sábado, 28 de febrero de 2009

Lectura quincenal

0 imaginaciones
Yo soy el ladrón, publicado por Popoi
22 Abril 2008


Yo soy el ladrón, yo soy quien se despide.
Un banquete lleno de falsos sabores.
Labrador de sorpresas y de ardides.
Que entre juveniles sudores
se pasea nervioso en la sombra
despreciando otros amores

Yo soy el subterfugio, los bajos fondos,
el primero en juego de manos,
prestidigitador segundo.
Soy un ladrón crucificado
a la diestra de dios, a la siniestra del mundo.
Soy un hombre sensato de alma oculta
echado a la calle, un vagabundo

Fueron los pueblos gobernados por leyes,
dulces niñas intactas
que sus ojos no vieron el robo,
señores creyentes
que su alma no codició prenda ajena.
Es que era la tierra llena
de encantos incipientes

Allí fui un hombre perseguido y juzgado
por arrianos y tempranos seguidores
de una religión trashumante
de, hasta hoy, dudosos valores.

Al fin y al cabo, el ladrón por empedernido
y, a veces, por testarudo
se hace tan necesario
para recordarle a una señorita
que el que roba no es malo,
sino el que guarda para sí el tesoro
sin menores resquemores,
privando a las manos del moro
lo que es para el amante sus calores.

Porque le robé a un cortesano una joya de oriente,
¡que en el vino me pongan veneno!,
¡que tan solo me arranquen los dientes!
Si mi boca besó labios ajenos,
fríos entonces y extraviados
por lo que la vida ya les había hecho.
Yo soy el ladrón que ha reclamado,
como reclama un noble señor,
lo que le corresponde por derecho


Este fue un poema que encontré en internet en la página http://recreatividad.wordpress.com/2008/04/22/yo-soy-el-ladron/(Recreatividad Momento De Transfiguración), buscando un relato que se titula de una manera muy parecida. Me gustó y por eso lo pongo aquí hoy como lectura quincenal. A ver qué os parece.


Nota: El nombre del autor es un nick.
Nota 2: La puntuación del poema ha sido llevado a cabo por mí, ya que la poesía orignial carecía de ella.

1/03/2009

viernes, 27 de febrero de 2009

¿Qué serías capaz de hacer para salvar a tu hijo no nato?

5 imaginaciones
Lamb to the Slaughter, de Roald Dahl


(Pierna de cordero/Cordero asado)


Argumento

Mary Maloney, la esposa amante y sumisa espera ansiosa la llegada de su marido para recibirlo tal y como merece después de una agotadora jornada como policía. Él llega taciturno y preocupado, y ante la insistencia de la mujer para que cene algo, le informa de su decisión de abandonarla. El impacto que le produce a ella la noticia es de una envergadura tal que, sin pensar apenas, se dirige al frigorífico para hacer la cena donde encuentra una pierna de cordero congelada con la que golpea fuertemente a su esposo causándole una muerte instantánea. Cuando llegan los detectives al lugar del crimen encuentran a una esposa llorando al muerto con una coartada perfecta y sin poder hallar, por mucho que buscan, el arma homicida.

¿Cómo me entere de que este relato existía?

En inglés, el año pasado, nos mandaron comprarnos un libro de Roald Dahl llamado Tales of the Unexpected (Relatos de lo inesperado). Y así fue como leí este relato...

¿En qué obra está incluido?

Como ya he dicho, este relato forma parte de una selección incluida en el libro Tales of the Unexpected (Relatos de lo inesperado).

¿Qué me pareció?

Ciertamente, de todos los que he leído de este libro -y he leído casi todos- este relato es de los que más me gustan, por no decir el que más. Como ya he puesto en el argumento del relato, trata de cómo Mary Maloney se salva de ir a la cárcel tras asesinar a su esposo. El relato comienza con la señora Maloney cosiendo en una silla, esperando pacientemente a su esposo. Ella está embarazada y quiere muchísimo su esposo. Cuando su esposo (es policía) vuelve a la casa -siempre lo hace a la misma hora-, ella nota que el señor Maloney está algo extraño. Entonces, él le cuenta algo que Roald Dahl no dice, pero que, sin embargo, da a entender que la va a dejar. Este es uno de los momentos mejor escritos de la obra, ya que sin decir absolutamente nada de lo que explica el marido de Mary, captamos la impresión de que la va a abandonar; la causa es desonocida: tal vez tenga una amante, tal vez ya no la quiera... Esto queda para la imaginación del lector. Mary, para tratar de digerir lo que le acaba de contar su esposo, acude a la despensa para coger algo para hacer de cena. Entonces encuentra una pierna de cordero congelada y es en ese momento cuando nos encontramos con el cambio de carácter que sufre la señora Maloney. Ella acude al salón y, con un golpe en la cabeza con esa pierna, mata a su marido. Sin embargo, tras haberlo hecho, ella se da cuenta de que puede ir a a cárcel y comienza a temer por la vida de su bebé, ya que no sabe lo que le pueden hacer al bebé de una presa: ¿la matarán estando embarazada? ¿Dejarán que dé a luz al niño y luego la matarán? De modo que comienza a pensar alguna estratajema para conseguir esquivar ese destino tan nefasto que la espera. Tras ensayar varias veces en el espejo, acude a Sam, el tendero de una tienda de ultramarinos. Al principio, no se entiende muy bien por qué Dahl escribe esto, ya que no tiene mucha relación con el resto de la historia. Sin embargo, cuando, al regresar a casa, Mary Maloney llama a la policía -compañeros de su marido- y ellos la preguntan que ha hecho antes de encontrarse a su marido muerto -eso es lo que ella dice que ha ocurrido-, ella dice que, tras poner la pierna de cordero en el horno, ha ido a comprar un par de cosas a la tienda de Sam. Y ahí es donde comprendemos que ella necesitaba una prueba que la apoyase en su coartada. Y eso es lo que le da aún más genialidad al texto.
Hacia el final del relato, ella insiste en que cenen la comida que había estado preparando para Patrick y ella, ya que ella sería incapaz de comérselo. Y, en ese momento, se entiende que ella lo tenía todo pensado desde el principio. Lo cierto es que este es uno de los relaos mejor escritos porque te está continuamente sorprendiendo.
También cabe destacar las tres últimas frases que son las que te da una visión completa de todo lo que finalmente ocurre en el relato:

<<"Personally, I think it's right here on the premises." "Probably under our very noses. What do you think, Jack?" And in the other room, Mary Maloney began to giggle.>>

<<-Mi opinión es que tiene que estar aquí, en la casa. -Probablemente bajo nuestras propias narices. ¿Qué piensas tú, Jack? Y en la otra habitación, Mary Maloney empezó a reírse entre dientes.>>


Algunos datos técnicos sobre el libro...

Edición inglesa:

Título: Tales of the Unexpected
Autor: Roald Dahl
Editorial: Penguin Books
Fecha de publicación: 1979
Nº de páginas (del relato): 10
Nº de páginas (total): 281
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9 780140051315
PVP: 7.99 pounds

Edición española:

Título: Relatos de lo inesperado
Autor: Roald Dahl
Editorial: ANAGRAMA; COMPACTOS
Fecha de publicación: 2002
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788433920867
PVP: 8'50 €

27/02/2009

jueves, 26 de febrero de 2009

CRÍTICA TEATRAL: Un dios salvaje [Teatro Alcázar]

0 imaginaciones

¿Qué pasaría si te comportaras como tus hijos?



Un dios salvaje es la obra de Yasmina Reza que ha sido representada en el teatro Alcázar hasta el pasado 8 de febrero.

Argumento

Un dios salvaje se inicia a partir de una anécdota para luego llegar a cosas más grandes. El encuentro en principio educado entre dos matrimonios que tienen que hablar acerca de la pelea de sus hijos en un parque se complica de forma paulatina en esta comedia.

Críticas externas


"TORMENTO" (Chiquiworld)

La gente se tronchaba en el teatro Alcázar de Madrid. [...] El problema de que esta obra no me haga la más mínima gracia es que me parece de una falsedad insoportable, sacada de contexto e impensable en esta España nuestra tan poco dada a la conversacón de salón y tan cercana al “me-cago-en”. Es una obra que o se adapta tan inteligente y libremente como hizo Flotats con Arte, o se mantiene su ubicación y personajes en Francia, para que así no suene tan rara. No vemos en la obra unos Pacos o unas Marías viendo a ver quien es el que tiene el hijo más animal, sino unos parisinos de los que aquí no se huelen, que en lugar de la clasica agarrada española, comienzan con una disertación en la Academia Francesa, llena de pompa intelectualoide, para acabar en vómitos innecesarios e inexplicable para la trama y para una servidora, discusiones de parejas y rollos afrancesados que aquí ni se dan ni se les espera. Cualquier español sabe que ni los padres se habrían reunido y, de hacerlo, se habrían mandado a la mierda en el segundo 12 de la primera parte. Si esto se le añade unPere Ponce que cree que para ser ejecutivo hay que estar ronco y una Aitana Sánchez-Gijón tan histriónica como de costumbre, la hora y media de la obra y las risas histéricas del respetable, se hacen largas, muy largas. Pero no me hagáis mucho caso. En la encuesta que he hecho, 9 de cada 10 dentistas la recomienda.


Un rotundo batir de tambores primitivos saluda al público antes de que se levante el telón. Este chaparrón de reminiscencias selváticas anticipa la ceremonia catártica que va a tener lugar en el escenario, una escenificación de cómo la cortesía y las convenciones sociales son la máscara bajo la que el ser humano apenas oculta un arsenal de ferocidades afiladas. [...] en el montaje estrenado en el teatro Alcázar, un espectáculo al que no resulta aventurado augurar un gran éxito por una suma de factores que van desde la solvencia y popularidad de su reparto, el vitriólico humor con que retrata situaciones en las que es fácil reconocerse, y la amena ligereza con que se aproxima a diversos asuntos de actualidad e interés social. Un niño le ha partido un par de dientes a otro en un rifirrafe de parque y los padres de uno y otro se reúnen para hablar educadamente del asunto. Los progenitores del agredido reciben en su casa a los del agresor. Ambas parejas parecen competir en un maratón de civismo, tolerancia y corrección política hasta que algo chirría y el armazón de las convenciones empieza a agrietarse por los designios de ese «dios salvaje que nos gobierna desde la noche de los tiempos», como dice uno de los personajes. [...] La diferencia de criterios, la competencia por imponerse a los otros y, progresivamente, los problemas de pareja y la lucha de sexos afloran en el desarrollo de esta tragicomedia cuya carpintería es un punto demasiado evidente. Reza domina un mecanismo percutiente de réplicas, contrarréplicas, gritos, silencios, complicidades y estallidos de violencia perfectamente medido, aunque también previsible. [...] A ello contribuye decisivamente el trabajo de los actores; en este apartado, a mi juicio, sin desmerecer la labor de Maribel Verdú y Aitana Sánchez-Gijón, son ellos, Pere Ponce y Antonio Molero, quienes realizan mejores composiciones, sobre todo el primero, perfecto en la piel del abogado devoto de ese dios salvaje que hace caer las máscaras. Los espectadores se lo pasan divinamente y lo agradecen al final de la función con una copiosa cosecha de aplausos.

Dato
Un Dios Salvaje de Yasmina Reza, interpretado por Maribel Verdú, Aitana Sanchez-Gijón, Antonio Molero y Pere Ponce, cuelga el cartel de “No hay localidades” hasta fin de representaciones el próximo ocho de febrero. La obra ha sido uno de los grandes éxitos de la temporada, tanto a nivel de críticas del público, como de recaudación de taquilla, pues han conseguido vender todos los días la casi totalidad de entrada del teatro. Quien se haya quedado con las ganas de disfrutar de esta sensacional obra, y de la oportunidad de poder ver a grandes artistas del cine sobre el escenario, aún tiene oportunidad a partir del próximo 11 de febrero en el teatro Tívoli de Barcelona, donde la compañía espera estar hasta fin de temporada.


Crítica personal

Tras observar todo aquello que se ha ido publicando por los medios, se pueden encontrar dos claras fronteras respecto a opiniones acerca de esta obra. La primera dice que es una obra que es muy divertida y que el público disfruta mucho con ella. Además, aquellos que opinan esto, afirman que es una comedia muy... que te hace reírte, vamos. Por otro lado, están los que piensan que es un absoluto bodrio y, en mi opinión, ridiculizan a las personas a las que, al contrario que a ellos, les ha gustado como diciendo que son inferiores.

Tras ver esta obra y analizarla, he podido comprobar que su argumento tampoco es que tenga demasiado contenido y fundamento. Aún así, los diálogos son originales y los actores la interpretan, al menos, decentemente. Es cierto que para ninguno de ellos es la obra de su vida, pero al menos la han defendido. También es verdad que hay distintos toques de tensión que están muy bien conseguidos como, por ejemplo, la tensión que crean en el ambiente las constantes llamadas que recibe el personaje interpretado por Pere Ponce. Hay otros momentos... como por ejemplo el cambio que deja ver Verdú en su personaje. Al principio, ella se muestra conciliadora, inocente, compresiva... para, al final, dejar ver que ella es la más "salvaje" de los cuatro personajes en escena.
Hablando sobre el humor, esta comedia no es la más humorística del mundo como los que la hayan visto sabrán. Hay "chistes" que están muy forzados y que lo único que producen es una sensación en el espectador de decir: "¿Aquí hay que reírse?"

En definitiva, juntando todos estos aspectos, más el dato que dice que la obra llenó el tatro y, sobre todo, el precio de la entrada, puedo concluir que Un dios salvaje es una obra normalilla que, dependiendo de cómo te la hallan "pintado", la digerirás de una u otra manera. Sin embargo, no me parece que se merezca un precio de entrada tan caro, ya que no es ninguna genialidad. Es, podríamos decir, una obra que está, tal vez, un poco por encima de aquellas "del montón".


Fotografías de la obra




Pere Ponce, Aitana Sánchez Gijón, Maribel Verdú y Antonio Molero, durante el pase gráfico de Un Dios salvaje.

martes, 17 de febrero de 2009

CRÍTICA TEATRAL: Molly Sweeney [Teatro Guindalera]

2 imaginaciones

Esta es la obra que está representando actualmente la compañía La Guindalera.


¿Podrías vivir normalmente si recuperaras la vista?


Argumento

Molly es una mujer ciega de nacimiento que tiene la posibilidad de poder llegar a recuperar parcialmente su vista. Sin embargo, si lo consigue, tendrá que pensar de modo diferente a como lo hace ahora. Deberá aprender, como un bebé, a ver cada cosa nueva, insegura de lo que significa lo que ve. Frank, su marido, está convencido de que si hay una posibilidad de que su mujer recupere la vista, merece la pena intentarlo, pues no hay nada que perder. El Dr. Rice, que fue un prestigioso cirujano de la vista, pero que ha perdido la confianza en su propia capacidad, lo puede conseguir.

Tras las operaciones quirurgicas necesarias, Molly recupera parcialmente su vista, pero cae en un tipo de locura, al perder su condición de ciega.

Análisis

La historia se despliega desde varias perspectivas y Molly Sweeney recupera parcialmente la vista, pero cae en cierto tipo de locura. Al perder su condición de ciega, pierde el sentido de sí misma. Desde esa mirada, la obra aborda un tema muy presente en otras obras de Friel. La íntima complejidad de la identidad individual. No es el mundo lo que uno percibe o construye, sino el propio mundo.

En esta obra, Friel utiliza los personajes de Frank y Rice para hacer una reflexión filosófica y científica de la situación de Molly; busca en la estructura una renovación que va mas allá de lo tópicamente teatral (es una sorpresa para el espectador) y escribe un texto lleno de éxtasis poético, lleno de una música que se escucha por el ascenso y caída de las emociones. No solamente aborda un tema comprometido y atrayente sino que también ofrece una delicia para los sentidos.

Esta obra está escrita de una manera muy particular que sorprende al espectador: los tres y únicos personajes no interacúan entre ellos (sólo lo hacen un par de veces) sino que se dirigen al espectador, contando cada uno lo que sucedió con Molly bajo su punto de vista.

Además, los caracteres de los personajes están claramente diferenciados. Frank es un hombre que habla espantósamente rápido (cosa que el actor Raúl Fernández interpreta de maravilla) y cambia de ideas a una velocidad aplastante. tan pronto está hablando de Molly y de su método de aprender las cosas como de unas cabras iraquíes. Por otro lado tenemos al Doctor Rice, el contrapunto de Frank. Él es un hombre calmado, paciente, para nada inquieto. Cuando explica algo en la obra, lo hace con profesionalidad. Finalmente, tenemos a Molly (interpretada por María Pastor). Ella es uno de los personajes, desde mi punto de vista, más difíciles de interpretar, ya que cambia constantemente de humor, dependiendo del momento de su vida que esté contando. Eso sí, se pueden observar dos momentos claramente diferenciables: lo que ha vivido antes de la operación y su vida tras la operación.

En conjunto, Molly Sweeney es una obra difícil de comprender y, sobre todo, representar debido a la complejidad de las situaciones, argumento y personajes.

Opinión personal

Esta es una obra que, de todo corazón, recomiendo a todo el mundo para que vaya verla. No sólo por la obra en sí, sino también por la compañía que la interpreta. A pesar de ser sólo tres actores y de sólo hablar cada vez uno, llenan el escenario y no te dejan un momento de "relax", ya que te hacen estar pendiente de lo que sucede constantemente.

Lo dicho, id a verla; os aseguró que os gustará.

jueves, 5 de febrero de 2009

¿Cuál será su elección?

4 imaginaciones

Furia, de L. J. Smith


Y por fin llegó Furia... Con este libro publicado, ya sólo queda una entrega para conocer el desenlace de esta saga... ¿cómo acabará la historia de Elena? ¿A quién de los dos hermanos, Stephan y Damon, eligirá?
En cuanto lea esta novela, haré un comentario más extenso sobre ella...
¡A disfrutarla!

Algunos datos técnicos sobre el libro...

Título: Furia
Autora: L. J. Smith
Editorial: Destino
Fecha de publicación: 2009
Nº de páginas: 256
Encuadernación: Cartoné
ISBN: 978-84-08-08451-8
PVP: 14.95 €

© 2008-2017 Deja volar tu imaginación... (by Patt) Todos los derechos reservados.
Coprights @ 2016, Blogger Templates Designed By Templateism | Templatelib