a lo largo de prácticamente toda la novela:
Victoria y yo tuvimos la misma conversación durante el resto de la semana que precedió al concierto. La cosa era más o menos así:
–¿A qué hora salimos para el concierto?
–Yo no voy.
–No creo que el tráfico esté muy mal, porque es sábado. ¿Qué te parece a las cinco en punto?
–Yo no voy.
–Tienes razón, mejor a las cuatro.
–Yo no voy.
–¡A las cuatro entonces!
¿Os dais cuenta de los que tengo que soportar?
Por último, James es un chico del mismo instituto de Audrey, que trabaja con ella en el “Super Scooper”. Es diligente con su trabajo pero parece tener un problema al hablar con las chicas; se pone muy nervioso. Sin embargo, cuando Audrey comienza a hablar con él descubrimos que no es tan torpe como parece. Y sin embargo, a veces vuelve a las andadas, se pone rojo como un tomate y parece un chico indefenso. A pesar de que el personaje no me disgusta, creo que su personalidad es un tanto liosa y no se puede trazar un perfil sobre él suficientemente definido.

En resumen, Audrey, Wait! es un libro ameno, que se lee rápido y entretiene posiblemente de releer. Cuando lo leas, es probable que te enamores del personaje de Victoria, porque es el que más fuerza tiene a los demás les falta definición; no están demasiado bien trazados para la extensión de la novela. Y como guinda, en Audrey, Wait! encontrarás un lenguaje fresco, sin tapujos, con el que Audrey te contará su historia de manera clara, para que la entiendas, para que no te quedes en la canción que compuso su ex.

Buena lectura.

VALORACIÓN:

postimage postimage postimage

© 2008-2017 Deja volar tu imaginación... (by Patt) Todos los derechos reservados.
Coprights @ 2016, Blogger Templates Designed By Templateism | Templatelib