lunes, 5 de abril de 2010

Por el placer de volver a verla...

7 imaginaciones


El otro día acudí a una función de teatro que tenía muchas ganas de ver... en la que actuaba el actor argentino Miguel Ángel Solá.

Ésta es la presentación de la obra que hace el teatro Amaya

"Un famoso y reconocido autor teatral, también director y –en este caso- actor, nos propone aceptar que “alguien” es único cuando logra despertar en el otro el placer de volver a verle.
Y nos invita a pensar que, de no ser eso el amor, tal vez pueda tratarse de lo más parecido al amor.
Para probar que es así, y dar sentido a su última pieza teatral, deberá contar con “ella”, esa mujer que hará que su nostalgia adopte el rostro de la felicidad.
Ante el público –sumergiéndose en un pasado muy presente-, sin prejuicios, ni preconceptos, ni humillaciones, ni miedos, ni desgarros tortuosos, iniciará un viaje al corazón abierto del teatro.
Esta pequeña gran obra trata del infinito placer de comprobar que la realidad y la verdad no son la misma cosa.
Y que se puede volver a dialogar, emocionar y reir con quien se supone dejó de ser realidad, porque, la verdad, puede traerle cuantas veces quiera.
El amor lo hace posible.
Y el teatro.
Como en “Hoy: el diario de Adán y Eva, de Mark Twain”: teatro de sentimientos, teatro para crecer, teatro para todos. Teatro que no excluye a nadie."

Éste es básicamente el argumento de la obra. Solá narra sus reflexiones apoyado en el el tiempo que compartió con su madre (Blanca Oteyza). Durante la representación, en el escenario se nos muestran unas escenas cotidianas entre las que destaca una en especial:
El diálogo sobre una novela ridícula.
Las diferencias de opiniones de una mujer madura que trata de evadirse con sus teorías sobre la realidad y las de un niño que está entrando en la adolescencia que ve las cosas de forma muy lógica. La discusión entre ambos puntos de vista es genial, muy bien conseguida e interpretada cn total maestría, tanto por un lado como por el otro.
La obra toca muchos temas... Pero creo que lo que en el fondo quiere decir es que una persona, aunque histérica e irracional, aunque tenga muchos defectos, puede ser capaz de marcarte de por vida, de hacerte como eres, de guiarte en la vida. En este caso, es la madre del actor que narra su vida... Pero, en mi impresión, puede ser cualquiera...
Esta obra tiene un comienzo muy fuerte... empieza de una manera gracias a la cual el espectador se mete de lleno en ella y ríe con ganas. La manera que tiene Solá de interpretar a un niño de once años es impresionante. Llega un momeneto en el que incluso le puedes ver como un niño al que regaña constantementesu madre or uno u otro motivo mientras que él no le da importancia ya que sabe cómo va a reaccionar su madre. Sin embargo, el final es más dramático y algo más pesado comparado con la primera parte. Eso sí, el final es apoteósico y muy buen buscado. Es cierto que sucede en la mente del autor, que no es lo que sucedió "en realidad".

Si os animáis a verla, cosa que os recomiendo, la representan en le Teatro Amaya. Aquí os dejo los horarios...
Del 4 de Marzo al 2 de Mayo ¡Improrrogable!
Horarios de Funciones:
Miércoles, Jueves y Viernes 20:30 h.
Sábados 19:30 y 22:00
Domingos 18:00 h.

© 2008-2017 Deja volar tu imaginación... (by Patt) Todos los derechos reservados.
Coprights @ 2016, Blogger Templates Designed By Templateism | Templatelib